¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Tailandia establece censura de la prensa, decreta ley marcial, arresta webmasters y bloquea más de 10.000 sitios web

La estricta Ley de Seguridad Interna de Tailandia (ISA, por sus siglas en inglés) fue aprobada a último momento en 2007 por la legislatura nacional designada por un golpe militar. Su objetivo sería la continua insurgencia en las cinco provincias islámicas del sur de Tailandia, que en conjunto se denominan Pattani.

Sin embargo, la ISA sólo se encargó de manipular la opinión pública al crear un clima de temor en los tailandeses en general, poniéndolos en contra de las manifestaciones públicas. Principalmente, la ISA fue utilizada en oposición a las marchas pacíficas siete veces desde julio del 2009.

La más grande de éstas comenzó en marzo, con más de medio millón de manifestantes, muchos de las provincias rurales del noreste denominada Isan. Los Camisas Rojas (no deben confundirse con otros Rojos) surgieron después de que el primer ministro de Tailandia, el empresario multimillonario Thaksin Shinawatra, fuera destituido y exiliado por el golpe militar del 19 de setiembre de 2006. Sus políticas populistas como asistencia médica universal y educación gratuita para estudiantes de bachillerato, cubrieron gran parte de la corrupción durante su mandato pero lo convirtieron en un ícono para el campesino.

El movimiento Rojo original se enfocó en traerlo de vuelta. Es muy poco probable pensar que esto ocurrirá. A principio de este año, la Corte Suprema de Tailandia confiscó los millones ilícitos que él generó cuando fue primer ministro.

Desde que vergonzosamente se autoexiliara en lugar de afrontar cargos criminales, Thaksin, el multimillonario fugitivo, ha tomado varios pasaportes extranjeros y ha comenzado una guerra de información en contra del gobierno tailandés. Además, ha abonado al menos una parte de los gastos de las operaciones de los Camisas Rojas. Los mensajes a sus seguidores han sido bloqueados continuamente por el gobierno tailandés a través de televisión por satélite, enlaces de videos, sitios web y redes sociales. Las opiniones de Thaksin fueron acusadas por el gobierno de ser antimonárquicas y antirepublicanas, y sus ambiciones sospechosas.

La máquina de propaganda del gobierno ha orientado todo lo posible a inculcar miedo a través de todos los medios de comunicación públicos. Al contrario de lo que sea que diga el gobierno, la vida normal en Bangkok y la economía tailandesa casi no han sido afectadas, mucho menos se paralizará.

Sin embargo, los Camisas Rojas están creciendo en número y los nuevos rostros urbanos no se preocupan mucho por Thaksin. Los actuales objetivos declarados del movimiento de los Camisas Rojas son eliminar el designado gobierno de coalición compuesto por la antigua elite, denominado ammart, y tener inmediatamente elecciones libres. Claro que el multimillonario Thaksin era poco menos de ser un elite pero fue electo de manera unánime por voto popular. Nos guste o no, cuando haya elecciones, es probable que los antiguos amigotes de Thaksin ganen el poder por mayoría.

Además de alcanzar elecciones libres, otro de los objetivos de los Camisas Rojas es disolver el actual designado Parlamento ammart. La junta militar abolió la muy respetada Constitución pre Thaksin de 1997, conocida como la Constitución de la gente y protección de los derechos humanos y libertades civiles, a modo de protegerlos de la acusación.

Los militares designaron un comité provisorio, lo que resultó en la última Constitución del 2007 y fue aprobada estrictamente por referéndum general. La mayoría de los votos públicos positivos fueron simplemente por que sí para ponerle un final a la interminable discordia. Por lo que el tercer objetivo de los Camisas Rojas es dejar sin efecto la actual Constitución militar y regresar a la de 1997 pero con modificaciones al referéndum público. Preocupa que alguna de estas modificaciones pueda abrir el camino de regreso al poder a Thaksin.

Con este telón de fondo de los fluidos mítines de los Camisas Rojas, han ocurrido más de 11 bombardeos en Bangkok, utilizando en su mayoría granadas de mano M79 de tipo militar.

Los bombardeos ocurrieron en la Corte Suprema, en la Comisión Electoral, en el Consejo Privado del Rey, Prem Tinsulanonda, y el primer ministro, Abhisit Vejjajiva, en el Ministerio de Salud, en Aduana, en el Departamento de Carreteras, en las sedes centrales y sucursales del Bangkok Bank y del banco Thanachart. ¡Seguramente nos estamos olvidando algunos! Además, hubo ataques de cócteles Molotov aunque no es seguro si éstos fueron lanzados por los Camisas Rojas o fueron ataques de alguna “cuarta mano” con fines oscuros.

Justo antes del Decreto de Emergencia, dos estaciones de televisión de Bangkok, una militar y la otra gubernamental, fueron bombardeadas, dejando 11 heridos. En ningún caso hay suficientes pruebas de la participación de los Camisas Rojas y puede que hayan sido utilizados como actos de “cuarta mano” para justificar más represión del gobierno.

Tailandia utiliza 700 detectores de bomba británicos GT200 que recientemente fueron calificados como malos. Pero por supuesto ¡también pueden detectar “drogas”!

Mientras los Camisas Rojas entraban al Parlamento…
vo-thai-protesters-parliament-mcot-640x360

Los legisladores se retiraban de la misma manera que fueron nombrados–
out-the-back-door

¡Por atrás!
p90926140

Vice Primer Ministro Suthep Thaugsuban

El 23 de marzo el gobierno de Tailandia convocó nuevamente las disposiciones de la Ley de Seguridad Interna, dándole gran poder represivo al gobierno para contrarrestar las inmensas manifestaciones de los Camisas Rojas. El 7 de abril, después de semanas de protestas, el gobierno utilizó los poderes del Decreto de Emergencia para decretar ley marcial.

El gobierno tailandés se mostró indiferente a las demandas de los Camisas Rojas, por lo que atacaron silenciosamente el Parlamento, forzando a muchos legisladores humillados a retirarse bajando por escaleras en la parte trasera para ser evacuados en helicóptero. Aunque los Camisas Rojas capturaron armas de la policía del Parlamento y de las fuerzas de seguridad, las devolvieron públicamente a la policía.

Finalmente, los Camisas Rojas cayeron en el corazón de Bangkok, no en el Parlamento si no en el distrito del centro comercial, lo que forzó el cierre de grandes tiendas y complejos comerciales, dando un nuevo significado a “exclusivo”.

4499386842_6bfc79351f_o

El cartel dice “¡Devuélveme mi Siam Paragon!”, firmado por el “grupo de camisas costosas”.

No obstante, cuando los Camisas Rojas dejaron el canal, el gobierno lo había sacado de los medios para el sábado a la mañana. Claramente con traición y promesas rotas, el gobierno no intenta ganarse la confianza de los Camisas Rojas.

En cuanto al Parlamento, las armas y equipos capturados de la policía y tropas, fueron devueltos y contabilizados.

El tercer día de la ley marcial, el 9 de abril, el CRES del Vice Primer Ministro autorizó al Ministerio de TIC a bloquear más sitios web y Twitter si estuvieran incentivando a la discordia. (¡Hemos observado que el gobierno puede ser provocado fácilmente!). Se ha declarado que más de 9-10.000 sitios web han sido bloqueados (los reportes de prensa varían) desde los mítines de los Camisas Rojas en marzo y que le sigue una lista de más de 700. Obviamente, esta lista ha sido preparada de antemano para sacar ventaja a la no necesidad de dictaminar sentencias judiciales.

Hasta el momento, Libertad contra la Censura en Tailandia (FACT, por sus siglas en inglés) no ha sido bloqueada, como lo fuimos durante las manifestaciones de abril de 2009 de los Camisas Rojas. Sin embargo, estas nuevas figuras en el gobierno llevan un total de aproximadamente 65.000 sitios web bloqueados en Tailandia.

Los periodistas ciudadanos escriben las únicas noticias disponibles tal como suceden. Pero los bloggers apenas pueden seguir el acelerado juego de Tailandia. Su situación ha sido comparada muchas veces con la de Nepal, donde la realeza fue masacrada y la monarquía derrocada por maoístas. Hasta ahora no somos Kirgistán ni hay muertos que contar. Esperemos que continúe así hasta que el gobierno tailandés se retire con dignidad.

Actualización de la medianoche del sábado— Las tropas intervinieron justo antes del anochecer para despejar la zona del centro comercial y carreteras cercanas al Parlamento, utilizando sobre todo balas de goma y gas lacrimógeno. Aún así, se confirmaron hasta el momento 11 Camisas Rojas muertos (incluyendo un fotógrafo de Reuters de Japón que estaba trabajando), por lo que hubo algunos disparos de bala. Se anotan unos cientos de personas heridas.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.