¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Pakistán: Derramamiento de sangre en Lahore y el estado de negación

Data Darbar – santuario shufi en Lahore. Imagen del usuario de Flickr Ikhaninc, CC BY-NC-SA

Pakistán enfrentó un episodio más de terror cuando uno de sus más reverenciados santuarios en Lahore, popularmente conocido como Data Darbar fue atacado. Según informes de los medios el santuario fue atacado el jueves 1 de julio por dos hombres bombas suicidas que pudieron entrar a hurtadillas y hacerse estallar a pesar de las disposiciones de seguridad. Esto provocó enormes pérdidas, con una cifra de muertos que llegó a 45 y con 150 heridos.

Inmediatamente después del ataque, la blogósfera paquistaní se llenó de posts repletos de horror y rabia. La mayoría de ellos culparon por el grave fallo de seguridad directamente al gobierno provincial, cuya postura oficial sigue lejos de admitir que los talibán son los verdaderos enemigos. En mi blog escribí:

La peor parte de todo este episodio es la ingenua negación en que parece seguir viviendo el gobierno de Punjab. Sideeq-al-Farooq, el portavoz de la Liga Musulmana Paquistaní (PML N, por sus siglas en inglés), definió abiertamente la postura del gobierno provincial en un programa de entrevistas en Samaa TV: que para ellos, los talibán son buenas personas que exitosamente establecieron un gobierno glorioso en Afganistán. No fue más allá de eso. Nada de lo que se dijo en el programa lo haría admitir que los talibán son ahora los terroristas que matan a personas inocentes y que ahora son una amenaza para la seguridad nacional.

Ahsan escribió en su blog Five Rupees:

“Es este punto el que, por lo menos para mí, es causa de la mayor angustia y rabia. Si escogieras a una persona al azar en la calle de cualquier lugar en Lahore, o incluso Pakistán, y le pidieras que nombrara cinco lugares para un potencial ataque terrorista en Lahore, Data Darbar hubiera estado en la lista de todos. Además, dado que los recientes fallos de seguridad en Lahore –desde los ataques a la mezquita de Ahmadía del mes pasado a los ataques del Mercado de la Luna a otros varios– se podría pensar que el santuario estaría fuertemente protegido, sobre todo dado que dos dias antes, el Ministerio del Interior había informado a la inteligencia del gobierno de Punjab de un ataque inminente. Pero podrías equivocarte”.

El ataque también ha desengañado a los que creían que los talibán se mantendrían lejos de los santuarios y otros lugares sagrados. Claramente, a los militantes, todo lo que sea diferente a su propia versión del Islam es un blanco factible. Acá es importante notar que los talibán pertenecen a una facción más bien puritana del Islam, los deobandi, para quienes acudir al santuario es un acto de ‘shirk’ (rendir culto a otro que no es Dios). De otro lado, los barelvis, son una facción que cree en ir al santuario y muchas otras prácticas más bien poco ortodoxas. Los últimos tienen una larga historia de existencia pacífica, y se han negado, en todo momento, a recurrir a la lucha armada.

Dr. Mubarak Ali, conocido historiador paquistaní, cita en un artículo de la BBC en urdu que los deobandis, la facción a la que pertenece el talibán, ha estado apoyada activamente por Arabia Saudita. La traducción dice:

“Los barelvis no recibían ningún apoyo del exterior. De otro lado, los deobandis y los que pertenecen a la facción Ahl-e-Hadees tienen apoyo saudita. Sus madrazas estaban bien financiadas y eran frecuentadas por los eruditos de Ahl-e-Hadees. Y debido a esto, los deobandis emergieron mucho más poderosos, política y financieramente”.

Muchos otros paquistaníes también están señalando a los petrodólares por el virtualmente infinito financiamiento que parecen estar poniendo en los bolsillos del talibán. En un comentario bastante molesto, el estado de Ale Natiq en Facebook dice, “es momento que todos los musulmanes en general y los paquistaníes en especial se rebelen contra el islamofascismo exportado por el Reino de Arabia Saudita. los barelvis, los ahmedías, los shia, los sufi, los cristianos – ¿a quién le toca ahora?”

También cita una cantidad de artículos de investigación que concluyen que el dinero saudita, que se escurre por las madrazas de los deoband en Pakistán, ha contribuido activamente a promover una versión del Islam mucho más radical y violenta.

Mientras que la mayoría de los blogs han expresado su angustia por el ataque, muchos de ellos han exigido al gobierno de Punjab que salga inmediatamente de su ingenuo estado de negación y acepte que el talibán es una realidad, y una amarga realidad para tal caso. Sin embargo, hasta ahora, el gobierno provincial sigue indeciso sobre asumir o no la causa de eliminar al terrorista, evidentemente por el temor de perder una parte de su banco de votos.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.