¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Colombia: Controversia por solicitud de indemnización de la ex secuestrada por las FARC Íngrid Betancourt

La mañana del viernes 9 de julio Caracol Radio dio la primicia: la ex candidata presidencial y ciudadana colombo-francesa Íngrid Betancourt —rescatada hace dos años (durante la denominada Operación Jaque) luego de haber sido secuestrada por las FARC en 2002— y su familia (su madre Yolanda Pulecio y sus hijos Lorenzo y Mélanie) estaban exigiendo una indemnización de 12.500 millones de pesos colombianos (US$6.690.000 / €5.280.000) por sus 6 años de cautiverio (procedimiento legal conocido como conciliación, que si no resulta satisfactorio para las partes conduciría a una demanda contra el estado). Para Betancourt el Estado colombiano falló en darle la protección adecuada para que pudiera viajar a la zona donde finalmente sería plagiada.

Íngrid Betancourt en Pisa, Italia, en septiembre de 2008.

Íngrid Betancourt en Pisa, Italia, en septiembre de 2008. Foto del usuario de Flickr fabiogis50 (Fabio Gismondi), usada con licencia Creative Commons.

La noticia fue recibida con indignación y algo de escepticismo. Funcionarios del gobierno de Andrés Pastrana afirmaron que le advirtieron de los riesgos que la entonces candidata presidencial corría al viajar a la zona de distensión que las FARC recibieron en 1999 para comenzar un fallido proceso de paz que concluyó a comienzos de 2002. Al final, el DAS (agencia de inteligencia colombiana) revelaría un documento firmado por el coordinador de seguridad de Betancourt, en el que le recomendaban no entrar a la zona.

La tuitosfera colombiana reaccionó con rapidez a la noticia: la mayoría de los usuarios atacaron [Ing] a Betancourt y algunos se burlaron de ella acuñando términos como “ingrititud” (Íngrid + ingratitud) o “Ingreed” (Íngrid + la palabra inglesa ‘greed’, codicia). Unos pocos, no obstante, opinaron que su demanda era justa. A continuación una muestra de las reacciones en Twitter:

@IvanLecter

Una cosa es señalar el oportunismo y otra empezar a destilar odio. #colombianidadpura

@anameretriz

Si fuera otro de los secuestrados “no importantes” sí demandaría al Estado por liberarme sólo cuando les conviene y no cuando han podido.

@Oyerista

Si IngridB tuviera Twitter, ya habría demandado a la ballena

@monicaeche

Entiendo q digan q Ingrid es oportunista, pero no q demanda x cualquier cosa. Supongo q a uds les pasa cosas más terribles q un secuestro.

@jsromerol

A mi Ingrid me parece frívola, manipuladora y utilitarista. Pero Colombiano que dejen pudrir en la selva tiene derecho a q lo indemnicen.

@simonwilchesc

Ingrid se ha vuelto tan detestable y oportunista, que ahora depronto sí logra ser presidenta de Colombia.

@MaisAngel (1, 2)

Para mí Ingrid Betanc[o]ur[t] no es una ingrata. El Estado no le hizo un favor rescatándola, era una obligación hacerlo. Otra cosa es que ella sea oportunista e interesada. Pero el Estado no rescata gente por querida o antipática, es una obligación.

@Tuiteretera

Me cuentan que los de las FARC están ofendidos con Ingrititud,les parece el colmo que ellos la secuestren y sea ella quien cobre el rescate

@stultaviro

¿Qué es aquello tan valioso que hace #IngridBetancourt que pretende cobrarnos 6.5 millones de pesos por cada día que pasó secuestrada?

@Filipogs

¿suicidio político lo de Íngrid? comentario más risible, para que aquí un político muera políticamente también debe morir clínicamente.

@AMAV

Porque si algo saben hacer los Betancourt y los Pulecio es vivir del Estado… Francés, colombiano, qué más da. Detalles menores.

@Ciudadanita

Si la desigualdad, la corrupcion, las mafias -armadas y economicas- causaran un 50% d indignacion q lo de Ingrid #TampocoMeSimpatizaIngrid

El domingo por la noche, Caracol TVCaracol Radio transmitieron en simultánea una entrevista exclusiva con Betancourt, en la que afirma que en realidad no quería demandar al Estado colombiano, sino darles legitimidad a las víctimas del terrorismo que buscan ser indemnizadas por el gobierno. Añadió que la alta y “absurda” suma de dinero que pidió era “simbólica”. (Coincidentemente, Caracol TV distribuye una miniserie hispano-colombiana acerca de la Operación Jaque que se transmitirá en el transcurso de este año).

El asunto también se discutió en algunos blogs. Catalina Velasco defiende la solicitud de reparación de Betancourt y se muestra sorprendida de lo mucho que la odian en Colombia:

En primer lugar, parece que acudir a la justicia no es una práctica que veamos con buenos ojos. Altos funcionarios del gobierno se han pronunciado con indignación rechazando la intención de Madame Betancur. Y de igual manera los medios de comunicación, varios columnistas y muchos colombianos han criticado su actuación. Y creo que estamos equivocados porque en este país afortunadamente todos los ciudadanos tenemos derecho a pedirle a los jueces (o a la Procuraduría en busca de conciliación como es el caso) las pretensiones que consideremos ajustadas a la ley. De manera especial las víctimas de la guerra para quienes la reparación directa es un derecho.

Velasco concluye su entrada diciendo que, luego de ver la entrevista televisada, “[su] impresión es que [Betancourt] quiere volver al ruedo político y está pidiendo pista en la Unidad Nacional”.

El periodista Ricardo Galán critica tanto a Betancourt como a su entrevistador, el veterano de la radio Darío Arizmendi:

No creo una palabra de lo que dijo Ingrid en su entrevista con Dario Arismendi en simultánea nacional y espacio Triple A en Caracol Radio y TV. No le puedo creer porque faltaron preguntas importantes y fue evidente el interés de Ingrid por desviar la entrevista hacia lo que pasó el día de su secuestro y no por hacer claridad sobre los detalles de su reclamación.

Mientras tanto, Bárbara Morales escribe y pregunta con suspicacia:

No nos llamemos a engaños. Ingrid no juega a ganarse la simpatía de nadie, incluso parece estarse poniendo en un sitio muy difícil ante la opinión pública. ¿Descubriremos qué hay detrás o solo nos encontraremos con otro velo?

El martes por la mañana, el abogado de Betancourt anunció que la ex candidata presidencial retirará su solicitud de conciliación. Aun así, el tema podría tener consecuencias inesperadas después de la polémica que ocasionó, como lo refleja @carloscuentero:

Me preocupa que el episodio de Íngrid cause un ‘linchamiento’ generalizado hacia las víctimas que reclaman atención del Estado.

1 Comentario

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.