¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Siria: Una historia a orillas del mar

Un profesor de literatura inglesa de la pequeña ciudad mediterránea de Tartús y una escritora sirio-canadiense de viaje en su país natal intercambian miradaas en un café llamado Sea Breeze (Brisa del mar). Así es como Mariyah y Abu Fares eligieron empezar su aventura, y la nueva adicción de sus lectores.

Un sonido bajo en mi estómago rompió mi ensoñación como una ráfaga de especias y mariscos arrastrándose tentadoramente hacia mí. Sentía como si no hubiera comido en días. Miré por la ventana y vi a la mesera, descansando con indiferencia en lo que parecía ser la puerta de la cocina. Había estado inmersa en un libro, pero como si tuviera un sexto sentido, en pocos segundos captó que mi mirada recaía sobre ella. Sonrió de manera cómplice y se acercó a mi mesa.
“¿Tiene hambre?”
“¡Oh, si! ¿Tiene el menú?”
“Acá no. Pero le diré lo que se ha hecho hoy.”
“Oh cielos.” pensé para mis adentros y le sonreí, esperando con entusiasmo su descripción de la cena.

La historia empieza así de simple. Los dos escritores, que cambian de lugar cada semana, empiezan a partir de ahí. Supimos de Yasmina, antigua alumna del profesor Youssef y camarera en Sea Breeze, y de Yazan, el despreocupado chef, todo esto con la maravillosa costa de Tartús como telón de fondo, y la exquisita escritura de Abu Fares y de Mariyah.

Cuando Yasmina se presentaba, mis ojos estaban distraídos con la otra mujer. Con delicados dedos, tomó un pequeño pescado caliente por la cola, lo remojó apenas en un tazón de salsa, se lo acercó a los labios, lo sopló para enfriarlo y luego lo tragó completo, cabeza, huesos y cola como una verdadera gourmet. Cerró los ojos y nadó en su piscina de éxtasis. Después… después con la otra mano, empujó un mechón de pelo que se fue perdido delante de su cara y lo guió hasta que se unió a los otros detrás de su oreja. Fue precisamente la manera en que se jaló el pelo lo que me dejó absolutamente indefenso.

En este momento, vamos por la parte 16, pero asegúrense de agarrarlo desde el comienzo.

1 Comentario

  • Gabriela, I saw that Yazan’s article had been translated to Spanish and I wondered if you had done it…I was right!! Thank you my dear friend! :)

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.