- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

Haití: Esperando agua

Categorías: Caribe, Latinoamérica, Haití, Jamaica, República Dominicana, Desastres, Gobernabilidad, Respuesta humanitaria, Últimas noticias

Casi seis días después del terremoto catastrófico en Haití [1], a pesar de un surgimiento de inquietud y la movilización de esfuerzos inmensos de ayuda humanitaria, hay una escasez grave de agua potable en Port-au-Prince. Como explica un artículo editorial [2] escrito por Steven Solomon de The New York Times, en el mejor de los casos, “casi una mitad de los haitianos carecen de acceso satisfactorio a agua limpia y potable”. Como las rutas de suministro están desbaratadas por daños de infraestructura, los esfuerzos de recuperación están obstaculizados por la indisponibilidad de este recurso crucial. Un artículo en el Guardian del RU da más detalles [3].

Cuatro barcos estadounidenses llevando equipo de desalinización capaz de producir hasta 25,000 litros de agua por día no llegarán hasta varios días. El USS Carl Vinson, un portaaviones ya en Haití, puede producir 35, 000 litros por día. Pero el problema es cómo llevar el agua a los sobrevivientes.

Stephanie Bunker, de la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios del ONU en Nueva York, dijo: Algún agua embotellada está en camino pero es una cantidad muy pequeña. También se ha distribuido pastillas potabilizadoras. Agua es agua. No se puede sobrevivir por mucho tiempo sin agua.

En el blog de la organización de ayuda KONPAY, un trabajador describe [4] el problema en un hospital ad hoc en el barrio Delmas de Port-au-Prince:

Tenemos equipos en la República Dominicana con camiones llenos de suministro pero se quedaron parados en la frontera y no se les permitió entrar. La situación acá está desesperada y se agrava. Los estudiantes de John Hopkins, los cuales visitaban a Rights Based Haiti y AMURT cuando sucedió el terremoto, han sido inspeccionando y evaluando centros médicos y campamentos de refugiados en zonas cercanas. Las inspecciones que realizaron hace dos días muestran que ninguna persona en los campamentos tiene suficiente comida o agua para durar más de un día.

La frustración que sienten muchos en Haití también está expresada en un serie de actualizaciones de Twitter. Músico y hotelero, Richard Morse, conocido en Twitter como @RAMhaiti [5], anotó [6] la mañana del sábado 16 enero que algunos médicos “vendían agua”. Esa noche, @fredodupoux [7] escribió [8]: “@carelpedre puede convencer a la CNN nos dé la dirección de God's Little Orphanage (Orfanato de Dios) para que podamos enviarles agua?”

Después de varias solicitudes en nombre del orfanato, @carelpedre [9] comentó [10]: “¡Qué triste! ¡Ya han pasado cuatro días y estamos pidiendo agua en Twitter!”

Un lector fuera de Haití quien hizo caso fue la jamaicana, Annie Paul. Ella comentó [11] en su blog a la siguiente mañana:

Este tweet escueto me recuerda a la brecha entre lo virtual y la realidad que nos recuerda constantemente al hecho que no importa cuan fortalecidos nos sentimos por las tecnologías nuevas, hay demasiadas personas quienes están a merced de la naturaleza sin los instrumentos más rudimentarios para sobrevivir sus estragos.

El domingo por la mañana, @carelpedre pudo reportar [12] que “Ellos están llenando galones de agua en Petion-Ville. ¡Frente de scotiabank! ¡Compártelo!

Otras noticias más positivas han aparecido esporádicamente. El Livesay Weblog (Haití) menciona [13] (sin más detalles) que:

La purificación de agua en forma de producto seguro de cloro está en producción 24 horas al día y se lo distribuirán para que la gente pueda añadirlo a sus fuentes de agua sucia y hacerla potable.

How can they hear? (¿Cómo pueden oír?), el blog de un grupo religioso de ayuda en Jacmel (en la costa sur de Haití), reporta [14] que “Acabamos de comprar más de 60 galones de agua potable. Debe durar un mes o seis semanas.” El blog, República Inaguantable, anota [15] que un centro de ayuda en la República Dominicana ha reunido unas mil botellas de agua potable para mandar a Haití.

Donantes en varias partes del mundo han reunido agua embotellada y equipo de purificación para mandar a Haití, pero el acceso al país y áreas asoladas todavía es gran problema. Sin redes eficientes de suministro, la enfermedad y la deshidratación amenazan aumentar el número de víctimas mortales del terremoto.