¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Pakistán: De vuelta en casa y empezando una nueva vida

Entrega y distribución de harina en un campo para personas desplazadas. Imagen de Olaf Kellerhoff, usada bajo licencia de Creative Commons

Entrega y distribución de harina en un campo para personas desplazadas. Imagen de Olaf Kellerhoff, usada bajo licencia de Creative Commons

A partir del 13 de julio, luego de cerca de dos meses de vivir en condiciones de miseria en campos temporales, a las personas desplazadas de la región Swat de Pakistán se les permitió regresar a casa. Aunque hubo varias quejas de falta de instalaciones médicas adecuadas en el camino de regreso y hubo menos atención para los servicios disponibles de transporte, aparentemente todo el país exhaló un suspiro de alivio con la esperanza de que el sufrimiento de estas personas desplazadas disminuiría cuando estuvieran de vuelta en casa. Sin embargo, algunas de estas personas desplazadas todavía siguen reacias a volver, pues el camino de vuelta está lleno de problemas y la situación de la seguridad sigue variando.

En Teeth Maestro Awab Alvi entrevistó a un funcionario del gobierno distrital en Mardan acerca de la situación en el terreno. El funcionario ha pedido que no se revele su identidad:

“Acerca de los desplazados, dijo que ha hablado con el Naib Nazim de Buner hace dos días, quien insistió que las condiciones en la zona no eran adecuadas para que alguien viviera ahí. Ha habido amplia destrucción en todo el distrito. Sin embargo, la gente quería salir de ahí tan pronto como fuera posible. Dijeron que aunque nos hicieran un Taj Mahal ahí, no nos quedaríamos”.

Pak Factor le hizo una entrevista a Bakhtmal, otro desplazado de Swat. Cuenta la misma historia:

“Si regresamos, viviremos en la oscuridad pues la infraestructura ha sido destruida. No hay electricidad ni facilidades de comunicación”, dijo. “Mis campos y mi medio de vida han sido destruidos así que así que no hay manera en que yo pueda ganarme la vida cuando regrese”, explicó. “Esto significa que deberé depender de asistencia externa y que probablemente deberé vivir en carpas pues nuestros hogares han sido dañados y son inhabitables”.

Pakistan Politics evalúa el viaje de regreso a casa de estas personas describiendo su más reciente situación:

El aspecto más destacable de la operación Malakand es el regreso de los desplazados. Un estimado de 1.8 milones de refugiados han regresado, 80 por ciento de vuelta a la división y 90 por ciento en Swat, frustrando las aciagas predicciones de muchos observadores internacionales. Esto no hubiera ocurrido si ellos no se sintieran tranquilos acerca de su seguridad. La preocupación pública acerca de los militantes no se evaporará de la noche a la mañana, pero el regreso de los desplazados es un indicador importante de una creciente normalidad. El manejo de los desplazados fue visto como una prueba crítica de la operación. Su rápída y bastante ordenada repatriación es un importante logro.

El blog The Jazba trae agradables noticias para la gente de Swat, una señal del regreso a la normalidad:

El viernes, el gobierno de la Provincia de la Frontera Noroeste (NWFP por sus siglas en inglés) decidió reabrir el Museo Swat, en tanto que todas las labores a este respecto han sido finalizadas. Durante la Operación Rah-e-Rast por parte del Ejército de Pakistán, el Museo Swat fue cerrado por un periodo indefinido y todo el legado del museo fue transferido a Peshawar para salvaguardarlo. Sin embargo, tras la completa operación exitosa de las Fuerzas de Seguridad y el regreso a salvo de los desplazados, todas las oficinas fueron reabiertas. Como la situación del orden público está mejorando en Swat, el gobierno de NWFP ha decidido abrir el Museo Swat.

El gobierno ha estado también reclamando que se ha distribuido una suma total de Rs 5.75 billones en subvenciones en efectivo para rehabilitar a las personas desplazadas que regresan a casa.

Cualquiera sea el caso, todo el ejercicio de desplazamiento y regreso ha sido una grande y horrible tragedia en la historia de Pakistán. Solamente hay una lección de todo: de ninguna manera, la rehabilitación es una tarea fácil para ningún gobierno, sobre todo en la escala en que se ha manejado en Pakistán. La buena noticia es que ahora, aunque con muchos obstáculos y dificultades todavía por venir, por lo menos muchas de las familias desplazadas están empezando una nueva vida.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.