¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Mujeres parias de Nepal: la pelea por la dignidad

El sistema de castas en Nepal ha prolongado la discriminación en contra de un determinado sector. Estas personas son las denominadas “intocables”, o parias, que son tratadas como ciudadanos de segunda clase por los miembros de la comunidad. La constitución de Nepal garantiza la igualdad para los parias, pero en el mundo real, fuera de las sinuosas provisiones de la constitución y la jerga legal, los parias son aún abiertamente tratados como menos que humanos.

El limitado acceso a la educación, las escasas oportunidades de trabajo y la discriminación integrada en la estructura social han restringido de forma muy severa el crecimiento y desarrollo de los parias de Nepal. Para las mujeres parias, la situación es aún peor.

La blogger Kiran en Everest Uncensored discute sobre las mujeres parias y sus problemas:

“When we talk about Dalit women they suffer from triple discrimination as oppressed by the so-called high caste people (which equally affects both male and female Dalits), oppressed by the design of the Hindu patriarchal system and oppressed by Dalit males. 90% of Dalit women in Nepal live below the poverty line and 80% of Dalit women are illiterate. These women are also vulnerable to serious health issues, sex trafficking, domestic violence, and suffer from social, political, and economic powerlessness.”

“Cuando hablamos de las mujeres parias, hablamos de que sufren de una discriminación triple debido a que son oprimidas por las llamadas castas altas (que afectan de igual manera tanto a hombres como mujeres parias), son oprimidas por el diseño del sistema patriarcal hindú y son oprimidas por los hombres parias. 90% de las mujeres parias en Nepal vive por debajo del umbral de pobreza y el 80% de las mujeres parias es analfabeta. Estas mujeres también son vulnerables a graves problemas de salud, tráfico sexual, violencia doméstica y no tienen poder en los aspectos sociales, políticos y económicos”.

Con el 80% de las mujeres parias luchando contra el analfabetismo, las probabilidades no se pueden apilar más alto en contra de ellas. Las mujeres parias son también objeto de agresiones racistas por los denominados miembros de las castas “altas” de la sociedad. Renu Kshetry en NewsBlaze escribe sobre una mujer paria que fue atacada en un pueblo cerca de la capital Katmandú:

Recently B.K., a Dalit woman, was the victim of a heinous crime – she was tortured, beaten and forced to eat human excreta. The person who orchestrated this barbaric act was a supposedly educated woman: Bimala Lama. The principal of the local Gadi Bhanjyang Primary School, Lama accused B.K. of practising ‘witchcraft’.

Hace poco, B.K., una mujer paria, fue víctima de un crimen atroz: fue torturada, golpeada y obligada a comer excrementos humanos. La persona que orquestó este acto barbárico fue una mujer supuestamente educada: Bimala Lama. Directora de la escuela primaria local Gadi Bhanjyang, Lama, acusó a B.K de practicar “brujería”.

El incidente tuvo lugar a principios de este año y por desgracia, no es aislado. Cada año, las mujeres parias son victimizadas y muy pocas logran obtener justicia.

Algunas mujeres parias, sin embargo, están trabajando para lograr lo que se pensaba que era imposible. Un templo en la zona de Baneshwor en Katmandú ahora tiene una mujer paria como sacerdotisa.

“The 43-year-old is the priest at the Chhakkubakku Bhagwati temple in the busy Baneshwor area of the capital, hemmed by shops and pavement stalls. Besides being a woman, she is also a Dalit, a community that stands at the bottom of still-conservative Nepal’s rigid social ladder and is ostracized as untouchables even now.

The mother of four comes from the Sarki clan who were originally cobblers and once forced to live on the carcasses of dead cows when Nepal was a Hindu kingdom with a ban on cow slaughter.”

“La mujer de 43 años es la sacerdotisa en el templo Chhakkubakku Bhagwati en la concurrida zona de Baneshwor de la capital, cercado por tiendas y tenderetes en el pavimento. Además de ser mujer, también es paria, una comunidad que se sitúa en la parte inferior de la rígida (y aún conservadora) escala social de Nepal y está condenada al ostracismo como intocables, incluso ahora.

La madre de cuatro hijos proviene del clan Sarki quienes originalmente eran zapateros y una vez fueron forzados a vivir en los cadáveres de vacas muertas cuando Nepal era un reino hindú que prohibía la masacre de las vacas”.

En las elecciones de la asamblea constituyente celebrada el 10 de abril de 2008, salió electo un número de candidatos parias, incluyendo mujeres. Los líderes parias esperan que el aumento de la participación política ayudará a terminar la discriminación.

Aquí hay un video en nepalí, de NepalNews.com que muestra a los líderes parias discutiendo cómo se debe moldear la nueva constitución del país para que la discriminación cese de manera definitiva.

Para más información sobre los parias de Nepal puedes visitar Nepal Dalit Info, sitio que contiene artículos informativos, estudios y las últimas noticias del movimiento paria de Nepal, tanto en inglés como en nepalí.

Las leyes contra la discriminación han estado en los libros durante mucho tiempo en Nepal. Sin embargo, el sistema de castas continúa condenando al ostracismo a una comunidad. Está claro que a no ser que a los parias, en especial a las mujeres, se les de la oportunidad de educarse a sí mismos, la práctica seguirá encontrando nuevas víctimas.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.