¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Palestina: “Le tengo miedo al mar”

En reacción al ataque de la Flotilla Gaza Libertad el 31 de mayo, desde Gaza la blogger Kawther Abu Hani ha escrito un poético post desde la perspectiva de un niño, titulado Sweets Don't Drown (Los dulces no se ahogan).

En su blog Notes of the Night, Kawther escribe:

De verdad le tengo miedo al mar
Una vez a [la familia de] Huda Ghalia la mataron en la playa, y otra vez a nuestro vecino pescador le dispararon y su brazo fue amputado y se lo comieron los peces…
Oh Madre…
Esta vez tengo más miedo y ansiedad por el mar
Y me he vuelto cauteloso con el agua
Le tengo miedo hasta al agua del caño
Ayer le dieron a mi cometa de papel que planeaba en el cielo del mar
En la mañana asesinaron a la Flotilla Libertad
El campo anunció que la ayuda tenía retraso

Oh Dios
Los jóvenes creen en las excusas más simples
Pero no creo que los dulces a bordo de la flotilla se libraron de ahogarse, aun si no se hundieron sino que fueron confiscados y tal vez expropriados para niños israelíes…
¿Por qué tienen los niños israelíes más suerte que nosotros?

Children on Gaza shore

Niños en la costa de Gaza (foto de Emad Badwan http://emadbadwan.wordpress.com/ )

Oh…
Esa colona que eleva la cabeza y sus ojos a nuestro campo…  Parece más fea que el monstruo de la historia de mi abuela. Creo que los dulces fueron con éllos –qué lástima… El sabor hubiera sido dulce en mi boca, y la amargura del bloqueo en mi garganta se hubiera derretido… Mis amigos y yo estamos planeando juntar los dulces que navegaban hacia nosotros, y hacer una casita con ellos para vengarnos por nuestras carpas. Madre, ¿piensas que nos devolverán los dulces? Nuestra profesora nos dijo que las madres israelíes no se dignan dar sus hijos dulces contaminados; me sorprendió eso, y salté de mi asiento para preguntarle, “¿Los dulces que venían en la flotilla están contaminados?” La profesora no me contestó y siguió explicando la clase de probabilidad…
Mi amigo nos dijo que los dulces estaban realmente contaminados, que estaban contaminados por balas y gas lacrimógeno; se calló un momento y digo alegremente, “Pero la sangre los purifica”. Nuestra amiga Amal vomitó cuando le escuchó decir eso; no pudo resistir la idea de un dulce mojado con la sangre de adultos. Pero ya estaba contento y tranquilo sobre los dulces… Dulces que tienen el sabor de la sangre y el mar y liberan países.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.