¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Japón: Cuando las confesiones forzadas llevan a la justicia por mal camino

By Flickr user ninja5d

De ninja5d, usuario de Flickr

El reciente caso Ashikaga (ing) relativo a un hombre absuelto luego de pasar 17 años encarcelado, acusado de asesinar a un niño debido a un test de ADN incorrecto, pone una vez mas a luz el problema de falsas confesiones usado por la policía japonesa. En el pasado los métodos usados por la policía japonesa han sido repetidamente criticados luego de conocer detalles informados por las víctimas sobre interrogatorios agotadores, largos periodos de detención preventiva  y otros abusos de poder que hasta han llevado al suicidio a las víctimas. A pesar de la amplia publicidad de estos problemas el sistema no ha cambiado.

De acuerdo al bloggero Ukon (jap) el problema reside en la importancia dada a la confesión, usada en muchos casos como prueba condenatoria, así como a que el sistema no admite objeción alguna a un ejercicio indebido de la autoridad.

En la sociedad japonesa la investigación basada en la confesión del sospechoso y pruebas que condenan al acusado sustentándose en confesiones y evidencias circunstanciales siguen existiendo. En estas pruebas la persona es aislada a propósito y le resulta difícil oponerse a las autoridades que usan tales tácticas. A fin de desarrollar una verdadera sociedad democrática es necesario revisar el sistema que condena, basándose sólo en confesiones de los sospechosos y evidencias circunstanciales, en lugar de establecer un entorno social donde es posible ejercer el derecho de objetar contra el abuso de poder por las autorides.

El concepto de presunción de inocencia hasta probar la culpabilidad no es corriente en Japón y conceder el beneficio de duda al sospechoso de un crimen es raro.

Tan pronto como una persona es arrestada es inmediatamente “retratada” como ‘sospechoso’ por los medios de comunicación local (yogisha 容疑者 en japonés), lo que sin duda influye en la opinión pública y hace difícil recuperar la confianza local incluso después de ser absuelto.

Hay muchos casos donde la víctima de falsas acusaciones o acusaciones equivocadas, es rechazada por su propia familia porque es considerada como una persona que ha manchado el apellido.

El bloggero akkii menciona (jap) la relación entre policia y medios de comunicación como la principal causa del problema.

¿Porqué ocurren estos casos de acusaciones falsas? Es por la cultura de exigir confesiones que está muy extendida entre fiscales y policías. Otro elemento es la información filtrada por los mismos fiscales y policías a los medios de comunicación.
La información filtrada se transforma en noticia, lo que repercute en la percepción de la gente sobre el [o los] sospechoso[s] del crimen o los acusados que serán automaticamente percibidos como culpables. En consecuencia, esto acaba afectando la investigación y el juicio mismo.

Recientemente han surgido otros casos donde confesiones falsas fueron usadas para condenar a los sospechosos.
La última (ing), en diciembre, donde la la Corte Superior de Hiroshima indultó a un japonés para quien la fiscalía había pedido la pena de muerte  por que su confesión fue considerada “no aceptable”. En diciembre otro caso, el caso Fukawa (jap) que data de 1967, fue reabierto porque las acusaciones se basaron sólo en la supuesta confesión de dos acusados y el testimonio de testigos oculares.

Un bloggero (jap) manifiesta su descontento en esta materia.

Sobre el caso Fukawa he oido que reabrirán el caso y que es probable que los dos sean declarados inocentes. Este será otro caso donde la confesión se transforma en problema puesto que las grabaciones del interrogatorio existen. Pienso que es el momento en que los fiscales y la policía actúen unidos, pero los medios de comunicación y los tribunales también tienen su responsabilidad.

Citando el artículo 38 de la Constitución japonesa el mismo bloguero pone de manifiesto como el principio de no basarse solamente en la confesión no existe en Japón aunque aparentemente es tomado en cuenta.

El Artículo XXXVIII. Ninguna persona será presionada para declarar contra sí misma.
2 Ninguna confesión será admitida si se hace mediante coacción, tortura o amenaza o luego de detención o detención prolongada.
3 Ninguna persona podrá ser condenada o castigada en caso de que las únicas pruebas contra ella sean su propia confesión.
En el caso que la confesión sea la única prueba vinculada a un acto criminal creo que es imposible declarar a alguien culpable, si la confesión es verdadera o no. [en el artículo recién citado] se menciona cualquier principio de dar demasiado énfasis a la confesión. ¿No todos han leído la Constitución?
¿Qué está pasando en este país?

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.