- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

Líbano: Bloggers participan en la iniciativa “Kolena Laina”

Categorías: Medio Oriente y Norte de África, Egipto, Líbano, Derechos humanos, Fotografía, Humor, Mujer y género, Religión, Respuesta humanitaria

En-KL-Large [1]Kolena Laila [2]” (Todas somos Laila) es una iniciativa en línea que tiene como objetivo difundir el conocimiento acerca del estado de la mujer árabe en el Medioeste y África del Norte. Empezó en Egipto hace cuatro años, cuando los bloggers dedicaban un día del año a discutir acerca del tema. En su cuarto año, se ha expandido para incluir los países árabes de Líbano, Siria, Jordania, Palestina, Marruecos, Túnez, entre otros. La blogósfera de cada país discute los temas y problemas de sus “Lailas” por espacio de una semana del 24 al 31 de diciembre.

A continuación hay algunas contribuciones de bloggers libaneses:

Paola en su blog “Cafe Thawra [3]” habló acerca del velo islámico como un enemigo equivocado contra el que luchar diciendo [4]:

Los verdaderos enemigos son los regimenes opresivos, la ignorancia, las practicas dañinas y la intolerancia. Es el hombre o el gobierno que fuerza a las mujeres a cubrirse, porque sino serían calificadas de “prostitutas” y se les castigaría, es también el hombre que le pide a su esposa o novia que se vista de una manera muy sexy para que pueda hacer alarde de ella. El verdadero enemigo no es simplemente algo que cubre la cabeza de las mujeres.

Asimismo Tony se refiere al velo desde un ángulo distinto en su blog “Ninar [5]“. El dice [6] [Ar]:

Sin duda alguna, son muchos nuestros pecados en el Mundo Árabe. Sin embargo, nuestro peor pecado es contra las mujeres en nuestra sociedad. No tenemos una solución “equilibrada”. Queremos tanto que las mujeres sean unas virgenes Marías, atrapadas dentro de un pedazo de tela negra, lejos de las personas o la luz, o que sean como una Magdalena desnuda  y
“Soi Belle et tait toi” como dice el proverbio francés ” Luce bonita y cállate”, en el que la mujer se convierte en sólo un objeto para nosotros, no en un ser humano. En ambos casos, el hombre – que promueve esto – está en realidad asustado de esta mujer porque no puede ver más allá de su pasión, convirtiéndose a sí mismo en un objeto y no en un ser humano.
Overandout enThe Show Is About Nothing [7]” (El show no se trata de nada) discute acerca de cómo la sociedad mide el éxito de Laila. Ella Dice [8]:
Así es como se mide el éxito en esta sociedad. Pero cuidado, no es que encuentre para sí misma cualquier esposo. No tiene que buscar el amor de su vida, no debe tomar mucho tiempo pues corre el riesgo de ya no ser fértil, no tiene que buscar alguien de otra religión u otra nacionalidad, sin importar que tan compatible sea. Tiene que buscar dinero. Cásese con el dinero. Sí, si es libanesa, no es suficiente con el dinero que hace por sí misma. Ya que esto puedo incluso hacer que los demás sientan mucha lástima por usted.”!Haram, está tan orientada a su carrera que nunca va encontrar un esposo!”

Maya en “Maya's Amalgam [9]” (Amalgama de maya) discute acerca del mismo problema en un gracioso cómic [10] acerca de una conversación con su abuela. Añade:

Pensé que la presión social acerca del matrimonio para las mujeres empezaba a comienzos de los 30. Pero adivinen qué! Desde el momento en que las niñas nacen, se las educa para “esperar” y “soñar” con el día que se casarán (la mayoría de las mujeres que conozco sueñan con ese día). Aún se concibe al matrimonio y a la maternidad como el logro más gratificante en la vida de una mujer, mientra que los otros logros “relacionados a la carrera profesional” son sólo secundarios y deben evitarse si la situación financiera lo permite.

Y los posts no fueron solo sobre Lailas de Líbano. Hanibaael [11] aborda el tema de la discriminación que enfrentan todos los días las trabajadoras domésticas extranjeras, lo que las lleva a suicidarse. Dice [12] [Ar]:

Las cifras mostraron el abuso contra los trabajadores extranjeros en Líbano. De acuerdo a los informes de las organizaciones de“Human Rights Watch” del año pasado, al menos una trabajadora extranjera se suicida cada semana debido a la crueldad y dificultad de su trabajo. El informe también señala que 100 000 trabajadores son objeto de difamación, 60 000 – 70 000 trabajadores son castigados físicamente y 10 000 – 20 000 trabajadores son presa de agresión sexual.

Darine en “Identity Chef [13]” (chef de la identidad) habla acerca del “tipo” superficial de Laila Libanesa y cómo consigue lo que quiere sin mayor esfuerzo. Ella dice [14]:

Sí la “Leila Libanesa” recibe bastantes críticas y burlas de nosotras las mujeres por ser tonta, superficial, sin ambiciones, y por no tener visión… Pero, ¿Laila siempre obtiene lo que quiere sin mayor esfuerzo? ¿Y no es lo que todos quieren, no sólo los comerciantes?… Ahora, ¿estás escuchando? Bueno, toma notas…

La fotógrafa libanesa Lara [15] posteó un foto denominada “Dualidad [16]” diciendo:

[17]
Mi participación en Kolena Laila se centra en la doble presión social que enfrentan todas las mujeres a nuestro alrededor en algún momento de su vida. ¿Debe centrarse en su carrera y ser una éxitosa que gana mucho dinero en un mundo donde la riqueza se mide en dinero efectivo? ¿O debe tratar de estar bonita, encontrar un esposo y criar a sus hijos? En la mayoría de los casos, la mujeres tratan de equilibrar los dos aspectos, haciendo de esto casi una misión imposible.

Nadine reescribió la famosa historia [18] [Ar] de “La caperucita roja [19]” (Su nombre es Laila en la versión árabe). En su versión, Laila es el feminismo árabe y los medios de comunicación es la gran lobo malo tratando de quitarle sus ideas y libertad al manipular los hechos.

Liliane en su blog “Independence ‘05 [20]”  escribió acerca de la diferencia entre la Laila antigua y moderna del siglo XXI. Ella dice [21]:

En el siglo XXI, la Laila tiene muchas más necesidades que en el pasado. Antes, lo único que tenía que hacer era cocinar, hacerse cargo de la casa y criar a los hijos. Actualmente, tiene que tener una “carrera” propia que es muy importante para su desarrollo intelectual y personal.

Assaad participó escribiendo un poema titulado “بلادٌ تغتال الحب..”(Países que matan el amor) [22] [Ar]:

¿Puede el amor vivir en países que están a favor de oprimir los “sentimientos” ?
En donde dos pájaros cantan a la vez…

Detrás de las columnas de las casas, castillos, las casas de campo, las cortes y las comisarías..
En países en donde el amor es un pecado..
En donde la pasión no tiene más opción que irse
En países en donde las mujeres se casan y tienen hijos en contra de su voluntad..
Mujeres que son tratadas como esclavas en su matrimonio… y no se quejan…
[…]

Ms. Tee dio una  receta [23] a sus lectores acerca de cómo una Laila libanesa puede dar a sus hijos la ciudadanía libanesa, si debe casarse con un no libanés:

Por un evento fortuito del sistema, soy una de las pocas mujeres libanesas que tiene su propia khanah. Hace unos años, discutía con una amiga cuál sería la manera posible de mantener esta independencia institucional si me casara con un libanés. Con el tiempo, no me casé con un libanés, así que ahora comparto la solución a la que llegamos dando como resultado una receta genérica para mi otro problema nuevo: darle la ciudadanía libanesa a mis futuros hijos.

Layal en “lebanese nightS [24]” (Noches libanesas) escribió acerca de cómo ella nunca es lo suficientemente buena a los ojos de su sociedad, sin importar cuan duro trabaje, sólo porque es una mujer. Ella también culpa a las mujeres por aceptar esta realidad y no creer en sí mismas, diciendo: [25]

No soy sólo yo. Es todo lo que pasan las mujeres en las sociedades dominadas por los hombres. El problema es que la mayoría de estas mujeres lo creen. Aceptan que no son lo suficiente. Aceptan ser tratadas como objetos o incluso como esclavas sexuales. ¡Y crian a sus hijas para que también acepten esa situación!

Para leer más contribuciones a la iniciativa desde diferentes países, visite  la página web de la iniciativa [26], siga a KolenaLaila [27] en Twitter y/o únase a la  página [28] de Facebook [28] de Laila.