¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Somos Global Voices. Van cinco años ya

El siguiente es el primero de una serie de posts de apoyo a la campaña de Global Voices 2009-2010 para recaudar fondos en lìnea. Si quieres apoyar nuestro trabajo, por favor visita nuestra página de Donación. ¡Gracias!

—-

David Sasaki, Director de Rising Voices, ha escrito una encantadora retrospectiva por el quinto cumpleaños de Global Voices. En este mes, hace cinco años, David cruzó los Estados Unidos, desde California a Harvard para un taller de un día de duración sobre blogueo global. El taller -poco más que una estructurada sesión de lluvia de ideas- se llamó “Global Voices Online”. El sitio web que estás leyendo hoy se inició como un blog que Ethan Zuckerman y yo armamos para organizar ese taller. Nuestro objetivo, puesto muy simplemente, fue discutir cómo “usar el blogueo y las herramientas de blogs para ayudar a que las personas en diferentes países sostengan conversaciones más significativas y directas entre sí”. La discusión del día fue parte de una conferencia sobre Internet y Sociedad organizada por el Centro Berkman de Harvard para Internet y Sociedad. El Instituto Open Society aportó generosamente algunos fondos para traer a diversos bloggers de varias partes del mundo. Publicitamos el evento en la web, y muchos otros -como David- simplemente se aparecieron. Gracias a Dios.

Acá hay un artículo que escribí poco después de la reunión. Acá el post de Ethan del “día siguiente”. No surgimos con un plan concreto para la dominación mundial -ni siquiera para un proyecto coherente. Los participantes estuvieron de acuerdo en armar una wiki para compartir información, un Chat por Internet (IRC, por sus siglas en inglés) para reuniones en línea posteriores y un agregador de blogs de los participantes de la conferencia y otros como ellos a los que empezamos a llamar “bloggers puente”. No estábamos seguros de a dónde iríamos a partir de ahí.

Sin embargo, algo era claro: una masa crítica de bloggers con valores similares estaba surgiendo en todo el globo. Parecía una buena idea “unir los puntos” (tal como lo puso Jeff Ooi) entre estas personas y crear una plataforma para esta comunidad que emergía. En las semanas que siguieron a la conferencia, una cantidad de participantes usaron una wiki para expresar los valores compartidos de esta comunidad. El resultado fue el Manifiesto de Global Voices. Vale la pena reproducirlo completo porque todo lo que Global Voices hace hoy sigue impulsado por estos valores fundamentales:

Creemos en la libre expresión: en proteger el derecho a hablar —y el derecho a escuchar. Creemos en un acceso universal a las herramientas de expresión.

Con ese fin, buscamos facilitar a todo el que quiera hablar que tenga los medios para hablar —y que todo el que quiera escuchar ese discurso, que tenga los medios para escucharlo.

Gracias a las nuevas herramientas, la expresión ya no necesita estar controlada por los que poseen los medios de publicación y distribución, o por los gobiernos que restrinjen ideas y comunicaciones.

Ahora, cualquiera puede ejercer el poder de la prensa. Todos pueden contarle sus historias al mundo.
Buscamos construir puentes a lo largo de los golfos que dividen a las personas, para entendernos entre nosotros mucho más plenamente. Buscamos trabajar juntos mucho más efectivamente, y actuar más poderosamente.

Creemos en el poder de la conexión directa. El vínculo entre las personas de mundos diferentes es personal, político y poderoso. Creemos que la conversación entre fronteras es esencial para un futuro que es libre, justo, próspero y sostenible -para todos los ciudadanos de este planeta.

Aunque seguimos trabajando y hablando como individuos, también buscamos identificar y promover nuestros intereses y objetivos compartidos. Nos comprometemos a respetar, asistir, enseñar, aprender y a escucharnos entre nosotros.

Somos Global Voices.

Ahora tenemos un asombroso equipo multinacional que actúa como encargados en diversas partes de Global Voices (GV). Pero el alma de GV son los cientos de voluntarios que sacan tiempo de sus trabajos, estudios y obligaciones familiares para ayudar a construir un discurso público global más abierto y participativo.

Miembros de la comunidad de Global Voices en la Cumbre de 2006 en Nueva Delhi, India. Foto de Jace.

Miembros de la comunidad de Global Voices en la Cumbre de 2006 en Nueva Delhi, India. Foto de Jace.

Se puede encontrar la historia detallada de cómo evolucionó Global Voices y cómo funcionan sus diversas ramas -incluidos Rising Voices, Global Voices Advocacy y Global Voices Lingua- en muchos lugares, incluido la sección Acerca de y FAQ. Acá se pueden encontrar noticias sobre el proyecto. Desde 2004 hemos tenido reuniones físicas en Londres (2005), Delhi (2006) y Budapest (2008). Esperamos con ansias otra reunión en 2010 (pronto se anunciarán el lugar y la fecha).

En 2006 Ethan y yo escribimos un artículo para la revista Nieman Reports en donde buscamos explicar la relación entre Global Voices y el periodismo. David tiene otro excelente post sobre por qué el alcance, la defensa y la traducción son necesarias para ayudar a las personas a superar los obstáculos de hablar, ser escuchado y escuchar a otros.

Muchas personas alrededor del mundo están frustradas porque los medios convencionales globales en inglés ignoran a sus países buena parte del tiempo, o solamente cubren lo malo de su país o tienden a estereotiparlos. Ven a GV como una valiosa plataforma a través de la cual ven ampliadas sus historias y sus puntos de vista a una mayor audiencia global. Otros están frustrados porque sus propios medios de noticias internas fallan en informar de buena parte del mundo, lo hacen mal o de una manera sesgada que apoya la visión del mundo que tienen sus gobiernos, y por ende piensan que traduciendo el contenido de GV a su propio idioma pueden mejorar el entendimiento que su comunidad tiene del mundo. Otros se ocupan de ayudar a las comunidades que todavía no están aprovechando las nuevas tecnologías para hacer públicas su historia. Otros se han unido en una causa común en contra de la censura y la represión de los que no hacen más que ejercer su derecho universal de libertad de expresión según el artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

La comunidad de GV no se ha permitido enredarse en interminables debates sobre si los bloggers son o no son periodistas, o qué es lo que significa Internet para las empresas de noticias. GV tampoco se complica con discusiones sobre si Internet va o no a ser una fuerza para la democratización global. Como comunidad, estamos más interesados en subirnos las mangas y ponernos a trabajar ocupándonos de un problema más tangible: llenar algunos de las brechas del discurso público global, y hacer lo que podemos respecto de los enormas desequilibrios, desigualdades e injusticia en los medios globales. Como sea que este trabajo se defina, creemos que lo que estamos haciendo tiene un valor y marca una diferencia.

Estamos agradecidos porque una amplia gama de organizaciones han considerado que nuestro trabajo es digno de su apoyo financiero. Hemos desarrollado relaciones con organizaciones de noticias que siguen nuestro trabajo y nos buscan porque -sin importar cómo se defina lo que hacemos- nuestra comunidad es una valiosa fuente de información global y perspectivas frescas. Esa es la razón por la que Reuters brindó apoyo crucial en nuestros tres primeros años, y es la razón por la que muchas organizaciones de noticias siguen trabajando con nuestros editores y contactando a nuestros voluntarios para entrevistas. Aunque no podemos decir que hemos transformado completamente los medios globales, si creemos que hemos atraído la atención global a historias que, de otra manera, podrían no haber sido informadas, y aportado con perspectivas frescas respecto de otras importantes noticias internacionales. Solamente eso ha hecho que la empresa entera valga la pena.

Lo que es todavía más emocionantes es la forma en que Global Voices ha tenido impacto en las vidas de nuestros editores, voluntarios y miembros de nuestras comunidades más amplias. Nos hemos convertido en un centro a través del cual un asombroso grupo de personas talentosas, preocupadas y que se expresan muy bien, han encontrado realización, reconocimiento global y apoyo de la comunidad. Hacer click acá para leer acerca de cómo Rising Voices ha traído voces más diversas a las conversaciones nacionales y mundiales, y lo que esto ha significado para las personas y las comunidades participantes. Para tener una idea de lo asombrosos que son nuestros voluntarios, lean y escuchen algunos de los perfiles de los bloggers publicados acá.

GV también ha tenido un impacto en diversas comunidades de blogueo alrededor del mundo con los que no tenemos una relación formal -no más que enlazar y traducir algunos de los posts de sus blogs de vez en cuando. Apenas un ejemplo: hace poco Ethan describió una conversación que le hizo abrir los ojos con un joven blogger kirguiso, Bektour Iskender sobre el impacto que nuestro trabajo ha tenido en Asia Central.

No está claro lo que podría resultar de un ambiente de medios globales apenas un poco más democráticos, abiertos y participativos. En la reunión de 2004, el blogger iraní Hossein Derakhshan expresó la esperanza de que la difusión de los medios ciudadanos en línea hagan que las sociedades sean más democráticas y que para los gobiernos, la guerra sea mucho más difícil de justificar. A “Hoder”, como se le conoce en Internet, lo tiene prisionero el régimen de Ahmedinejad desde hace ya más de un año, y no está claro si sus extendidos contactos entre iraníes y occidentales serán un factor decisivo en la decisión de EEUU sobre si ataca o no a Irán. Escritores como Evgeny Morozov alegan que contrariamente al prematuro optimismo acerca de Internet como una fuerza democratizadora, las dictaduras están tratando de ver cómo usar Internet para consolidar su poder y suprimir el desacuerdo -y que en muchos países, Internet está dominada por giros manipulados, desinformación y odio. Otros como Clay Shirky y Patrick Meier sostienen que todavía hay razones para ser optimistas. Otros más señalan que la mayoría de las personas en el mundo tienen problemas más apremiantes -como sobrevivencia física- y el trabajo de todos los anteriores, incluido Global Voices, es irrelevante para ellos de cualquier manera.

Hace cinco años Ory Okolloh -que fundó la absolutamente exitosa plataforma de reportaje ciudadano Ushahidi- hizo algunos comentarios que vale la pena volver a leer en el contexto de esos debates. Acá está cómo informé sobre sus palabras en esa ocasión:

La blogger keniana Ory Okolloh no espera que África se transforme a causa del blogueo en el futuro inmediato. Superar la división digital tal vez sea el menor de los muchos problemas de África. No obstante, piensa que el blogueo es importante –si no transformativo– para la pequeña cantidad de africanos que bloguean. “Para los jóvenes, no hemos sido escuchados, no tenemos un espacio en África dentro de la política o en otras áreas para expresarnos”, dice Okolloh. “Creo que podría dar un foro a los jóvenes para que creen su propio espacio. No creo que cambie a la política per se ni que determine una elección, pero creo que puede producir una comunidad en modos que no han podido ocurrir antes”.

Los medios ciudadanos en línea están generando nuevas formas de comunidad en el nivel local, nacional y global. GV se ha convertido en un holgado tejido conector entre la comunidad de blogueo keniana de Ory y otros bloggers alrededor del mundo que comparten valores similares.

Aunque Global Voices busca influir en las historias de las que informan los medios noticiosos tradicionales -de los cuales la mayoría sirve a países o regiones específicas- también estamos construyendo una plataforma para un discurso global, y una comunidad de ciudadanos globales alrededor de ese discurso. Usamos Internet, no para escapar de nuestra humanidad sino para reafirmarla. Creemos que las elecciones y acciones individuales marcan la diferencia. Que a la larga Internet favorezca más de lo que esclaviza depende de si asumimos la responsabilidad de nuestro futuro y actuamos. Construir una comunidad multicultural, políglota, centrada en proyectos específicos apuntalados por un grupo medular de valores humanísticos es apenas un pequeño esfuerzo en esa dirección.

2 Comentarios

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.