- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

Marruecos: Una Carta para el medio ambiente

Categorías: Medio Oriente y Norte de África, Marruecos, Desarrollo, Medio ambiente

El 15 de enero, en la ciudad de Skhirat, al sur de la capital Rabat, el gobierno marroquí lanzó un ambicioso proyecto medioambiental. Habrá una serie de reuniones regionales, talleres y conferencias, generando un debate nacional que se enfoca en establecer una Carta para el medio ambiente. Este esfuerzo surge de un discurso político realizado el año pasado por el rey Mohammed VI, en el que insistió en la importancia que su gobierno otorga a asuntos ambientales.

La Carta Nacional del Medio ambiente y Desarrollo Sostenible, como se le llamó oficialmente, llevará entre otras cosas a la creación de 16 observatorios regionales que entregarían informes y recomendaciones anuales al gobierno sobre asuntos ambientales y de desarrollo. La iniciativa cuenta ahora con un sitio web [1] con contenido interactivo [2] y un blog [3] [esp] en tres idiomas diferentes.

Mabrouk Benazzouz, que escribe [Fr] para el sitio web de noticias regionales Eljadida.com, explica [4] que el nuevo enfoque se trata en parte de responsabilizar a los contaminadores. Él escribe:

La idea de conciencia colectiva, comenzando con las industrias, ha impuesto un nuevo principio en nuestro país: El contaminador debe pagar. La Sra. Amina Benkhadra [ministra marroquí de medio ambiente y energía], explica que “este principio es nuevo, pero ahora todos están conscientes de él, y ahora estamos trabajando progresivamente en implementarlo a través de la legislación y de decretos apropiados, para asegurar que todos asuman sus responsabilidades.”

Big Brother Morocco se pregunta [5] [Fr] si los que toman las decisiones estarán a la altura de esta tarea, elogiando el aparente proceso de apertura iniciado por el gobierno:

Debido a la falta de expertos en medio ambiente en Marruecos – nuestros diputados no son exactamente el tipo de especialistas que tal proceso requiere – el debate, estoy seguro, será soporífero. Las personas corren el riesgo de dormirse durante ese debate nacional por una Carta Ambiental. Afortunadamente, la discusión se abrirá al público a través de internet, donde usted puede postear sus propuestas y llenar una encuesta. El hecho de que el estado haya optado por un debate “abierto” es destacable: Un primer paso para iniciar el diálogo e involucrar a los marroquíes en las acciones que se llevarán a cabo.

Tayyibi A., que escribe [Fr] en Architecture et Societé – Architecture de terrea u Maroc repasa [6] el calendario del proyecto y explica [7] cómo fue inspirado principalmente en la experiencia francesa:

Octubre/noviembre de 2009: Elaboración del proyecto.
15 de enero al 20 de febrero de 2010: Lanzamiento de una Consulta Nacional en las 16 regiones del reino.
Marzo de 2010: Elaboración del texto final de la Carta.
22 de abril de 2010: Adopción official de la Carta.
25 de abril de 2010: Celebración del Día de la Tierra

¡El texto de la Carta está profundamente inspirado, en sus lineamientos principales, por la Carta de medio ambiente adoptada en la constitución francesa de 2005!

Sin embargo, algunos bloggers lamentaron la falta de consistencia en la política del gobierno y las contradicciones entre lo que se anunció y la realidad. Lbadikho posteando en onSustainable Mediterranean Rif Now! [Fr], denuncia [8] lo que describe como un daño ambiental indignante causado en la ciudad de Oujda por la decisión del gobernador local (funcionario no electo que es nombrado por decreto) de arrancar un gran número de árboles. Él escribe:

¿Cuánto tiempo [tendremos que soportar] esta situación en que Walis (gobernadores) no electos tienen más derechos y autoridad que el diputado electo o el alcalde? […] De la misma forma que la democracia y el desarrollo van de la mano, el desarrollo sustentable y la democracia no pueden existir sin el otro.

Sólo una profunda reforma constitucional podría ahorrarle a la gente en regiones como el Este las fechorías de un Wali que no eligieron y una tecnocracia que ha probado sus límites con todo el daño que ha provocado en la región de Saidia, tal vez el mayor crimen contra la población y el medio ambiente que la región haya sufrido desde la época colonial.