¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Haití: Diciéndole “no” a Monsanto

Monsanto ha sido una empresa controvertida desde hace algunos años, principalmente porque es un principal productor de semillas modificadas genéticamente (se informa que vende hasta el 90% de las semillas procesadas genéticamente en Estados Unidos) y tiene la reputación de emplear métodos cuestionables (incluidos poderosos grupos de presión política, inflexibles litigios y contratos de licencia que, supuestamente, están perjuidicando a pequeños granjeros) para asegurarse de mantener su liderazgo.

Ingreso en Haití. Con una ya débil economía tambaleándose por los efectos del terremoto del 12 de enero, el país ha estado luchando para resignarse a aceptar su nueva realidad. Obviamente, un suministro confiable de alimentos es una gran preocupación y Monsanto ha estado tratando de entrar por las rendijas, a través de “una donación de semillas convencionales de maíz y verduras a los granjeros en Haití, para ayudar a aumentar la producción de alimientos y la recuperación a largo plazo por el terremoto”. El sitio web de la empresa reconoce la consiguiente protesta, y la descarta de esta manera:

Un pequeño grupo, utilizando medios en línea, protestó. Al comienzo, alegaron que Monsanto estaba donando semilla modificada genéticamente. Después se retractaron y atacaron la donación de semillas híbridas. Después alegaron que era algún esfuerzo para ingresar por lo bajo semillas modificadas genéticamente en el país.

Imaginativo, si. Exacto, no.

Nuestra donación de semillas híbridas a Haití se trata de granjeros, gente y comida.

Los granjeros de Haití necesitan semillas de buena calidad, porque cuanto mejor sea la semilla, es mejor la oportunidad de tener más comida de la misma tierra.

El pueblo de Haití necesita comida — comida de mejor calidad, más comida y comida más nutritiva.

El sitio también publica otros artículos explicando cómo funcionaría el manejo y distribución de semillas en Haití. Pero se ha hecho poco por mitigar las preocupaciones de los pesimistas por Monsanto -o de los granjeros haitianos, para tal caso- que, a comienzos de junio, llevaron a cabo una protesta en contra de la “donación” y quemaron más de 400 toneladas de maíz híbirido y semillas vegetales de Monsanto. Los haitianos son tan receptivos hacia estas semillas híbirdas que están inundando su industria agrícola local como lo son a más réplicas, refieríendose a ellos sin rodeos como “un nuevo terremoto”.

La Via Campesina (sitio web de una confederación mundial de granjeros) informa:

Según Chavannes Jean-Baptiste, líder del Movimiento Campesino de Papaye (MPP, por sus siglas en inglés) y portavoz del Movimiento Campesino Nacional del Congreso de Papaye (MPNKP, por sus siglas en inglés), la entrada a Haití de las semillas de Monsanto es ‘un ataque muy fuerte a la pequeña agricultura, a los granjeros, a la biodiversidad, a las semillas creolé… y a lo que queda de nuestro medio ambiente en Haití’.

Aunque Monsanto es conocido por estar entre los más grandes abastecedores de semillas modificadas genéticamente, el portavoz de la corporación ha enfatizado que esta donación en particular es de semillas híbridas convencionales, a diferencia de las semillas modificadas genéticamente. Aun así, para muchos campesinos haitianos esta distinción es de poco consuelo.

‘La base de la soberanía alimentaria de Haití es la capacidad de los campesinos de guardar semillas de una temporada de cultivo a la siguiente. Los cultivos híbridos que Monsanto está introduciendo no producen semillas que se puedan guardar para la siguiente temporada, por tanto, los campesinos que las usan se verían de alguna manera obligados a comprar más semillas en cada temporada’, explica Bazelais Jean-Baptiste, un agrónomo de MPP que actualmente dirige el proyecto ‘Semillas para Haití’ en la ciudad de Nueva York.

‘Además, esas semillas requieren costosas aportaciones de fertilizantes y pesticidas sintéticos que los granjeros de Haití simplemente no pueden costear. Esto crea un devastador nivel de dependencia y es una completa separación de la realidad de los campesinos de Haití. Los campesinos haitianos ya han adaptado localmente las semillas que han sido perfeccionadas durante generaciones. Lo que necesitamos es apoyar a los campesinos para que tengan acceso a las semillas tradicionales que ya están disponibles’.

Pareciera que los cibernautas estuvieran diciendo abrumadoramente que la donación de Monsanto a Haití podría venir con condiciones, con este post que afirma categóricamente:

La preocupación de los movimientos sociales haitianos no se trata solamente de los peligros de los químicos y la posiblidad de importaciones futuras de organismos genéticamente modificados. Alegan que el futuro de Haití depende de la producción local con comida local para consumo local, en lo que se llama soberanía alimenticia. Dicen que la llegada de Monsanto a Haití es una amenzada adicional a esto.

Más o menos a la hora de la planeada manifestación en contra de Monsanto, Twitter estaba alborotado – @RAMHaiti estaba especialmente ruidoso:

Gran día: ¡¡la organización de campesinos de Haití se manifiesta hoy contra Monsanto!!

Movimiento Campesino Papay organiza manifestación contra Monsanto hoy en Hinche

Monsanto, lo que he escuchado; semillas modificadas genéticamente, pesticidas tóxicos, patentes y demandas vienen con semillas, aumentos de precios @sbois76.

La organización haitiana de campesinos está alzando hoy su voz en contra de Monsanto. El gobierno haitiano está trabajando con Monsanto

Busquen a Monsanto en Google. Parece que desarrollan dependencias, luego suben los precios e inician demandas, pesticidas tóxicos, etc @Saramouche

Estoy escuchando que hay 10 mil personas en la manifestación de Haití en contra de Monsanto

Otro usuario de Twitter, @HaitiRewired, publicó un enlace que redirigía a los tuitteros a “una conversación realmente interesante e informada acerca de semillas híbridas en Haití”.

Los bloggers también daban su opinión. Elsie, una mujer haitiana que vive en París, comentaba en su blog:

En los días siguientes al terremoto, todas las estrellas fueron para allá [a Haití] con su chequecito, un milloncito acá, dos por allá, la historia de tener una conciencia limpia y de hacerse una  super promoción a los ojos del mundo. Luego, algunos días después, nada más, todo el mundo se olvidó de los habitantes. Aparte tal vez de la multinacional Monsanto, que acaba de ofrecer 476 toneladas de semillas a los agricultores haitianos. ¿Un gesto solidario y gratuito? Viendo el pasado de la empresa, lo dudamos…

Va un poco más allá en este post, donde cuelga un video y llama “regalo mortal” a la oferta de Monsanto. Luego de la manifestación, felicita a los granjeros haitianos por su determinación y aplaude a todos los que los apoyaron [fr]. Mientras tanto, The Haitian Blogger publica un volante informativo con la donación de Monsanto en un post titulado “La épica lucha de los granjeros haitianos por sobrevivir”.

Ezili Danto, blogger que vive en el extranjero, lo pone muy simplemente:

La colonización de comida y semillas de Haití no es ayuda por el terremoto.

@RAMHaiti repita esta posición, y dice en un reciente tweet:

¿Los granjeros haitianos estaban en la mesa cuando alguien decidió cambiar la economía haitiana? ¿Están en la mesa ahora?

La discusión siguen en Facebook.

1 Comentario

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.