¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Fortalecidos con celulares para servirlo mejor

“Necesitamos llamar a Nimai para que le dé una mirada al cableado de la cocina.  Por favor, anda y tráelo”. En los años noventa, así lo hubiera dicho mi madre, pidiéndole a mi papá que fuera a buscar al electricista a su casa, para que pudiera venir e inspeccionar el cableado defectuoso. No había otra manera de contactar a Nimai.

Hoy, mi electricista Barun tiene un teléfono celular con doble SIM – me dice que un número es para su jefe y la tienda eléctrica que lo subcontrata y el segundo es para sus ‘clientes personales’ de los que su empresa no sabe nada. Este segundo negocio está creciendo, me informa con orgullo, y pronto ya no tendrá que trabajar para la tienda eléctrica. Su familia, por supuesto, puede contactarlo en cualquiera de los dos números.

La tecnología celular y las opciones de telefonía móvil a bajo precio han facilitado a los proveedores de servicios como Barun el ofrecer mejores servicios y ha aumentado el alcance de sus empresas. La historia es similar en todas partes, por todo el mundo en desarrollo. El comentario de un lector en el post de Brough Turner Mobile phone adoption goes crazy in Pakistan (Frenética adopción de teléfonos celulares en Pakistán) reflejaba esta realidad ya en 2005:

Otro factor que contribuyó… fue el lanzamiento de la modalidad de Paga Quien Llama a fines de 2000 y comienzos de 2001. Antes del lanzamiento de este régimen, se le cobraba tanto al que llamaba como al que recibía la llamada. Luego de esto, solamente quien llama paga la llamada. Por consiguiente, los pequeños comerciantes y los proveedores de servicios como plomeros/ técnicos de televisores/ electricistas (cuyos servicios tienen gran demanda) compraron conexiones a celulares y estuvieron ubicables a lo largo del día, ya fuera que estuvieran en servicio o en sus talleres.

Sin embargo, el impacto de la telefonía celular ya no está restringida solamente a la conectividad. Ha crecido hasta ser una herramienta que facilita que granjeros, pequeños comerciantes y proveedores de servicios tomen decisiones basados en información, que los conducen a su fortalecimiento económico.

Así, desde el monitoreo de los precios de mercado que hacen los pescadores en Kerala y su negociación de las mejores ofertas para vender su pesca al día siguiente, hasta los granjeros en Andhra Pradesh que usan el teléfono celular como líneas de ayuda de negocios para adquirir información relacionada con el desarrollo útil del negocio, los pequeños comerciantes de  todas partes se han dado cuenta del inmenso potencial de la tecnología celular en ayudarlos a mejorar sus vidas. Y en esto no están solos. Como señala Martine Koopman en su blog ICT4D in Zambia and Ghana, la historia es similar en lugares como Ghana, por ejemplo. En una excursión de visita a algunas comunidades de granjeros que viven a 6 km de Salaga, observa:

Ahora que han visto las ventajas de los teléfonos, a todos les gustaría tener uno. No solamente lo usan para tener acceso a información del mercado, sino que todas sus cosechas (ñame, maíz, maní, verduras, etc) estan en el sistema. Si los comerciantes del mercado visitan la aldea tienen una mejor posición para negociar. También tienen contacto con comerciantes en Accra y Kumasi por teléfono.

Además de impartir información de negocios y del mercado, se puede sentir el impacto de los celulares cuando su creciente uso ayuda a mejorar la eficiencia en la distribución y la reducción en los costos de búsqueda de información así como en enfrentar las dispersiones de los precios en los mercados locales, como se vio en este estudio realizado en Níger.

En todo esto, el consumidor final también se beneficia. Tenemos el beneficio de la conveniencia –de la facilidad básica de tener un proveedor de servicio de guardia para pedirle la pesca fresca del día del pescador por su celular, hasta usar el mercado virtual en nuestros celulares para comprar producción fresca directamente del granjero local –además de disfrutar bienes a precios competitivos y productos y servicios a la larga.

“Nimai”, tronó mi madre, “cómprate un celular. Si no, la próxima vez llamo a Barun.”

1 Comentario

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.