¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Cuba: Reacciones a la muerte en prisión de un activista en huelga de hambre en La Habana

El fallecimiento del primer prisionero político cubano por huelga de hambre desde 1972 provoca una combinación de falta de palabras e indignación en la web.

En una apropiada expresión de lo anterior, Orlando Luis Pardo de Boring Home Utopics [en] publica una serie de sólidas imágenes negras, una tras otra, en lugar de palabras. Yoani Sanchez publicó un video que hiciese de la madre del prisionero esperando fuera del hospital donde murió su hijo. En el video, Reina Luisa Tamayo dice que la muerte de su hijo fue un “asesinato premeditado”. Este es un sentimiento del que otros se han hecho eco. El titular de una entrada de El Tono De Voz ampliamente difundida en Twitter dice “Los hermanos Castro han vuelto a matar!!!!”.

Orlando Zapata Tamayo comenzó la huelga de 86 días el 3 de diciembre de 2009 luego que un guardia de la prisión en la provincia oriental de Holguin le golpease de forma tan brutal que el hematoma que le quedó en la cabeza tuvo que ser operado. Inicialmente, el director de esa prisión le había negado el acceso al agua por 18 días, ocasionándole una falla renal. Cuando fue transferido nuevamente, contrajo neumonía. Su última movilización fue a la prisión de máxima seguridad en La Habana, donde murió.

Along the Malecon [en] escribe: en 2003 “él se unió a los disidentes que iniciaban huelgas de hambre para presionar al gobierno socialista para que libere a los prisioneros. Pero luego, muchos de estos manifestantes terminaron también en la cárcel”.

El año siguiente, Zapata Tamayo fue sentenciado a 3 años de prisión por desacato, desorden público y desobediencia. Ya en prisión, su sentencia fue extendida a 36 años por “actos de desobediencia”.

Radio y Television Martí reporta que el antiguo prisionero de conciencia Jorge Luis García Pérez dijo que este evento “ha causado una enorme consternación en todo el país, no sólo entre los opositores sino entre los miembros de la población”.

Pareciese que algunos blogueros esperan que esto contribuya a que la profecía de García Pérez se haga realidad. Como lo escribe Uncommon Sense [en] “no es momento para lamentos sino para la acción, para seguir el ejemplo de Zapata y continuar la lucha contra quienes lo asesinaron y por la libertad cubana”. Un comentario en el Diario de Cuba dice:

“Atencion estamos convocando una marcha mundial para el 13 de marzo del 2010 en favor de la libertad de todos los presos politicos cubanos, asi como la condena por la muerte de Orlando Zapata Tamayo.”

Twitter muestra actualizacioneshas sobre la acción propuesta. La bloguera Yoani Sanchez también ha propuesto una (aparentemente virtual) cadena de oración para la mañana del funeral de Zapata Tamayo.

Por otro lado, Cuba Debate (que también está en Twitter), de inclinación oficialista, publica nuevamente una entrada de La Isla Desconocida:

Tienen razón al decir que fue un asesinato, pero los medios esconden al verdadero asesino: los grupúsculos cubanos y sus mentores trasnacionales. Zapata fue asesinado por la contrarrevolución.

La línea partidista pues, tiene también presencia en la web.

El reportero de CNN en Español Daniel Viotto indica que hay guardias alrededor de la casa de Tamayo, donde se realiza el velatorio. Los tweets de Sanchez señalan que se restringe la salida de sus casas a los disidentes; sus movimientos y los de otros parecen estar generalmente restringidos.

Dos otros prisioneros de conciencia, Ariel Sigler AmayaNormando Hernández González están también en prisión y su condición de salud es deplorable. Lo que esta situación augura para ellos, y para la sociedad civil de Cuba, está por determinarse.

2 Comentarios

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.