Marruecos: Donde algunas personas son más iguales que otras

Todos los marroquíes son iguales, pero algunos marroquíes son más iguales que otros, escribe el blogger marroquí Jamal Elabiad.

Llega a esta conclusión luego de un caso de corrupción que presuntamente incluye a un funcionario de alto rango del gabinete y al arresto de su hijo.

Esto es lo que escribe el blogger sobre el incidente:

En corto, el escándalo estalló cuando un policia arrestó la semana anterior al hijo de Khalid Naciri por asaltar y apuñalar a un conductor delante del edificio del Parlamento en Rabat. Poco después de enterarse del arresto de su hijo, el Ministro de Comunicaciones se presentó en la escena. “¿Vas a dejar ir al muchacho o debería de hacer mi trabajo?” es la amenaza que, según testigos presenciales, usó el ministro para forzar al policía soltar a su hijo. Como resultado, el policía no tuvo más opción que liberar al hijo de Naciri con la desaprobación de los ciudadanos que vieron el incidente. Para más detalles, ver el video.

El enlace al video, que ya ha sido visto más de 24,000 veces, muestra una conmoción, muchas personas gritando “democracia” y muchos comentarios furiosos:

Uno de los comentarios dice:

Esto lo está cometiendo alguien de un partido que reclama desarrollo y socialismo y se jacta de su adhesión a los principios de humanidad y de ser de noble carácter en todas las oportunidades que tienen. Incluso abre su boca para darnos lecciones de derechos humanos y democracia y nos da sermones sobre cómo criar niños. Hubiera sido mejor que disfrutaran de esos rasgos y nos ahorraras tu aparición en televisión, donde le mientes al pueblo marroquí, repitiendo como un loro tu falso y malicioso lema: “Somos un estado de justicia y derecho”. ¿De qué justicia, ley, desarrollo y socialismo están hablando?

Otro comentario dice:

Sugiero que los que se preocupan por el bienestar de este estado levanten un altar en el lugar de este incidente, donde pongan flores y enciendan velas en memoria de la democracia porque la persona que cometió esta enorme transgresión es un portavoz del gobierno marroquí.

Regresamos a Elabiad, que comparte sus pensamientos sobre el incidente en una serie de agudas observaciones:

Lo que el Ministro de Comunicaciones ha hecho muestra más allá de dudas que todos los marroquíes son iguales, pero algunos marroquíes son más iguales que otros.

Lo que el Ministro de Comunicaciones ha hecho significa que los marroquíes cuyos familiares son ministros o altos funcionarios están por encima de la ley.

Lo que el Ministro de Comunicaciones ha hecho es una clara señal del hecho de que algo está podrido en el reino de Marruecos.

Continúa:

Lo que el Ministro de Comunicaciones ha hecho da otro golpe a la imagen de Marruecos en el extranjero.

Lo que el Ministro de Comunicaciones ha hecho significa que los que aprueban leyes todavía son los primeros en romperlas. El Ministro de Comunicaciones es un ejemplo.

Lo que el Ministro de Comunicaciones ha hecho es la clase de noticia que algunos periódicos argelinos y españoles están buscando.

Lo que el Ministro de Comunicaciones ha hecho significa que está entre aquellos cuyos intereses y privilegios estarán en peligro si la monarquía del norte de África se convierte en un lugar de democracia, libertad de expresión, derechos humanos e igualdad ante la ley.

Agrega:

Lo que el Ministro de Comunicaciones ha hecho es lo que Amnistía Internacional y Transparencia Internacional se ocupan de escribir en sus informes sobre abusos de derechos humanos y corrupción en muchos países alrededor del mundo, incluido Marruecos.

Lo que el Ministro de Comunicaciones ha hecho muestra que los ministros marroquíes les arrojan piedras a otros aunque sus casas están hechas de vidrio. Piensen en las duras críticas de Khalid Naciri a los informes de Transparencia Internacional.

Lo que el Ministro de Comunicaciones ha hecho ha hecho es un ejemplo de lo que pasa tras puertas cerradas.

Lo que el Ministro de Comunicaciones ha hecho muestra que los abusos contra los derechos humanos están entre las trivialidades para las que Khalid Naciri no puede desperdiciar su tiempo.

Lo que el Ministro de Comunicaciones ha hecho es lo que hizo que la mayoría de marroquíes perdieran la fe en las elecciones.

Lo que el Ministro de Comunicaciones ha hecho significa que los camaradas en Marruecos cambian de chaqueta poco después de convertirse en VIP.

Lo que el Ministro de Comunicaciones ha hecho está entre los medios que emplean algunas redes terroristas para sembrar las semillas del terrorismo.

Como conclusión, Elabiad escribe:

Por último, lo que el Ministro de Comunicaciones ha hecho demuestra más allá de duda que el Marruecos de hoy no es diferente del Marruecos de ayer. En otras palabras, las reformas en Marruecos son solamente un barniz. ¡Debajo, está el mismo viejo Marruecos!

En Istablogs, Mohammed Taha anota:

En su defensa, el ministro dijo que actuó como cualquier padre que estuviera tratando de proteger a su hijo. Si fue solamente un padre tratando de proteger a su hijo, entonces entenderíamos. Pero el señor Naciri no es solamente un padre, representa al gobierno marroquí, así que debería de ser justo, debería de ser el padre de todos los marroquíes, debería de ser un ejemplo, debería de ser un hombre honesto y asegurarse de que a su hijo se le aplique la ley de la misma manera que se aplica con el resto de los ciudadanos marroquíes. Usar su cargo como ministro para amenazar a un policía cuestiona su credibilidad como un ministro honesto. ¿Cómo podemos confiar en él ahora?

Taha agrega:

Si quiere ser solamente un padre, debería de quedarse en casa y enseñarle a su hijo cómo respetar a lo demás o más bien enseñarle cómo apuñalar a otros sin que te atrape la policía PERO si quiere ser ministro entonces el ministro y su hijo deberían de aprender a respetar la ley.

Por último pero no menos importante, Maghrebi, en Maghreb Blog, observa:

Este es el último de una larga serie de hechos similares que muestran cómo tratan los funcionarios marroquíes a las fuerzas  de la ley en el reino. En lugar de ser modelos a seguir para todos los marroquíes por respetar la ley, el mensaje del señor Naciri es fuerte y claro: hay dos grupos de leyes en el país, uno para los que detentan cualquier forma de autoridad estatal, que abusa de su poder con impunidad. Otro grupo de leyes se implementa debidamente cuando de oprimidos marroquíes se trata

Y en Facebook, más de 3,700 personas se han unido a un grupo en protesta en contra de la intervención del ministro en el incidente de su hijo. El grupo se llama Khalid Naciri Go Home (Khalid Naciri, vete a tu casa).

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.