Puerto Rico: Momento decisivo a 50 días de la huelga estudiantil

Los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico (UPR), que es estatal, han sostenido una huelga que el viernes 11 entró a su día 50. En este decisivo día, la Comisión Nacional de Negociación de los alumnos tiene otra ronda de negociaciones con la administración de la UPR. Los estudiantes han transmitido su segundo mensaje al país a través del sitio web UPR es un País, donde explican sus propuestas:


Mensaje de los estudiantes al país tras 50 días de huelga.

Diez de los 11 campus de la UPR -en donde aproximadamente hay 62,000 alumnos matriculados- han estado paralizados en protesta en contra de los masivos recortes presupuestales y la eliminación de las dispensas del pago de cuotas que afectarían injustamente a los estudiantes de bajos recursos  con becas federales y estudiantes talentosos (académicos, deportivos y artísticos). Los estudiantes han estado viviendo dentro del campus principal de la UPR en Río Piedras -con 22,000 alumnos inscritos- que se ha convertido en el centro de las manifestaciones, actuaciones artísticas, agricultura urbana y talleres académicos. (Por favor, vea la página de cobertura especial de Global Voices)

Estudiantes en Río Piedras. Foto de Ricardo Alcaraz de Diálogo. Re-publicado con licencia Creative Commons.

Estudiantes recaudan fondos para tres organizaciones sin fines de lucro. Foto de Ricardo Alcaraz de Diálogo. Re-publicado con licencia de Creative Commons.

Ha habido algunos enfrentamientos violentos con las fuerzas especiales de la policía en el Hotel Sheraton [in], los campus de Río Piedras y Aguadilla, y afuera de la administración central de la UPR. Estudiantes y padres han sido golpeados y arrestados. El gobernador Luis Fortuño, a favor de la gestión del estado, ha impuesto un “mediador” para que intervenga en el conflicto, el ministro episcopaliano David Álvarez, que fue rechazado por los estudiantes. La huelga estudiantil ha catalizado un movimiento nacional de la sociedad civil que lo ha apoyado a lo largo de estos 50 días. Los estudiantes también han estado usando creativamente los medios en línea y radio en Internet para hablar en su favor (por favor, ver la recopilación de Global Voices de los recursos de medios ciudadanos en línea).

Foto de Ricardo Alcaraz de Diálogo. Vuelta a publicar con licencia de Creative Commons.

Foto de Ricardo Alcaraz de Diálogo. Re-publicada con licencia de Creative Commons

La Comisión Nacional de Negociación de los estudiantes ha estado negociando con la administración de la UPR. Han hecho importantes avances: la Junta de Administración de la UPR cambió el idioma del Certificado 98 respecto de la dispensa de cuotas para que los estudiantes no sean penalizados. Dos temas fundamentales siguen en la mesa: la eliminación de la reciente propuesta de la UPR de imponer una cuota especial de $1,100 por semestre además de los costos de matrícula, y la garantía de que la administración no tomará acciones disciplinarias en contra de los estudiantes que han participado en la huelga.

Mientras tanto, hay un interesante y apasionado debate en línea. Carlos Pabón, historiador y profesor de la UPR, cuestiona la utilidad estratégica de seguir con la huelga y de cerrar el campus:

Lo que viene en término de políticas hacia la Universidad es mucho más que lo está en juego en los reclamos de la huelga. Los estudiantes en huelga deberían consolidar y certificar lo que han logrado hasta ahora (que son algunas de sus demandas principales), proclamar un triunfo y levantar la huelga, dando paso a que se abra la Universidad. De lo contrario, se corren el riesgo de quedar entrampados en la estrategia del gobierno, que es quién apuesta al cierre de la Universidad y en este escenario lo que nos espera será nefasto (ya ayer se anunciaron algunas medidas de recortes presupuestarios y reducciones salariales que tendrán efectos drásticos sobre los distintos componentes de la Universidad). Cada día que pasa este escenario se hace más probable, pues el tiempo y el cierre favorecen al gobierno y a la alta administración universitaria.

En la sección de comentarios del post de Pabón en La Acera [es e in], Iván Chaar-López estudiante graduado de Historia, activista y blogger alega que los estudiantes han descubierto el proyecto de la administración e insta a los profesores a que hagan propuestas:

Si bien puede ser cierto que la huelga viabiliza el proyecto destructivo de la administración universitaria y el gobierno, también es cierto que la huelga ha desenmascarado el programa. En ese sentido, la huelga ha viabilizado la articulación de resistencias en cada sector comunitario de la Universidad. Los profesores no se habían expresado ni habían producido documento alguno sobre la anti-democracia y la implosión del proyecto universitario hasta que los estudiantes rompimos con el ritmo monótono del curso lectivo. Desde esta perspectiva, la huelga ha abierto camino para reflexionar y pensar la Universidad desde otras coordenadas.

Imagen del artista brasileño Carlos Latuff. Latuff autoriza que sus dibujos se vuelvan a publicar.

Mariana Iriarte, estudiante de Derecho, activista y blogger cuestiona la efectividad de prolongar la huelga y propone que se formulen nuevas estrategias para fortalecer el movimiento estudiantil:

Las negociaciones finalmente comenzaron, sin embargo, nunca parecen haber estado destinadas a la reapertura de la Universidad. Por un lado, la administración se sienta con el Comité Negociador mientras que por el otro desarrolla campañas publicitarias, anuncia la imposición de una cuota especial ridículamente alta y empiezan a llover en el Capitolio proyectos de ley destinados a enmendar la ley de la Universidad. Ante este escenario, es preciso que empecemos a reflexionar en qué momento comenzamos a permitir que fuera la administración quien dictara cómo y cuándo íbamos a desarrollar nuestra huelga. Que nos preguntemos si la dilación de los procesos no está, maliciosamente, destinada a mantenernos en una huelga que parece no tener fin. Que pensemos si no estamos dando vueltas como el perro que intenta, infructuosamente, de morderse la cola.

Érika Fontánez, profesora de Derecho de la UPR y blogger también ha intervenido en el debate:

Lo cierto es que la gesta de más de 50 días de los y las estudiantes del sistema universitario ha visibilizado estos temas, los ha traído al debate público, los ha presentado al país. Cierto que habría que decir que el debate público ha recogido esto en un nivel todavía muy insuficiente en cuanto a los términos estructurales que se requiere, pero ciertamente, como mínimo, es claro que este proceso huelgario ha permitido, al menos, rasgar de las paredes de la indiferencia, poner en escena el tema universitario y el riesgo en que se encuentra la posibilidad de la Universidad pública, de excelencia y accesible. Para comenzar, como mínimo, nos ha hecho ver las caras, incluso, a sectores universitarios que dentro de la ‘normalidad’ universitaria de la UPR (no de otra Universidad posible), difícilmente coincidimos. Ese ‘saldo’ tendremos que seguir analizándolo por mucho tiempo, en la contingencia de su día a día, dentro del proceso y tiempo después de éste.

2 Comentarios

  • […] This post was mentioned on Twitter by firuzeh, Silvia Viñas. Silvia Viñas said: Global Voices en Español » Puerto Rico: Momento decisivo a 50 días de la huelga estudiantil http://bit.ly/diMquJ […]

  • Roberto De León

    Esta huelga ha sido una imposición de una minoría. Los líderes estudiantiles que favorecen la huelga le han negado validez al proceso de referéndum que muchos han pedido, y en el caso de Aguadilla, donde se votó finalmente por acabar la huelga, vinieron estudiantes de otros recintos para asegurarse de que no pudieran reabrirse los portones. Solo aceptan asambleas; por cierto, que en la asamblea de abril en Río Piedras se presentó primero un voto por paro indefinido y fue derrotado; el voto fue presentado de nuevo, cuando se había ido bastante gente y entonces fue aprobado, pero solo si no había progreso en pláticas con la administración de Río Piedras. De momento solo se aprobó un paro de 48 horas. El día que empezó el paro, varios estudiantes agredieron a guardias de Río Piedras con palos ensartados de clavos y tornillos, así como con rociadores de pimienta; como la rectora ordenó cerrar el Recinto, los líderes tomaron esto como excusa para realizar su tan deseado paro indefinido: es decir, una huelga.

Únete a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.