¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Marruecos: La ira contra el emparedado continúa

El domingo 13 de Septiembre, un grupo de jóvenes marroquíes se reunieron frente a la estación de trenes de Mohammedia. Decidieron que iban a comer en público: Un picnic que, en otras circunstancias, no atraería mucha atención. Sólo que esta vez era el Ramadán -el mes santo musulmán, durante el que se supone, los creyentes guardan ayuno del amanecer al anochecer. Comer en público durante el Ramadán a menudo es visto como un acto de ignorancia e irrespeto y podría atraer la ira del público. Además, es castigado con prisión de hasta seis meses y fuertes multas. Como resultado, los que fueron parte de la protesta, fueron interceptados por oficiales de policía, quienes procedieron a interrogar y encarcelar a algunos de ellos. Días después, una ola de arrestos de miembros del grupo se reportó en todas las ciudades marroquíes.

El encuentro fue una respuesta a un llamado lanzado por un grupo que primero apareció en Facebook denominándose MALI? (Movimiento Alternativo para las Libertades Individuales y cuyo acrónimo significa literalmente “¿Qué hay de mí?”). Los que formaron parte del evento fueron reportados intentando protestar por la derogación del artículo 222 del Código Penal marroquí, el cual establece que “cualquier persona conocida por su afiliación con el islam y que aparentemente rompa el ayuno durante el Ramadán, será castigada con hasta seis meses de prisión y una multa”.

La historia inició un apasionado debate, a menudo acalorado y a veces ofensivo y polarizado en la blogósfera marroquí y en las redes sociales. Mientras la mayoría parece rechazar las acciones no religiosas, algunos han elevado la pregunta de la libertad de conciencia en una sociedad musulmana.

En Facebook, fue creado un grupo de solidaridad [Fr] con los prisioneros no religiosos. El preámbulo dice:

La represión policial sufrida por estos militantes viene acompañada de amenazas de muerte diarias de barbudos fascistas (sic) quienes -extrañamente- nunca son procesados. Este relajamiento no es otra cosa que una forma de alentar a estas personas a cometer actos atroces. Sólo deben leer los comunicados de la propia agencia de prensa gubernamental marroquí para darse cuenta. El propósito de este grupo es apoyar a MALI y reafirmar nuestro compromiso con la libertad de culto, no se trata de alentar a la gente a no ayunar, todos pueden hacer lo que quieran.

Chaouki Najib, creador de un grupo en Facebook [Ar, Fr] llamado “Los que ayunan y los que no, todos somos marroquíes” envió una carta a los miembros de su grupo, denunciando las amenazas contra los manifestantes de MALI:

Miembros de MALI han recibido amenazas de muerte vía e-mail. La adopción del Estado de una política atractiva para los extremistas islámicos, al publicar un comunicado condenando al periodista Zineb El Ghazoui, co-fundador del movimiento, es una táctica de incitación de los islámicos y conservadores y una amenaza directa a la vida del periodista […] El Estado acarrea toda la responsabilidad ante cualquier miembro del movimiento MALI que eventualmente resulte herido.

Naoufel [Ar] se pregunta si la historia no revela un aspecto de doble criterio en la sociedad marroquí:

Esta historia es algo extraña. Sé que si ocurriera en un lugar como Arabia Saudita, el castigo por defecto sería ejecutar a los manifestantes… una sentencia a prisión o amenazas son insignificantes comparadas con lo que les hubiese pasado en otros países menos tolerantes. Sin embargo, en Marruecos puedes deambular libremente durante las plegarias del viernes… sentado en un café, fumando un cigarrillo o haciendo lo que quieras… puedes visitar un bar o hasta un club nocturno… las plegarias no son importantes. El almuédano podrá llamar a asistir a la plegaria y aún así no encontrarías a nadie en la mezquita, pero nunca puedes romper el ayuno públicamente [antes del anochecer] durante el Ramadán… podrías ser considerado un hereje o algo similar a los ojos de todos… incluso más que los que frecuentan un bar o los que nunca oran.
En definitiva, no estoy defendiendo a MALI… yo estoy por la libertad de expresión, el derecho de la gente a hacer lo que quiera. Si ayuno o no, es mi problema y de nadie más. Por ende, respeto la práctica de mi madre, de mi familia y de toda mi comunidad. En pocas palabras, me gustaría decir que me identifico con MALI y también con aquellos cuyos sentimientos han sido heridos… pero no veo ninguna [invariable] constante.

Este sentimiento de hipocresía moral es repetido por Jillian C. York en su blog. Ella escribe:

Lo que me preocupa es esto: También hay una gran parte de la sociedad que bebe y hace cosas que causan daños, pero condenan a los manifestantes que irrespetan el Islam. Esta actitud me muestra algo que vi en Marruecos: Ese Ramadán parece convertir a todos en expertos en Islam y en grandes musulmanes. Muchos de los que podrían ignorar la religión durante el año harán hasta el último ayuno (o harán parecer que ayunan, hasta ante sus propias familias), a menudo llevado más allá, sermonean a sus amigos que no oran o los reprenderán por no hacerlo en la mezquita. Pensarán que exagero, pero yo misma he presenciado esto innumerables veces. En Agosto, estaba divirtiéndome en Marrakesh con mis amigos marroquíes, bebiendo y bailando; tan pronto comenzó el Ramadán, fui la oveja negra.

Muchos, como Amar Al Khalfi [Fr], quien escribe en Nebrass Ash'abab, percibieron una conspiración en la acción de los manifestantes anti-ayuno:

Un grupito de jóvenes escoria (sic) se atrevieron a romper el ayuno durante el Ramadán en público, en un intento por burlar los rituales de la religión musulmana y en una clara provocación a los sentimientos de los que guardan ayuno, en un vano intento por socavar la identidad islámica de la sociedad marroquí y crear conflicto e inseguridad moral, bajo el pretexto de las libertades públicas individuales.

Por toda la blogósfera hubo una ráfaga de ataques a los miembros de MALI, que van desde insultos hasta comentarios atroces. Entre ellos está este extracto de H'med Lehmani [Ar] en el sitio regional de noticias en línea Oujda City:

Entonces llegó este grupo de perdedores (sic) guiados por una mujer… Dicen que quieren romper el ayuno en el Ramadán ante el público, porque sienten que tienen derechos y para que puedan decir que hay democracia en Marruecos, pero ella (la líder), la perdedora, olvidó ver en los libros de filosofía y derecho -si es que conoce esos libros- y darse cuenta que la democracia no está para proteger a los caídos, para los perdedores no vale ningún derecho.

P.D.: El Artículo 18 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en la que Marruecos firma, establece que…

Todos tienen libertad de pensamiento, conciencia y religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o creencia y la libertad, por cuenta propia o en conjunto con otros y en público o privado, de manifestar su religión o creencia en la enseñanza, práctica, culto y práctica.

2 Comentarios

  • […] leo en este artículo (Marruecos: La ira contra el emparedado continúa) que trata de la detención de un grupo de jóvenes que desafiaron la ley que penaliza el […]

  • Pilar

    Ante todo, quiero decir desde aquí que respeto profundamente a la gente, que conociendo su religión y su Fé, profesan unas creencias que para mí son tan respetables como las de cualquier otro. Pero lo que sí es cierto, es que la sociedad marroquí, vive y sufre una doble moral, a la cual se someten ellos mismos, pues el infractor de la moral, es a la vez el crítico más absoluto cuando la falta la comete otro. Tengo muchos amigos y amigas de este país y he podido comprobar como a diario, rompen las reglas de su religión: alcohol, drogas, delitos, sexo… y sin ningún tapujo ni reparo, especialmente escudados en la “integración” en países europeos. Ramadam? Hermoso el significado que éste tiene, para quien lo conoce. Yo no soy musulmana, pero encuentro hermoso que alguien dedique una parte de su tiempo a recapacitar en la pobreza, en dar de comer al que no tiene, en cuestionar la “grandeza” del hombre y ser lo bastante humilde como para ayunar, orar y con ello saber lo que significa el control de los puntos débiles del ser humano. Pero la lástima, es que la mayoría de ellos desconocen el significado del Ramadam. Lo siguen por costumbre, en su familia siempre fue así, está mal visto que no lo hagan, pero no tienen ni la más remota idea de su significado y menosprecian al que no lo hacen… Ignorancia. Antetodo, son ignorantes. Y con esto, no hablo en general, por supuesto. Hablo de aquella gente, que el resto del año, fornica, bebe, fuma, juega, roba, etc… Pero luego, se las dan de MUSULMANES… Y critican al que no lo es… Hipocresía!!!

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.