¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Paraguay: Estado de excepción para combatir al grupo guerrillero EPP

Las tropas militares y la policía se han desplegado al norte de Paraguay luego que un grupo terrorista sembrase el miedo con una serie de secuestros y asesinatos en la región. El Congreso dió poderes al presidente Fernando Lugo [en] para que declarase una emergencia de 30 días en cinco departamentos luego de los asesinatos de un policía y tres trabajadores de una hacienda perpetrados por supuestos integrantes del llamado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP). El estado de excepción y la contra-ofensiva son considerados como una de las acciones más drásticas para detener al EPP.

Recientemente, el grupo mantuvo secuestrado por dos meses a Fidel Zavala, un ganadero adinerado que fue liberado luego del pago del rescate.

Guardia de seguridad privado en Pedro Juan Caballero. Foto de Eliel FJ, que se usa bajo la licencia de Creative Commons.

El EPP ha estado activo en gobiernos anteriores; uno de sus crímenes más notorios fue el secuestro en 2004 de Cecilia Cubas [en] de 32 años, hija del ex-presidente Raul Cubas, quien fue encontrada muerta en 2005.  

El bloguero Boz escribe [en] sobre la necesidad de que se una la región suramericana y apoye a Lugo en su lucha contra el grupo terrorista, pues Lugo también se enfrenta con la oposición de varios sectores del gobierno y de ciudadanos en general:  

El presidente es sensible a la crítica de que no ha hecho lo suficiente para acabar con la violencia o de que puede estar relacionado con radicales en el país (…)

La región parece estar en calma dados los eventos recientes. La lucha contra el EPP pareciera ser el tipo de asunto que sería bueno que discutiera la UNASUR o la CDAA (o la OEA). Pienso que la región se uniría para apoyar a Lugo y para fortalecer su gobierno contra la violencia por una parte y la crítica política por la otra.

Sin embargo, se hace evidente que los miembros del gobierno no se están uniendo para apoyar a Lugo. El vicepresidente Federico Franco pone en duda si Lugo está haciendo lo suficiente para capturar a los integrantes del EPP y se pregunta si el estado de excepción fue sólo una farsa para demostrar a la gente que sí está tratando de hacer algo en contra del EPP.

La intención real de Lugo al declarar el estado de excepción ha sido cuestionada hasta por el vicepresidente Federico Franco, quien afirma que realmente no se quiere capturar al EPP.

Las afirmaciones de Franco produjeron muchas críticas, dentro de las cuales podemos contar la del bloguero paraguayo Jose Angel Lopez Barrios quien publica en su blog lo siguiente:

Bien harían los señores de la política en acompañar el gobierno de Lugo hasta que termine su mandato, las divisiones en tiempo de crisis solo nos debilitan doblemente y le prestan un flaco favor a la población…..

Mientras tanto el EPP a desatado en el norte de nuestro país una vorágine de “ajustes de cuentas” en el que ya empezaron a destacarse senadores y diputados, los mencionados parecen ser ahora el blanco de los sicarios del narcotrafico.

Por ahora parece que el gobierno esta abocado ardorosamente a desarticular el EPP y espero que tenga éxito, porque otro resultado nos traería mas sufrimiento y delito por mucho tiempo.

Antes de convertirse en presidente, Lugo fue sacerdote y obispo en áreas rurales de Paraguay, donde se descubrió que un antiguo monaguillo de la parroquia fue uno de los secuestradores de Zavala. Algunos tratan de relacionarlos y quieren que Lugo aclare si existe alguna conexión o relación. Al respecto, el periodista y bloguero Benjamín Fernández Bogado escribe:

Es además el tiempo de la sinceridad del presidente de la república con el país; él debe decirnos no solo que no tiene nada que ver con estos grupos, que si lo fuera, no solo sería escandaloso, sino razón para desalojarlo del poder inmediatamente; además debe explicarnos cuánto conocía a estos dirigentes de sus tiempos obispales y cuánto coincidió con sus métodos. Mientras no lo haga, ni militares y menos aun los desmoralizados y quebrados policías harán nada ni en 30 ni 60 días.

No se ha detenido ningún sospechoso a una semana de declararse el estado de excepción.

1 Comentario

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.