¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Paraguay: A 19 años del asesinato del periodista Santiago Leguizamón

Paraguay celebró el Día del Periodista el 26 de abril, que anualmente conmemora cuando, en 1845, se publicó en el país el primer periódico: “El Paraguayo Independiente”. Sin embargo, la fecha adquiere especial importancia para los periodistas paraguayos pues, el 26 de abril de 1991, uno de sus colegas fue víctima de disparos que le causaron la muerte, en la ciudad de Pedro Juan Caballero.

El periodista Santiago Leguizamón iba camino a un almuerzo con sus colegas periodistas para celebrar su día, cuando fue abatido por sicarios en el pueblo que colinda con la frontera brasileña. Algunos especulan que Leguizamón se convirtió en un blanco por su constante crítica a la corrupción y el tráfico de drogas en el área.

Andrés Colmán, periodista paraguayo, escribió un extenso artículo en su blog Ñangapiry News sobre su estadía en Pedro Juan Caballero donde pudo conocer a Leguizamón en 1986. Para él era evidente que Leguizamón vivía bajo presión constante al estar en medio de una región tan tensa donde los criminales estaban al mando. Colmán señala: “Conocía a la mafia, sí. Pero desde el otro lado de las barricadas de combate, que había comenzado a edificar con sus palabras aceradas, defendiendo a golpes de claridad el nebuloso sueño de la democracia. Y añade:

En principio se burlaba de las amenazas de muerte y los avisos que le hacían llegar los mafiosos. Aquella mañana, horas antes de su muerte, le dijo a Humberto Rubín: “Prefiero la muerte física a la muerte ética”. Llevaba un revólver en la guantera, más para tranquilizar a sus amigos que como verdadera medida de precaución.

(…)

La ultima vez que lo vi fue dos meses antes de su muerte, cuando pasó por la redacción del diario a dejarme los últimos ejemplares de su revista. Me contó que un conocido industrial yerbatero de Pedro Juan le había dicho: “Cuidate, porque te van a matar”.

Recuerdo que en esa ocasión le pregunté algo que ya varias veces le habíamos cuestionado con otros colegas: si valía la pena ese estilo de “periodismo kamikaze” que él ejercía con tanta audacia en esa región donde no hay policías ni jueces que te puedan proteger. Recuerdo que hubo un largo silencio, antes de que me respondiera con otra pregunta: “¿Y te parece que hay otra manera…?”.

Su muerte tuvo eco en todo el país. El bloguero y periodista Arturo Zarratea Herreros del blog Vida de Perros tenía 11 años cuando supo del asesinato de Leguizamón y recuerda la marcha de silencio que se llevó a cabo en las calles de la capital.

Caminamos por el microcentro de Asunción con velas encendidas y algunos cantaban consignas contra el gobierno que en ese momento estaba en poder del Gral. Andrés Rodríguez. Nadie podía creer que tan impunemente se asesinara a un periodista en ese lejano paraje denominado Pedro Juan Caballero.

El pedido de todo un país en ese momento era “Justicia”, basta de impunidad a las mafias, encuentren a los asesinos del hombre de prensa, demuestren que llegó la democracia…

Han pasado 19 años desde entonces. En medio de ellos me hice periodista y descubrí que las marchas, la indignación, las velas y los llantos… no traen justicia.

Ahora, 19 años después, los periodistas se toman un momento para conmemorar a su colega caído y reflexionar sobre su significado para la profesión periodística de Paraguay en la actualidad. Para la fecha, el asesinato de Leguizamón está aún sin resolver. Cáceres Encina reflexiona:

El 26 de abril no es simplemente un día para recordar la labor del periodista. Es para enfatizar que desde antaños en nuestro país se luchó por la libertad de expresión. (…) Que la muerte de Santiago Leguizamón sea un mensaje a los corruptos y mafiosos de que la prensa nunca callará.

1 Comentario

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.