¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

Guinea: Indignación y dolor tras brutal masacre

Todavía bajo estrecha vigilancia policial, Guinea terminó el viernes 2 con varios días de duelo oficial por los manifestantes de oposición que murieron el lunes 28 en la repentina y terrible masacre por parte de soldados. Un aproximado de 157 (probablemente muchos más) manifestantes desarmados recibieron disparos, cuchilladas o fueron apaleados hasta la muerte por parte de soldados del ejército en y alrededor del “Estadio 28 de setiembre”, donde las fuerzas de la coalición de oposición, “Fuerzas vivas”, habían convocado a una manifestación en contra del jefe de estado militar Dadis Camara y de sus intenciones de postular a la presidencia durante las elecciones de enero de 2010. Trágicamente, este estadio se llama así por la fecha en que Guinea celebra su independencia de Francia, el 28 de setiembre de 1958. Ahora esta a punto de volerse el segundo lugar más conocido de Conakry por torturas y asesinatos masivos, además del infame Camp Boiro.

Filmación de soldados guineanos disparando a manifestantes en Conakry el lunes (ANSA, en YouTube)

Ese mismo día, el blogger guineano Konngol Afirik escribió con fría rabia [fr] desde Europa:

Los responsables de la masacre de este día negro se llaman Capitán Moussa Dadis Camara, jefe de la Junta y Presidente autoproclamado de la República, Capitán Tiegboro Camara, Secretario de Estado encargado de la lucha antidrogas y del bandidaje, General Sékouba Konaté, Ministro de Defensa, Jean Claude Pivi, ministro encargado de la seguridad presidencial. Una vez más, la Unión Africana y la CEEAO y los socios internacionales se han manifestado como ineficaces ante un oficial golpista listo a caminar encima de los cadáveres con tal de conservar el poder.

El Capítán Moussa Dadis Camara, que tomó el poder luego del incruento golpe de estado hace exactamente nueve años, un día o dos después de la muerte del dictador Lansana Conté, primero despertó grandes expectativas en los guineanos. Porque era joven, se había educado en el extranjero (en Alemania), y no estaba involucrado con la dictadura anterior. Como recuerda Noël Etienne Gnimassou, técnico en una fábrica de aluminio en Conakry, en “Les observateurs”, sitio web del canal de televisión France24 [fr], esa esperanza duró tres meses:

El capítán Camara es incompetente para el cargo. Se ha contentado con trabajar durante los tres meses que siguieron a su toma del poder: luchó contra la corrupción, pasó al retiro a los viejos generales fieles al presidente Conté y atacó el tráfico de drogas. Pero pasado este periodo, comenzó a sentirse a gusto en el sillón de presidente.

En YouTube, la cuenta anónima “Dadis Show” documentó su paso rápido a la brutalidad dictatorial con una selección de violentos discursos que desde los primeros tiempos llenan de dudas a un líder apodado por la revista Jeune Afrique como Captain Dadis and Mister Camara [fr].

Lentamente se han filtrado noticias en grupos privados de chat de habitantes, doctores y corresponsales extranjeros sobre salvajes violaciones, de soldados intentando ocultar la magnitud de la masacre robando cadáveres de las morgues de los hospitales o comprándolos precipitadamente en el lugar.

Anónimo: tengo un colega que perdió a su sobrino, pero según los militares que contestaron su celular, la familia no recuperará el cadáver. La gente está confinada en sus casas. Verdaderamente aterrador.

El jueves, se confirmó el rumor a través de un escalofriante testimonio público en la radio francesa RFI de un soldado que participó en la matanza “bajo órdenes.”.

En un comunicado oficial [fr], el Capitán Dadis Camara niega cualquier responsabilidad, y acusa alternadamente a la oposición y sus soldados: “Ni el jefe de estado puede contener este movimiento“. Queda por verse quién está realmente guiando al ejército, quién dio las órdenes para perseguir a los dos corresponsales de medios extranjeros que “echaron una mala luz sobre Guinea“. A la amplia mayoría de los comentaristas en los sitios web de noticias desde el extranjero y en los foros guineanos les repugna sus “lágrimas de cocodrilo” y ven otra conspiración en su llamado a una “investigación internacional” y “un gobierno de coalición”:

Oumar, un guineano que vive fuera del país, exhorta a los guineanos, por miedo o por sed de paz, a no caer en sus trampas:

Su último subterfugio es el gobierno de unidad nacional. El dictador sabe que si la oposición acepta ser parte de un gobierno así, la comunidad internacional se avergonzaría de aplicar sanciones. ¿Cómo sancionar a los verdugos si sus víctimas colaboran con ellos en un mismo gobierno? Otra idea del jefe de la junta para escapar de la justicia internacional: una comisión investigadora internacional encabezada por un «sabio africano». ¿En quién piensa cuando habla de ese famoso «sabio africano»? Ciertamente a su mentor Abdoulaye Wade, presidente del vecino Senegal que lo llama afectuosamente «mi hijo» y que, junto con Kadhafi, es el único jefe de estado africano que lo apoya [a Dadis Camara] abiertamente desde el comienzo.

¿Cuándo terminará? En un análisis del sitio web de la BBC, el analista Paul Melly afirma una de las razones por las que Guinea ha pasado cincuenta años ya bajo el mando de sucesivos dictadores:

Guinea es naturalmente bastante próspera. No es fácil simplemente obligar a un régimen a salir a través de presión externa. El régimen [anterior] de Conte sobrevivió a años de suspensión de asistencia europea sin siquiera hundirse en las exigencias de la Unión Europea de reformas políticas.

Protesta en Alemania

Mientras tanto, la dura situación de Guinea ha creado otra controversia.  Cuando se dio a conocer en Alemania, donde Dadis Camara recibió entrenamiento militar, que hablaba alemán y que siempre ostentaba la insignia alemana de paracaidista en su boina militar roja, el Departamento de Defensa alemán declaró que el entrenamiento para los funcionarios extranjeros en Alemania era promovido por el gobierno alemán con la finalidad de ampliar la democracia en el extranjero y que a “Berlín no se le puede culpar si los oficiales se embarcaban en un curso diferente al regresar a casa”. La indignación surgió en diez páginas de comentarios en el sitio web de noticias Die Welt [al]:

A este cerdo se le debería arranchar todos los títulos y rangos del Bundeswehr alemán. La insignia de paracaidista, ¡la señora Merkel debería arrancársela personalmente!

Jennifer Brea contribuyó con la edición y traducción original.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.