- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

Líbano sube la apuesta en la Guerra del Humus

Categorías: Medio Oriente y Norte de África, Irán, Jordania, Líbano, Palestina, Siria, Alimento, Política, Últimas noticias
mzhummus [1]

Cortesía de © Maya Zankoul, mayazankoul.wordpress.com

Un total de 300 chefs libaneses se reunieron ayer en Beirut para preparar el mayor plato de humus jamás cocinado, en un intento por reivindicar como propio este popular dip de garbanzo.

La consecución del nuevo récord mundial forma parte de la actual campaña libanesa que pretende reafirmar la reivindicación por parte de este país de un número de platos fabricados en Israel. La propiedad del humus es una de las principales disputas.

Los fabricantes de humus israelíes y libaneses han iniciado una dura competencia debido al creciente apetito global por este delicioso dip del Oriente Medio. Los fabricantes del Líbano denuncian que Israel está copiando platos “libaneses” y promocionándolos como suyos a escala mundial. Los israelíes, por su parte, poseen el anterior récord mundial del mayor plato de humus, título que ahora ha movido a los libaneses a reaccionar.

Ambos países, que se encuentran oficialmente en estado de guerra, parecen estar ampliando los frentes de batalla para incorporar también la lucha por el humus. Pero ahora la pregunta es: ¿entrarán en esta batalla culinaria los sirios, jordanos y palestinos,  fabricantes también de este plato?

Los bloggers libaneses han ofrecido sus puntos de vista respecto a la batalla por el humus.

Maya Zankoul [1] la ridiculizaba mediante una caricatura humorística del acontecimiento:

Ayer Líbano batió el récord mundial del mayor plato de humus [2] jamás cocinado. Después que prepararan el plato, me acerqué al lugar donde se celebraba el evento  y no me pareció TAN grande… Por tanto, me imagino que en poco tiempo alguien más asumirá el reto de batir nuestro récord y así sucesivamente. ¡Venga, alguien tiene que parar esta tontería!

El blog The Cedar Tree [3] se hacía eco de una postura similar:

Al principio, me enteré de lo del mayor plato de kibbe [4] y pensé que aquellas mujeres libanesas eran un encanto. Después llegó la lucha por el mayor plato de humus y aquello ya empezó a parecerme ridículo. Sin embargo, a pesar de mi opinión personal, parece que los libaneses son muy apasionados con respecto a su humus. De hecho, ya hemos pasado a integrar de manera oficial El Libro Guinness de los Récords por la mayor ración de humus jamás preparada. Espero que todo el mundo esté contento, pero ¿podemos pasar ya a otra cosa? No. Solamente queda una lucha más (esperemos que sea la última) y se trata de preparar el mayor plato de tabule, lo que sucederá mañana, 25 de octubre. Vale, ahora me pregunto ¿es que esta gente se ha vuelto loca? ¿Qué sentido tiene esto? Figuramos en el libro de los récord y ¿luego qué? No me malinterpreten, ADORO el humus libanés, pero creo que hay asuntos mucho más IMPORTANTES por los que luchar, aparte de la comida y los récords mundiales.

Hay dos preguntas a las que desearía encontrar respuesta: una, ¿cuánto dinero han gastado hoy para poder celebrar este evento? y, dos, ¿qué pasó con todo aquel humus?

Una entrada publicada en A Diamond's Eye View of the World [5] muestra el mismo desconcierto (o entretenimiento) ante el evento:

Estoy de acuerdo en que tener a israelíes y pseudo-israelíes tratando de corregir mi pronunciación de “humus” por “khumus” (dicho con extra flema para conseguir un efecto auténtico) es más que irritante. Sin embargo, ¿qué es eso de reivindicar un plato cocinando una cantidad escandalosa del mismo, sentirse ORGULLOSOS de ello y crear un eslogan embarazosamente penoso -y encima en inglés-? Dios mío.

Para aportar una nueva dimensión a la batalla, en su blog Angry Arab [6] Asad Abu Khalil apuntó que el origen del humus podría no ser libanés, sino palestino:

“”Nadie tiene derecho a denominar como su plato nacional al humus y al falafel,” dice Siham Baghdadi Zurub, una chef ubicada en Ramala y autora del libro de cocina escrito en árabe La Cocina Palestina. Siham sostiene que, de hecho, los palestinos fueron los primeros en preparar humus con garbanzos, pues se cosechaban en abundancia, en lugar de emplear para ello frejoles como solía hacerse en Egipto y Siria. “Registrar determinados platos con derechos de autor es una tendencia egoísta que refleja inseguridad y falta de sentido común [7].”” [7]

El juego del tira y afloja del humus entre Líbano e Israel también ha captado la atención de los usuarios de Twitter:

hummus

Tanto si se considera como un asunto de orgullo nacional como si se ve como una situación cómica, es indudable que la última batalla por el humus añade otro giro inesperado a las ya de por sí encendidas relaciones entre Líbano e Israel.