- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

Los efectos de la recesión en la maternidad

Categorías: Norteamérica, Estados Unidos, Japón, Economía y negocios, Mujer y género, Salud, Conversaciones para un Mundo Mejor

Cuando las economías del mundo iban en picada el año pasado, nadie hubiera pensado que la “maternidad” fuera víctima de la tendencia en espiral. Sin embargo, últimos informes indican que la maternidad ha terminado siendo, en muchos casos, una víctima de la recesión tal como lo son las acciones de la bolsa.

Ganancias Alternas

Según Associated Content [1]:

El costo extremadamente alto que implica cuidar a un niño en este país y el constante problema de que una mujer no puede costear toda la pensión de alimentos, contribuyen a que cada vez más madres solteras se conviertan en prostitutas para poder costear deudas y mantenerse a sí mismas y a sus niños.

El informe dice que el Internet ha abierto nuevas puertas para estas señoras. “Holly”, con 25 años, declara:

Mi ex esposo no estaba pagando la manutención de nuestro hijo de 4 años, y yo estaba desesperada por dinero… Publiqué un aviso en Yahoo buscando alguien que me mantenga a cambio de una relación con un tipo decente que tenga la voluntad de ayudarme.

Aparentemente esta tendencia es bastante común en Japón. Japan Today informa [2]:

Las estadísticas del Ministerio de Salud y Trabajo muestran que existen 1.23 millones de madres solteras en Japón. Sus ingresos anuales en promedio, incluyendo beneficios del estado, son 2.11 millones de yenes, es decir, 40%  del total del presupuesto normal de un hogar. La revisión de una ley de bienestar redujo los derechos de revisión en el año 2002. La recesión que vivimos ha recortado las oportunidades laborales. Para Suzuki o también llamada “Ruriko Kumata” (28 años) la prostitución parece ser la única alternativa.

En Japón, no sólo madres sino también mujeres solteras  se convierten en prostitutas o “anfitrionas”. Ground Report publica noticias [3] que reportan que cada vez más mujeres empiezan a trabajar en “clubs”. Por otro lado, Nurse in Australia [4], una enfermera que blogea desde Australia, afirma que las enfermeras dejan de ejercer la profesión y prefieren dedicarse a la prostitución.

Como respuesta a un informe [5]similar, Wandaphull World [6], un blog dedicado a todas las mujeres “REALES” del mundo, dice:

Damas, sé que la situación es díficil y que apenas podemos pagar las rentas pero esta solución no va a durar para siempre, así que recen y tengan paciencia. Es una etapa díficil para todos pero, como mujeres, debemos ser fuertes, mantener nuestros corazones, cuerpos y almas intactos porque los vamos a necesitar para después de la crisis. Las mujeres somos más fuertes de lo que la gente piensa y estoy bastante segura que las “verdaderas mujeres trabajadoras” de hoy sienten, al igual que yo, asco al saber de historias como ésta y que sienten lástima por las mujeres que viven esa necesidad.

Pensemos dos veces antes de ser Madres

Otro efecto de la recesión en la maternidad es que muchas mujeres reconsideran la idea de ser madres. Bester News reporta para Reuters [7]:

Las preocupaciones sobre la economía han hecho que muchas mujeres en Estados Unidos piensen dos veces la idea de tener bebes. Una encuesta realizada el último miércoles encontró que casi la mitad de las encuestadas admitieron que prefieren retrasar el embarazo o limitar el número de hijos.

Leah, escribe en su blog Work it, Mom [8]:

El New York Times Magazine [9], WebMd [10] y Work it, Mom [11] han publicado historias que muestran cómo la recesión afecta negativamente los índices de natalidad y el número de hijos en los hogares. Expandir la familia, ya sea de la forma natural o través de tratamientos de fertilidad o adopción, es bastante costoso sin importar cómo lo hagas, y además de los 3 gastos principales: el permiso de maternidad, la manutención de menores, y el seguro de salud, hay muchos factores que influyen en la decisión de las parejas sobre tener hijos… o no.

Erica comentó en su blog:

Ya casi cumplo 29 años y de verdad había pensado en tener 2 hijos para cuando tenga 30. Pero con la recesión, es muy poco probable que suceda. Talvez el próximo año las cosas mejoren. Mi esposo está convencido de que debemos ser felices con el niño que tenemos porque cree que no podríamos solventar un hijo más.

Una reciente encuesta a cargo del Instituto Guttmacher [12] reflejó estos hechos, y encontró que “casi dos tercios (64%) de las mujeres estadounidenses de la clase baja y media en edad reproductiva afirman no poder mantener un hijo a causa de la terrible situación económica actual”.

¿Qué método anticonceptivo usar?

El Instituto Guttmacher encontró también [13]que las mujeres se privan de pastillas anticonceptivas o consumen métodos mucho más baratos con la finalidad de ahorrar el efectivo. Women's Rights Blog en Care2.com afirma:

El problema es que, los métodos anticonceptivos asequibles no están aún considerados como derechos fundamentales en este país… No se trata solamente de pastillas asequibles, se trata de las necesidades de salud básicas para la mujer como exámenes de papanicolauo o exámenes pélvicos; y mientras que el gobierno idea la forma de ayudar a su pueblo a atravesar la recesión, la planificación familiar y la salud reproductiva deben cobrar más relevancia.

Café Kim, en el blog Healthy Living Buzz [14] escribió:

Creo que los resultados de estas encuestas son alarmantes porque si estas mujeres no pueden ni siquiera pagar un método anticonceptivo, ¿Cómo podrían pagar la crianza de un niño? ¿Qué se puede hacer al respecto?

Octobersmom, respondió a Café Kim:

¡Un hijo es por seguro mucho más caro que un bebé! Si no puedes costear un método anticonceptivo pues, ni modo, el resto del país tendrá que mantener a tu hijo sólo porque no pudiste contener tus deseos.

Francine Huff en Wallet Pop [15] dice que algunas familias pobres están pensando entregar a sus hijos en adopción porque no pueden solventar su crianza. Además, Wallet Pop informa que las agencias de adopción afirman que cada vez más mujeres se informan sobre la posibilidad de adopción. Con estos y otros ejemplo de cómo la recesión afecta la maternidad, talvez se logre más avances mientras caminamos rumbo a la recuperación.