¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

Medio Oriente y África del Norte: ¿Dónde está la paz de Obama?

Lo volvió a hacer y esta vez ganó el Premio Nobel de la Paz, para sorpresa de todos – incluido él mismo. El premio del Presidente de EEUU, Barack Obama, ha encendido un serio debate en el Medio Oriente y he aquí un resumen de algunas de las reacciones.

Mo-ha-med, que se describe como un “emigrante perpetuo”, en The Traveller Within ve el premio como un ardid publicitario:

Siento vergüenza del Comité del Premio Nobel de la Paz.

El pequeño comité noruego de 5 miembros ha estado obsesionado con la publicidad, y puesto que en el mundo son pocos los que conocen a las principales figuras en los ámbitos médicos o económicos, y a pocos les importan los avances en física y química – el premio de la Paz es donde pueden ganar titulares.

En cuanto a los esfuerzos de paz de Obama, el blogger, que actualmente está en Egipto, escribe:

El historial de Obama en “paz mundial” no es superficial  – es abismal.

Guantánamo no ha sido cerrado. Iraq sigue siendo un lío. Están mandando más tropas a Afganistán, no menos. Los soldados de EEUU involucrados en torturas no están en juicio.

Y no me vengan con su ridícula, ridícula manera chapucera de abordar la confusión en el Medio Oriente, que terminó con los israelíes haciendo lo que les dio la gana.

En Twitter, gr33ndata [ar] escribe desde Egipto:

gr33ndata

Acaso el Premio Nobel de la Paz ha sido creado para que se lo concedan a los que más saludan a la gente y les dicen adiós y cosas por el estilo…

Amr Ezzat agrega:

ezzat

Obama se merece el Premio Nobel en el arte de la diplomacia y por su colección de discursos y declaraciones a la prensa.

Desde Marruecos, el blogger Eatbees describe la situación como la Paradoja de Obama, y expone:

Barack Obama es un hombre de paz —según el Comité del Premio Nobel, el hombre preeminente de paz de nuestros tiempos— aunque se sienta a horcajadas en un ejército que está haciendo dos guerras simultáneas; un red de estados satélites, bases militares extranjeras y cárceles secretas; una agencia de espionaje a que se une a gángsters y terroristas; entre otros. La lógica de su posición requiere que él, en primer lugar, defienda los intereses del imperio estadounidense (¿definido por quién? ¿los electores? ¿el Congreso? ¿sus jefes militares? ¿una camarilla de banqueros e industriales?) y solamente entonces, como un asunto meramente secundario, buscar el humanista objetivo de paz.

[…]

Entonces tenemos la paradoja de un hombre de paz que manda aviones robot a las montañas de Pakistán a bombardear civiles, que se estrecha la mano con extremistas como Netanyahu y títeres como Abbas, mientras evita a verdaderos demócratas como Zelaya de Honduras; pero estamos tan embelesados por lo que podría ser y hacer, que le damos el Premio Nobel después de nueve meses de estar ahí. Ahora, yo mismo soy un admirador del hombre paradójico pero, ¿estamos tan hambrientos de liderazgo humanista en el mundo que estamos listos para recompensar intenciones como si fueran hechos consumados?

En Israel, Yael admite tener pena de Obama, y dice:

Hace que sientas vergüenza por el homenajeado. Esto ha puesto a Obama, sin culpa suya, en una posición terriblemente embarazosa.

Ayer, una de las frases más buscadas en Google era “Premio Nobal de Obama ¿es una broma?”, y si hoy pones las palabras Obama y Nobel, una de las primeras búsquedas sugeridas es “por hacer qué”.

Sus razones por las que el premio no le está haciendo ningún favor a Obama incluyen:

Primero, la gente tiende a sentir cierto resentimiento hacia alguien que recibe algo sin habérselo ganado, ¿cierto? […] Segundo, esto es exponer a Obama a críticas en el futuro: no solamente si no merece –recibir– el premio (y la percepción de lo que se necesita para merecer ese premio es que es bastante difícil), pero cada vez que haga algo que pueda ser visto, incluso por pequeños grupos de oponentes, como contrario a lo que debería hacer un “ganador de un premio de la paz”, veremos sarcásticas reflexiones sobre el “Sr. Ganador del Nobel” y ciertamente eso se filtrará en la conciencia del público con el tiempo.

Concluye su post escribiendo:

En realidad es como si el Comité del Nobel lo hubiera puesto ahí para el fracaso, el ridículo y la pena. No le han hecho un favor, para nada.

1 Comentario

  • por lo general cuando una persona dice algo se espera que esa persona cumpla de ser lo contrario es una persona que no tiene respeto por si mismo en otras palabras nu es de palabra

Únete a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.