¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Costa Rica: Análisis de la relación del Estado con la Iglesia en medio de controversia

Photo by Radio Rover and used under a CC license.

Foto de Radio Rover y usada bajo una licencia CC.

La Iglesia Católica Romana ha estado en el ojo del huracán el último par de semanas a causa de las numerosas denuncias de pedofilia por parte de sacerdotes en todo el mundo. Este problema es especialmente relevante en Costa Rica por el hecho de que es un Estado confesional, en que el Estado reconoce al catolicismo como la religión oficial y su relación es cada vez más estrecha con la Iglesia. Los blogueros de Costa Rica parecen estar realmente preocupados por este problema, y las opiniones abundan en la Web sobre cómo esta controversia puede afectar el país cuyos ciudadanos son en mayoría católicos.

Lauren Latifa, en su blog Club Sodoma escribió:

Estoy sorprendida en cómo una noticia de este nivel como el de las olas de pedofilia dentro de la iglesia católica, puede llegar a pasar como algo leve y sin mayor discusión. ¿Pero los jerarcas católicos reconocen que se dan grandes errores dentro de la iglesia? Obviamente no lo reconocen, solo pretenden en muchas circunstancias silenciar estas acusaciones indemnizando a las víctimas, hasta trasladan a esos sacerdotes abusadores de iglesia en iglesia y siguen abusando de los niños, todo para no debilitar el poder “de la iglesia”.

Refiriéndose a la decepción generalizada, el autor del blog “Cultura, Cultura Política y Económica” escribió:

Los abusos sexuales a menores son de los actos delictivos más abominables que un adulto puede cometer. Y si estos delitos son cometidos por religiosos, de los que se espera un plus de honestidad, la decepción y el escándalo aún son superiores a los ojos de la sociedad.

La decepción también incluye la falta de castigo para estos sacerdotes, como el bloguero H3Dicho comentó:

Un cura que sea sospechoso de pedofilia debe ser removido inmediatamente de su cargo mientras se le investiga, y debe ponerse a la orden de las autoridades. El problema es que la iglesia siempre ha preferido mantener “investigaciones internas”, y para no poner mal el nombre de la “iglesia” no lo hacen público, por lo que sus delitos sexuales quedan impunes.

Cristian Cambronero, autor del blog Fusil de Chispas escribe que en Costa Rica hay todo tipo de delitos de esta naturaleza:

En Costa Rica no solo se han presentado este tipo de abusos, hay un cura condenado a prisión y supimos de un obispo que encubrió a un sacerdote prófugo de la justicia, acusado de violación. ¿Y el Obispo? Ahí sigue, en la Conferencia Episcopal, levantando el dedo acusador cada vez que puede, enfiestándose con estafadores, y dándole instrucciones a los diputados blandengues de cómo gobernar según “la moral y las buenas costumbres”.

A pesar de la impopularidad que la Iglesia católica está viviendo en el país, la presidenta electa Laura Chinchilla, quien asumirá el poder en mayo 8, se ha ido acercando más a la jerarquía de esta Iglesia, para fortalecer los lazos entre el Estado y la Iglesia. Esto ha provocado el descontento de muchas personas en el país. Cambronero también se quejó de esto, diciendo:

No pocos dijeron que fuimos exagerados el primer día de este mes cuando dijimos que Laura Chinchilla se estaba casando con los Obispos, tras una reunión de la surgió “una comisión” para coordinar “un mecanismo permanente de relación entre el próximo Gobierno y la Iglesia Católica”, según reseñó La Nación (…) Hoy el mismo periódico nos cuenta que los Obispos que apadrinaron a Chinchilla durante la campaña presidencial, incluso violentando la disposición constitucional, ahora impulsan un Corcordato: un acuerdo bilateral entre El Vaticano y el Estado, que otorga a la Iglesia Católica una serie de privilegios de los que no gozan otras iglesias.

El autor del blog ASOJOD parece muy desencantado con esta situación, y afirma:

En ASOJOD hemos repudiado, desde nuestros inicios, el contubernio entre la Iglesia (s) y el Estado, pues presupone una imposición sobre la libertad individual y, como en el caso de Costa Rica, otorga gollerías a una agrupación a costa de los costarricenses. Hoy día, nuestro dinero se usa para financiar a la Iglesia Católica, que mediante las Temporalidades de la Iglesia, cuenta con partidas del Presupuesto de la República bastante altas. Además, la Iglesia sigue determinando la orientación de algunas políticas públicas, específicamente las relacionadas con la educación sexual y la salud sexual-reproductiva, de forma tal que, mediante su influencia espiritual y política, pisotea la libertad de los individuos para decidir la forma en que desean vivir.

1 Comentario

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.