¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Haití: Pasando la voz

Los que estamos fuera de Haití solamente podemos imaginar la dura realidad de la vida diaria después del terremoto -pero en medio de los intentos por encontrar a los seres queridos, los esfuerzos para gestionar a los heridos y la abrumadora tarea de prestar auxilio a los que más lo necesitan- los bloggers en y cerca de Puerto Príncipe se están dando el tiempo para comunicarse con el mundo exterior, que se desespera por noticias de los que están cerca del desastre.

El weblog The Livesay [Haiti] ha estado realemente comprometido a poner al día sus posts con regularidad, con Troy, el jefe de la familia, tuitteando frecuentemente y publicando imágenes en su galería de fotos de flickr. Troy, un estadounidense que hace trabajo de misionero en Haití, no oculta su admiración por la tenacidad del pueblo haitiano:

En este momento, es imposible saber la cantidad de real sufrimiento causado por el terremoto… no se puede estimar los números. Pero, si la manera en que se enfrentan día a día las dificultades sirve de indicador – el pueblo de Haití surgirá.

Su esposa Tara, también brinda información útil:

El diesel se acabará pronto y será necesario para cualquier tipo de comunicación.

Venir si no estás dispuesto a a arriesgarte y entrar y limpiar enormes heridas solamente pondría a prueba a un lugar que ya ha sido puesto a prueba. Los profesionales médicos deberían contactarse con organizaciones con la capacidad de coordinar esfuerzos y tratar de llegar acá. No ayudará tener a más personas que no sean médicos a los que alimentar y alojar. Espero que esto no suene duro -pero es la verdad.

Testimonios y fotos que rompen el corazón también llegaban de how can they hear (cómo pueden escuchar):

Al salir, vi que nuestro tocador se movía, los gabinetes de la cocina se sacudían y escupían toda clase de latas, y la casa se movía como si estuviera hecha de gelatina. Nunca había visto nada así. Pero recién me di cuenta que era un terremoto cuando finalmente salí y vi personas corriendo en todas las direcciones. Algunos lloraban. Algunos se apresuraba. Otros gemían. Gemían como si les arrancaran la vida de adentro.

El blog también brinda información sobre la mejor manera de ayudar en medio de una situación insostenible, que, a juzgar por el post más reciente del blog, está empeorando:

Los cosas están empezando a ponerse un poquito aterradoras. Nos damos cuenta que la destrucción en Jacmel es mayor a la que nos imaginamos al comienzo. Acabo de descubrir que todavía hay cientos de personas acá en Jacmel atrapadas bajo los escombros. Se puede oler a los muertos en la zona del centro donde ocurrieron muchos de los daños.

La otra pregunta es el tema del agua. ¿Se acabará pronto? ¿Podremos tener acceso en algún sitio a agua limpia y segura? No lo sé.

Pwoje Espwa – Hope in Haiti también bloguea sobre sus experiencias:

El hospital general de la localidad ya está lleno de gente que fue herida en el Parlamento. Hay doctores y enfermeras, pero nada más. No hay medicinas, ni sábanas, ni vendas, ni comida para ellos. Algunos languidecen en el suelo. Recen por ellos y por nosotros.

La más reciente actualización del blog habla acerca del hecho de que EdH (Electricite d'Haiti) empezará a racionar la electricidad pues simplemente el suministro de combustible es cada vez más reducido”:

El plan es suministrar electricidad en la noche por seguridad y unas cuantas horas durante el día. Solamente una estación de gas está abierta a esta hora y los tipos están prediciendo precios súper altos.

Me encontré con un hombre en la calle esta mañana que viene de Jacmel, que fue golpeado duramente por el terremoto. Hablaba a si mismo en creolé, francés, castellano salpicado con inglés. Me habló pero no pude entender lo que decía. Abruptamente dio la vuelta y caminó hacia la oscuridad. Presenciar la destrucción masiva y la pérdida de vidas puede hacer que cualquiera pierda la compostura.

El weblog Blesh Family in Haiti también publica información:

La situación es bastante mala. La mayoría de los supermercados de comida se han desmoronado. El sistema bancario no funciona. Solamente hay servicios parciales de Internet y de celulares.

Para dejarlo claro para alguien en el terreno acá… no he estado al día con la noticias y quién está haciendo qué, pero les diré que Haití está hecho un lío. La infraestructura está hecha un desastre.

Aun así, el acceso parcial de Internet en el contexto de una devastación tan extendida no está lejos de ser un milagro -y  Multilink Haiti, uno de los proveedores del servicio de Internet del país, ha tomado la iniciativa y empezó a tuittear, brindando información muy necesitada y retuiteando pedidos para ayudar a encontrar seres queridos que están desaparecidos.

Uno de los más dedicados usuarios de Twitter es el hotelero Richard Morse, cuya cobertura de la situación ha sido estelar.

Changing Perspectives, aunque ubicado en la vecina República Dominicana, publica un informe desde el local de una misión ubicada cerca de Jeremie en Haití:

Nuestros teléfonos siguen sin funcionar y no hay manera de que la gente vaya a Puerto Príncipe para ver a sus familias aunque quisieran hacerlo. No hay botes que vengan a Jeremie y hemos escuchado que el camino a Cayes al otro lado de las montañas está arruinado en varios lugares y ningún vehículo puede pasar. Esto quiere decir que las familias no pueden ir a Puerto Príncipe a averiguar dónde están sus familias. Esto es muy, muy duro para todos.

En un post posterior, publica noticias acerca de un hospital que aparentemente no está utilizado en su totalidad en el norte de la isla:

El Hopital Sacre Coeur (Hospital del Sagrado Corazón) es un hospital con servicio completo, com personal completo, equipos de voluntarios en el lugar y en espera, listos para ir. ¡Podemos aceptar hasta *200 pacientes heridos* inmediatamente! Tenemos quirófanos y camas. Hemos dado de alta a otros pacientes cuya condición era menos seria. Hemos despejado un campo de fútbol para aterrizaje de helicópteros.

Mientras tanto, el Centro de Rescate Real Hope For Haiti también está tratando de ayudar con asistencia médica y escribe:

No pretendo entender el sufrimiento que está pasando ahora en este país. Sé que todos nos sentimos como si hubiéramos tenido suficiente con el tiempo. El personal ha venido a trabajar. Están rezando por sus seres queridos en el pueblo. Tienen esperanzas de noticias y creen que pronto sabrán de ellos. Madres y padres lloran por sus hijos perdidos. Los niños lloran por sus padres perdidos.

La realidad es que aun cuando el mundo exterior empiece [a llegar], ¿qué se puede hacer?

Aun así, el mundo exterior quiere saber.
Para más información sobre el terremoto en Haití, por favor vaya a nuestra página de cobertura especial.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.