¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Chile: Controversia por propuesta de Indulto de Iglesia Católica

En el marco de las celebraciones por el Bicentenario de la República, la iglesia católica chilena ha hecho una anunciada propuesta respecto de la necesidad de indultar a ciertos condenados por delitos por razones humanitarias. En palabras del obispo Goic:

Nuestra petición no anula ni contradice el imperio de la Ley y la Justicia, sino que lo supone y lo exige. Es decir, velando por el imperio de la justicia -nada más injusto que la impunidad- y salvaguardando el pleno imperio de los derechos humanos en materia de crímenes de lesa humanidad, creemos que se pueden dar pasos de clemencia, actuando en el marco del estado de Derecho, del ordenamiento constitucional y de los tratados internacionales vigentes

Dicha propuesta -anunciada en el medio de la polémica por las denuncias de abusos sexuales por parte del sacerdote Karadima en Santiago- fue enviada al presidente Piñera para su análisis y eventual respuesta positiva, ha suscitado una gran controversia desde todo el espectro político. En particular, por la posibilidad que este indulto incluya a condenados por violaciones a los derechos humanos durante la dictadura.

El indulto es una institución legal de vieja data en Chile. En palabras del profesor Marcelo Brunet:

(…) el indulto presidencial es un resabio absolutista propia de las monarquías soberanas, una institución propensa a la arbitrariedad y los abusos de poder, que no se justifica en el siglo XXI.

En general, la propuesta ha tenido aceptación sólo en ciertos sectores de los partidos políticos de la coalición de gobierno.

La Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos, se opuso de manera frontal al acuerdo. En palabras de Mireya García, vice-presidenta de la organización

“La propuesta de la Iglesia no descarta sino que incluye, a pesar de que está señalado en forma bastante diplomática, pero cuando se habla de que hay que tener clemencia en crímenes en contra de la humanidad lo que se está diciendo es que los violadores de Derechos Humanos también son susceptibles de ser beneficiados con un indulto. Es una propuesta que claramente a nosotros nos provoca gran desazón”.

La blogósfera chilena, durante esta semana, ha mostrado una serie de artículos interesantes respecto del tema. Rodrigo Mora, en el Blog de la República reflexiona oponiéndose a la propuesta de la iglesia sosteniendo que

Sería inconveniente que Piñera sucumbiera a tamaño error de prudencia. El opinante y llanero solitario de los derechos humanos en la derecha podría cometer el peor de todos los errores: la vuelta de los fantasmas y la exhumación de varios cadáveres que ya parecían enterrados y que no estaban ni siquiera desaparecidos.

Por su parte, Héctor Salazar, abogado de Derechos Humanos reflexiona sobre la falta de relación entre las celebraciones del bicentenario del país con perdón a quienes han delinquido.

Es indudable que un indulto general, decretado por ley, importa un sacrificio importante de justicia, y ello, dentro de un cuadro de impunidad creciente, mas que pacificar, crispa la convivencia social, obteniéndose así lo contrario de lo que sea dice desear: paz y tranquilidad.

El blogger Julio Suárez, por su parte, oponiéndose a la propuesta de la Iglesia, ha sostenido que

En Chile, los autores de delitos de lesa humanidad no han sido todos detenidos y procesados y encarcelados. Y muchos que sí lo han sido, recibieron penas leves. ¿Y ahora, indultarlos? El argumento es que son viejos. Sí, son asesinos que se pusieron viejos, no son “viejitos buenos”. ¿Se imaginan, con este argumento del “viejito enfermo”, estar hoy soltando a Paul Shäefer, por indulto?

Quienes sí han estado a favor de dichas medidas son las asociaciones de militares en retiro, quienes en declaración conjunta sostuvieron que

Expresamos asimismo, nuestra esperanza en que el actual Presidente de Chile, ajeno a indebidas como ofensivas presiones de quienes, interesadamente, insisten en perpetuar la odiosidad y división entre los chilenos, adopte la más sabia y justa resolución en esta trascendente materia que afecta el alma nacional, primando en él su condición del estadista que nuestro país requiere para enfrentar unitariamente su tercera centuria

El día Domingo, el Presidente de la República Sebastián Piñera anunció su decisión respecto de la propuesta, señalando que

no es conveniente ni prudente, en los actuales tiempos y circunstancias, promover una nueva ley de indulto general.

No obstante ello, anunció que utilizará la facultad presidencial del indulto de manera “muy prudente y muy restrictiva” por razones humanitarias, dejando de lado a los condenados por delitos graves, entre los cuales incluyó a los de lesa humanidad, terrorismo, narcotráfico, violaciones, homicidios y abusos contra menores. El anuncio presidencial ha sido apoyado de manera transversal por los partidos políticos chilenos. Carlos Moffat, en el Blog de la República, reflexiona al respecto que

Para una coalición que lleva muchos años haciendo de la  seguridad ciudadana y de la puerta giratoria un tema de campaña política, un indulto general parecería una contradicción fundamental. Y para esa misma coalición, que debe – a pesar de mucho de sus miembros – demostrarle al país un compromiso más que retórico con la inviolabilidad de los derechos humanos, un indulto a los militares hubiera tenido un costo político significativo, sin ventajas aparentes.

La imagen de este post es del usuario adri021 de flickr y se reproduce bajo una licencia CC.

3 Comentarios

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.