¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

Australia: Elección de cambio climático un paso más cerca

Incluso antes de la conferencia sobre cambio climático de Copenague, los partidos opositores australianos habían retirado su apoyo para un sistema de fijación de límites máximos e intercambio de los derechos de emisión y destituido a su líder Malcolm Turnbull. La semana pasada, Tony Abbott, el nuevo líder del partido liberal y escéptico sobre el calentamiento global, lanzó un plan alterno de emisiones de carbono.

Mientras tanto, el gobierno de Kevin Rudd ha vuelto a presentar su plan de intercambio de emisiones (ETS por sus siglas en inglés) a la Cámara de Representantes, a donde Turnbull entró para votar en contra de su propio partido. El año pasado el Senado bloqueó el ETS dos veces después que la oposición descartara un acuerdo negociado. Turnbull expuso que:

Esta legislación es la única política ofrecida que nos puede posibilitar creíblemente el cumplir con nuestro compromiso de una reducción de cinco por ciento de emisiones para 2020 y que también tiene la flexibilidad de posibilitarnos tener recortes mayores cuando estén garantizados.
Discurso en la Cámara sobre el Plan de Reducción de Contaminación de Carbono

En Club Troppo a Ken Parish le preocupa que Turnbull sea el único político que está contrarrestando de manera efectiva las posiciones escéptica y minimalista:

Tony Abbott, piensa que el calentamiento global hecho por el hombre es “basura”, y sin embargo promete gastar miles de millones del dinero de los contribuyentes para enfrentarlo, aun cuando su predecesor cataloga con toda razón la política del Monje Loco (Abbot en inglés significa abad. N. del T.) como “una receta para temeridad fiscal a gran escala” que aumentaría los impuestos y fracasaría en la reducción de emisiones.

… Solamente Turnbull se toma el trabajo de presentar un caso tomado en cuenta y analítico para el ETS, pero nadie escucha solamente porque es el hombre de ayer y ninguna política, ni principio, ni siquiera inteligente discusión tienen el menor interés para los reptiles de los medios políticos de Australia.
Guía de la persona perpleja para el calentamiento global

Piping Strike es un comentarista frecuente sobre la política de Oz con varios posts esta semana. Una preocupación clave es cómo el ETS se ha convertido en un “nuevo impuesto grande”, similar a la controversia del impuesto de bienes y servicios de los años 90:

Políticos de la coalíción hablando del precio del helado en los supermercados y ministros aprendiendo de memoria los precios de los bienes domésticos hacen que todo parezca como si estuviéramos en una repetición del debate del impuesto a los bienes y servicios.

… Como Abbott le recuerda a Rudd, después de Copenague las cosas han cambiado. Aunque reafirmó que ahora casi todos los gobiernos del mundo sienten la necesidad de hacer falsas alabanzas a la acción del cambio climático, coordinar que parezca casi como si fueran a hacer algo es otro tema.
Cómo el ETS se convirtió en el impuesto a los bienes y servicios

Leo Shanahan, funcionario en The Punch y tal vez uno de los reptiles de los medios a los que se dirige Parish, está más preocupado con los mensajeros que con el mensaje:

Rajendra Pachauri, jefe del panel de cambio climático de las Naciones Unidas (el IPCC), ha lanzado una novela que combina lecciones sobre cambio climático con líneas de una historia sexy.

… Luego de la visita de la semana pasada del Escéptico Oscuro Caballero Lord Mockton (que se parece y se le oye como una malvada mente maestra de una nueva película de Bond sobre el clima) no puedo evitar preguntarme si parte de la creciente confusión sobre el cambio climático tiene su raíz en excéntricos bichos raros a los que se nos ha dicho que hay que creer.
Con razón estamos confundidos sobre el cambio climático…

Mientras tanto, en el autoproclamado ‘blog libertario y de centro-derecha’ Catallaxy files, Samuel J no perdonó una:

En una de las mayores traiciones de la historia de Australia, Malcolm Turnbull abandonó hoy toda intención de apoyo del pequeño gobierno y del liberalismo arrojando su peso detrás del considerablemente corrupto Plan de Reducción de Contaminación de Carbono.

No le preocupa el costo político de un nuevo impuesto, en cambio alega por un impuesto del carbono:

… En teoría, un plan de intercambio de emisiones puede brindar un medio sólidamente basado en el mercado de poner un tope a las emisiones de carbono. Pero hay una condición necesaria para un plaan de intercambio a nivel mundial. Es claro que no hay tal plan. Y es claro que no hay posibilidad de algo así en la próxima década.

Bajo estas circunstancias, sería tonto que Australia implantara un ETS perfecto. Pero aprobar un plan de intercambio de emisiones de carbono corregido sería una locura. Sería considerablemente superior implantar un impuesto apropiado al carbono, que sería mucho más eficiente y menos propenso a la corrupción y a la búsqueda de arrendamiento.
Malcolm Bligh Turnbull – ¿El Don Quijote de Australia?

El veterano periodista político Mungo MacCallum no le evitó a Tony Abbott un poco de su sarcasmo en el diario en línea Crikey:

Llamar un ánticlímax a la largamente esperada política de Tony Abbott sobre el cambio climático es amontonarlo de elogios inmerecidos.

Ciertamente, llamarla política es sobrevalorar la realidad: está más cerca de algo que puedes encontrar garabateado en la parte de atrás de un posavasos de cerveza luego de una larga noche en trementina.

Siempre optimista, Mungo encuentra el lado bueno para el futuro debate público:

Aun así, hasta los más severos críticos de Abbott deben admitir que ya ha habido un útil producto derivado: Rudd ha empezado a hablar claramente acerca de su propio plan. Ahora, su ETS ha sido reducido de varias páginas de jerga y palabrería a un simple puñado: ponemos un tope a las emisiones; los contaminadores pagan; y las viviendas se ven compensadas por cualquier aumento en los precios. La política de Abbott no hace nada de lo anterior. Fin del cuento. En realidad, por supuesto, es bastante más complicado y menos ideal que eso, pero al menos ahora Rudd está haciendo que parezca más comprensible.
Abbott meticuloso con su suspensor, no tanto en el cambio climático

Como el calentamiento global, es probable que su debate no se enfríe por un tiempo. Ni siquiera es probable que las elecciones federales programadas para fines de año unan a las partes.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.