¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Colombia: A veinte años del asesinato de Luis Carlos Galán

Luis Carlos Galán (1943-1989) era un famoso candidato presidencial cuyo asesinato fue ordenado por los carteles del narcotráfico en 1989. Su muerte sucedió en la política colombiana cuando él lideraba las encuestas de las elecciones presidenciales para el período 1990-1994.

Ibsen Martínez de Tal Cual Digital escribe sobre la persona responsable del asesinato:

Galán cayó mortalmente herido por las balas de sicarios, en momentos en que cerraba campaña electoral en Soacha, empobrecida localidad vecina a Bogotá. Desde el primer momento estuvo claro que Pablo Escobar había ordenado matar a quien, sin duda alguna, habría sido presidente de Colombia.

Por consiguiente, no es sorprendente que 20 años después los medios colombianos continúen mencionando la investigación acerca de los motivos del crimen. Por ejemplo, el crimen continúa siendo de especial interés después del encuentro entre Sebastián Marroquín (hijo de Pablo Escobar) y los hijos del candidato asesinado, que fue facilitado por un documental llamado “Sins of my Father” [Pecados de mi padre] filmado por el argentino Nicolás Entel, como mencionó Verónica Calderón:

Marroquín no puso un centavo, pero el coste emocional fue colosal. Debía volver la vista al pasado del que llevaba huyendo más de 16 años. Y no sólo eso. También sentarse al lado de los hijos del ex ministro de Justicia colombiano, Rodrigo Lara Bonilla, y del ex candidato presidencial Luis Carlos Galán.

Entel dio el primer paso. Se acercó a Rodrigo Lara Restrepo y a Carlos, Juan Manuel y Claudio Galán para explicarles que hacía un documental sobre los hijos de las víctimas de la narcoguerra en Colombia. (…) Compartir mesa con el hijo de Pablo Escobar, sin embargo, no fue fácil.

Para romper el hielo, el primer paso fue una carta. “Nunca tuve tanto miedo como hoy […] ¿Cómo le escribes a una familia a la que tu padre le causó tanto daño?”, escribe Marroquín. Pese a que los hijos de los asesinados recibieron con recelo el acercamiento, finalmente decidieron reunirse con el hijo del responsable de su tragedia. Pablo Escobar ordenó matar a Lara Bonilla en 1984 y a Luis Carlos Galán en 1989. Todos eran niños cuando los crímenes. Lara Restrepo y Marroquín sólo se llevan un año. “No fue fácil sentarse con una persona que, aunque es inocente, es el hijo del asesino de nuestros padres”, explica Rodrigo Lara Restrepo. “Vimos que era una víctima más de su padre, por cargar con la culpa y la estigmatización.

Sin embargo, en algunos sectores de la sociedad todavía hay algunas voces escépticas respecto a Juan Pablo o Sebastían (como se lo conoció después). María Jimena Duzán del blog Round Talk escribe:

O el hijo de Pablo Escobar nos está mintiendo o no nos ha dicho toda la verdad. Esa es la sensación que nos deja a muchos colombianos el informe de la unidad de investigación de El Tiempo en el que ‘Popeye’, el sicario de Pablo Escobar, acusa a Juan Pablo, el hijo del capo, de haber participado en un operativo en Medellín que terminó con el asesinato del capitán de la Policía Fernando Hoyos Posada, en 1992, es decir, cuando Juan Pablo tenía tan solo 14 años de edad.

La crítica de Marroquín también incluye la atención de los medios de comunicación que él ha estado recibiendo como resultado del film. Marsares de la revista digital colombiana Equinoxio escribe “¿Espectáculo o arrepentimiento?

Escobar Jr. viajó a Colombia y concitó la atención sobre sí mismo y sobre los pecados paternales, coincidiendo su visita con el estreno de la cinta, bendecida por este caudal de publicidad gratuita que muy de seguro redundará en la taquilla y en la fama de Entel y Marroquín, a cuyos quince minutos de popularidad tienen derecho como todo el mundo, según Warhol.

Con motivo de las próximas elecciones presidenciales, algunos sienten que la atención debería serles devuelta a Galán y sus ideas, y al actual estado de la política colombiana. El blog Colombia Invisible cita a la viuda de Galán:

“que el mejor legado es que las nuevas generaciones lo conozcan”. Y agregan que: “Se pregunta uno, cual legado, si las ideas y proyectos políticos de Galán murieron en el momento de su asesinato. ¿O caso alguna de esas ideas, digamos sus mas controversiales, la lucha contra el narcotráfico y sus denuncias sobre la penetración en las esferas políticas y del propio estado, se retomaron y pusieron en practica; y como resultado de sus ideas, hoy el país esta libre de narcos y de violencia?”

Un sitio de Flickr llamado Galán Vive ha estado reuniendo fotos históricas del asesinado candidato presidencial.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.