Camboya: Campaña contra el uso de minifaldas

Cerca de 100 personas incluyendo docentes y alumnos participaron en un mítin el sábado 28 de marzo con la finalidad de que las mujeres y alumnas dejen de usar minifaldas. Si el plan original de marchar en las calles de Phnom Penh hubiese sido aprobado por el municipio local, la campaña hubiese tenido más participantes.  Aún así, el organizador de la campaña Seang Bunheang, Director de la Asociación de Docentes Jemeres considera que el evento fue un éxito porque hizo un llamado de emergencia al Ministerio de Educación, instituciones académicas, profesoras, alumnas y madres de éstas para que desistan de usar faldas cortas. Este llamado busca preservar la cultura Jemer y disuadir a las estudiantes de adoptar la moda occidental:

“Tuve la idea de organizar la campaña porque quise mejorar la cultura Jemer (y a la vez preservarla) que tenemos desde hace muchos años. Algunas mujeres Jemer cambiaron sus costumbres adoptando las de otras culturas y hacen cosas como usar minifaldas o ropa provocativa en escuelas y lugares públicos. Tales acciones pueden destruir nuestra cultura” es lo que dice Seang Bunheang en el Phom Penh Post.

Sabiendo que este evento podría considerarse como una represión a la mujer, el organizador alegó varias veces que se trata de la preservación de la cultura Jemer:

No prohibo (a las mujeres) el uso de las minifaldas, pero quiero cuidar y mejorar nuestra cultura Jemer, “Tenemos que cuidarnos para que los demás paises no nos miren mal”.

Al parecer, la campaña fue bien recibida por las autoridades ministeriales, la Asociación de profesores independientes de Camboya y por algunos estudiantes. Por ejemplo: se cuenta con el apoyo de Pov Sam An, subdirector de la Oficina del Sistema de Educación Informal del Ministerio quien está de acuerdo en que las estudiantes no deberían usar minifaldas. También hizo alusión a la ya establecida obligación de usar faldas largas.

“Todas las estudiantes deben usar las faldas debajo de las rodillas en las escuelas, y es bueno que la campaña de la asociación de profesores recuerde a la población esta norma, no puedo aceptar que algunas estudiantes de escuelas privadas o estatales usen faldas cortas en los centros educativos” dijo Pov Sam An.

Incluso la secretaria de Estado del Ministerio de la Mujer, San Arun, también mostró su apoyo con la campaña y virtió una opinión similar sobre la necesidad de preservar la cultura Jemer. Se informa que Arun declaró lo siguiente: “La tendencia de usar minifaldas es un mal intento de copiar otras culturas”. Ella considera que esta acción podría destruir la cultura Jemer si no se previene de inmediato. Interesantemente, la secretaria también vincula las minifaldas con la perversión de los violadores:

Usar minifaldas y ropa sexy es una de las razones por las que existen las violaciones ya que cuando los hombres ven piel femenina descubierta sienten el deseo de tener sexo.

Esta declaración tan controversial ha acaparado la atención de un destacado blogero, Kounila Keo quien publicó en su Facebook el siguiente controversial comentario. Aquí aparece la publicación:

Es como decirle a las mujeres del medio oriente que transitan fuera de las calles que les está permitido, que están buscando ser violadas. Creo que la secretaria está perpetuando una actitud cultural negativa entre géneros. Lo siento, pero las mujeres y sus minifaldas no son el problema… creo que los líderes en Camboya son parte del problema. Si quieren cambiar positivamente la actitud del pueblo, necesitan proveer una forma de debate sobre estos asuntos de género y no condenar a quienes tienen total libertad sobre su cuerpo.

Sim Socheata comparte la misma idea y envía una carta al editor de Phnom Penh Post, “No culpen a las mujeres por la falta de autocontrol en los hombres”:

Somos testigos de que las mujeres y las jóvenes son culpadas de ser violadas o sexualmente acosadas por el tipo de lugares en donde transitar, el tipo de ropa que deciden usar y el tamaño de dicha ropa. En lugar de pedirle a las mujeres que dejen de usar minifaldas, la asociación de profesores de Jemer puede marchar contra los criminales violadores de mujeres y jóvenes, hombres culpables de violencia doméstica, y profesores acosadores sexuales de alumnas”.

Aunque la mayoría de comentaristas en el Facebook de Kounila creen que las minifaldas no son el problema, Chanroeun Pa quien también tomó lugar en el debate escribió sobre el vínculo entre integración cultural y seguridad de la mujer:

No concuerdo completamente con la secretaria del ministerio, y no apoyo realmente que las niñas usen minifaldas para ir a la escuela. Es obvio que usar ese tipo de prendas corresponde al estilo de vida occidental. Es más, no hay nada malo en usar minifaldas para la escuela. Para las niñas es un arte el buen vestir, pero usar faldas inapropiadamente cortas y usarlas en lugares inapropiados es capaz de ponerlas en grave peligro. Como consecuencia, se requiere tener en cuenta las diferencias culturales entre los valores camboyanos y los occidentales. Tenemos que aceptar que la nueva cultura surge de la interacción con otras culturas y a veces puede ser desconcertante. Metafóricamente: el terreno a veces es un beneficio para que la semilla crezca bien. Nosotros no debemos ignorar que la sociedad camboyana es sensible en cuanto al tabú del sexo. Existe un dicho sobre la elección de cultura, “Puedes ajustar el sombrero a tu cabeza o ajustar tu cabeza al sombrero”.

Por otro lado, otro bloger, Mean Lux se opone a la campaña contra las minifaldas y advierte:

Para los protestantes en contra de las minifaldas, seguro lo próximo en su lista de prohibiciones está el Facebook con el fin de preservar la tradición Jemer.

Tal como se esperaba, esta campaña ha acaparado la atención de todos. El escritor socio-activista Chhay Soph aún sostiene el debate  en el Open Institute, y escribe: “Apreciando las prendas escasas“. El escritor entrevistó a varias jóvenes al azar en la capital y en otras dos provincias para averiguar qué opinan sobre la mencionada campaña. Aunque varias respondieron que la prohibición de minifaldas es viable en instituciones académicas, piensan que esta medida no debe aplicarse en lugares públicos. Notablemente, la noción de que usar minifaldas propicia las violaciones fue una sorpresa para las encuestadas:

¿Acaso no habrían violaciones si no existiese la ropa provocativa? ¿Acaso los hombres no pensarían en sexo si las muchachas no usarán minifaldas? Las jóvenes exigen que los adultos acepten la evolución de la realidad social y que dejen de culparlas por sus actos”.

Sophal recalca que las encuestadas también reflexionan sobre los derechos básicos y la libertad de los individuos garantizados por la Constitución y las convenciones internacionales de derechos humanos. En otro plano, las encuestadas prefieren que el gobierno mejore las leyes y se ocupen seriamente de la seguridad social en vez de atender asuntos de minifaldas:

Para mantener la dignidad del estado, deben haber medidas para prevenir el tráfico y abuso de mujeres, drogadicción y turismo sexual; y es aún más importante el respeto a los derechos de la mujer con el fin de alcanzar la equidad de géneros. Además, debe haber suficientes servicios sociales e infraestructura para todos, lo mismo para incrementar la tasa de empleos y desarrollo sostenible en zonas rurales y urbanas donde existe corrupción sistemática o debe asegurarse transparencia sin descuidar la justicia para todos.

A pesar de las diversas opiniones que trajo consigo la campaña, ésta va dirigida obviamente a las jóvenes y no a los violadores. Anteriormente el estado intentó imponer a las jóvenes un toque de queda- el cual fue justificado alegando que brindaría seguridad a las mujeres para no ser atacadas en clubes nocturnos u otras áreas de entretenimiento. Los grupos llegaron a la conclusión que es mejor reforzar las normas y restricciones en las discotecas.

4 comentarios

  • las minifaldas NO provocan a los hombres, todo esta en la mente de los hombres,el pecado NO esta en las minifaldas sino en la mente de los hombres mañosos., las mujeres NO tienen la culpa que algunos hombres sean pervertidos es injusto echarles la culpa de eso.,nuestro señor jesucristo dijo cualquiera que mira a una mujer para codiciarla ya adultero con ella en su corazon(lee la biblia) el pecado esta en nuestra mente y NO en las mujeres., solo los verdaderos hombres sabemos respetar alas mujeres., todas las mujeres merecen respeto sin importar como se vistan o como sean.,para preguntas y comentarios escribame: poncejulio2001@mixmail.com

  • Comentario muy preciso. Gracias Julio, saludos.

  • Las minifaldas si provocan a los hombres y es precisamente eso lo que buscan las muchachas, provocar, llamar la atencion. Claro que ellas no buscan provocar una violacion, solo buscan miradas, admiracion, etc. Si es muy cierto que ese no es motivo para que los hombres falten el respeto y mucho menos violen a nadie. Segun yo lo veo, nadie debiera prohibir las minifaldas, debe ser el derecho de cada cual a vestirse como quiera. Ahora yo a mis hijas, en especial muy jovenes no les aconsejaria usar minifaldas, y si es cierto que provocan y con razon o no, pueden buscarse un problema.

  • Me encantan las minifaldas y creo que hacen muy mal en prohibirlas, el como vestirse es algo muy personal.

Únete a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.