¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Rusia: La blogósfera ayuda a un hombre a luchar contra la administración local

Estación de servicio de la familia Beyev

Esta historia lo tiene todo para un éxito de taquilla nada convencional: un héroe solitario que se enfrenta a docenas de chicos malos armados, fuerzas policiales corruptas, empresas de seguridad privada, sicarios y… miles de bloggers luchando contra el sistema.

“‘Ya no aguanto’ es como se puede describir mi actitud durante la semana pasada” Anatoly Beyev escribió en su blog [RUS] el 1 de agosto. “No creí que podría estar en esa desesperación, me desanimé… por lo menos tuve fuerzas suficientes para escribir este post”.

Beyev describió cómo su familia -particularmente su padre- había estado luchando los últimos seis años para defender una estación de servicios, un rentable negocio familiar construido de la nada, de un grupo de hombres armados con altos contactos en la administración local. Beyev narra meticulosamente todo lo que pasó desde 2004 y poco a poco uno va dándose cuenta de cómo seis años de infructuosos esfuerzos para defender un negocio familiar en el distrito federal de Rostov pueden llevar a la desesperación:

Desde 2004, un grupo de bandidos decidió llevarse todo. Al comienzo, actuaban simplemente: llegaban en sus autos y amenazaban con armas en las manos. Exigían que se les entregara [una estación de servicio – GV] y nos fuéramos. Pero mi padres defendieron intrépidamente nuestra propiedad.

A las 3 de la mañana, llegaron [las personas que amenazaron al padre – GV] a las estaciones de servicio con pistolas y en autos sin placas. Mi padre llamó inmediatamente a la policía y se enfrentó con los intrusos con un rifle de cacería. Estaban solamente mi padre y mi tío contra una docena de bandidos. Se las arreglaron para mantener a los criminales hasta que llegó la policía.

Pero la policía local decidió acusar al padre por atacar “pobres turistas” que “estaban pasando y decidieron nadar en un río cercano”. Beyev escribe:

En este caso nadie preguntó por qué los “turistas” estaban fuertemente armados, por qué sus autos no tenían placas, por qué cruzaron el territorio que estaba cercado y vigilado, el territorio con el cartel de “Propiedad privada”. El fiscal del distrito de Dubrovsky ordenó que buscaran nuestra casa y la de mi tío.

La historia siguió con llamadas telefónicas repetidas con amenazas en contra de la familia de Beyev, intentos de entrar en su departamento y, en el punto culminante, un intento de homicidio contra el padre de Beyev que lo mandó el hospital durante dos meses. Resultó que la gente que trató de matar al padre había sido contratada por alguien con el único propósito de eliminar al hombre. La policía local ignoró resueltamente todos los esfuerzos para juzgar a los supuestos sicarios.

En 2006, desconocidos entraron al almacén propiedad de la familia Beyev ubicado cerca de la estación de servicio y robaron la mayor parte de las cosas, incluidos una máquina para soldar, remolque de autos y repuestos para tractor. Los ladrones trajeron incluso varios autos para transportar los artículos robados.

La policía no hizo nada hasta que el padre de Beyev encontró el lugar donde estaban los artículos robados y averiguó quién era el dueño. Incluso los policía le pidieron al padre que pagara sus gastos de transporte para que pudieran ir a arrestar a los hombres responsables del robo. Beyev describe el resultado de los arrestos:

Cuando le llevaron el sospechoso al investigador, el cinismo y la burla fueron increíbles. El investigador le preguntó, “Robaste?” “No, no robé”, respondió el sospechoso. “¿Ve?, él no robó”, le dijo el investigador a mi padre e inmediatamente dejó libre al sospechoso. El padre casi se cae de la silla de la incredulidad. Luego de que el padre presentara una denuncia en contra de este investigador y lo acusara de corrupción, el Departamento Regional de Asuntos Internos de Dubrovskoye reaccionó de inmediato. Iniciaron un caso penal en contra de mi padre por contratar inmigrantes ilegales. Era un tema molesto en todo el país en esos tiempos. El caso quedó luego suspendidio por falta de evidencia.

La historia sigue con incontables intentos de la familia de Beyev de encontrar justicia. Perdieron batallas legales a nivel local. La familia ganba apelaciones a nivel regional, pero eso no ayudaba a su situación. Jueces, policías, investigadores y alguaciles corruptos, se aseguraron al final de entregar la estación de servicio a los bandidos. El territorio circundante, también de propiedad de la familia de Beyev, fue ocupado repentinamente por la misma gente sin ninguna razón y con la total comprensión de poder hacer lo que quisieran.

Beyev concluye su post con un llamado de auxilio:

Escribí este post con la esperanza de su ayuda. Gente, ¡ayúdennos! Ya no puedo guardarme todo y pretender y hacer ver que estoy lleno de felicidad.

Junto con este pedido de ayuda, Beyev también publicó copias escaneadas de todos los documentos relacionados con este caso [RUS] y fotos de la estación de servicio en cuestión [RUS].

Es simbólico cómo una persona promedio de una región rusa decide usar la blogósfera como la última línea de defensa en contra de la injusticia. Beyev no pensó en contactar a los medios antes de publicar en línea su pedido de ayuda. Ni pensó en escribir al presidente ruso Dmitry Medvedev. Como el caso muestra,  LiveJournal.com, una popular plataforma de blogueo en Rusia, lento pero seguro, se ha convertido en la primera herramienta y plataforma que viene a la mente donde los ciudadanos expresan su frustración con la admnistración local y piden ayuda.

Conscientes del poder que la blogósfera rusa adquiere gradualmente, muchos bloggers ayudan promocionando estos informes de injusticias y los enlazan o los vuelven a publicar completos en sus blogs. Del otro lado, el gobierno ruso, más vulnerable y carente del abrumador apoyo de la población del que gozaba antes de la actual crisis económica, está más atento a historias de ciudadanos comunes y corrientes y trata de responderles, reconociendo así el poder de las plataformas de medios en línea. El caso de Beyev es un ejemplo perfecto.

Los bloggers rusos supieron de la historia de Beyev y reaccionaron. En el término de días, dejaron miles de comentarios en el blog de Beyev, con diferentes recomendaciones para resolver la situación (incluidas ofertas para “pegarles” a los malhechores). Casi 600 bloggers volvieron a publicar el pedido de ayuda de Beyev. Debido a esto, los tableros más populares de bogs rusos incluyeron el post y lo mantuvieron durante varios días, con lo que aumentó la visibilidad de la historia.

Finalmente, los medios rusos intervinieron y empezaron a promover el caso todavía más y entrevistaron a Beyev. Siguiendo el consejor de amigos bloggers, Beyev también describió su situación en varios conocidos sitios web, incluidos el sitio web del Primer Ministro ruso Vladimir Putin (en la sección “Carta al Primer Minstro”) [RUS], el sitio web del Presidente ruso [RUS], el blog del Presidente ruso Dmitry Medvedev [RUS], etc.

Finalmente, dándose cuenta del poder de los medios en línea, Beyev informó alegremente:

Unos amigos me dieron una computadora portátil y ahora trabajamos desde dos computadoras diferentes de día y de noche. No he dormido desde las 2 de la mañana. Espero poder dormir esta noche al menos tres horas. Información, información e información. ¡Cómo subestimé la blogósfera! Culpable… Muchas gracias, amigos-bloggers, por convencerme [de usar la blogósfera para promocionar el caso-GV], me convencieron.

Y su otro comentario sobre el poder de volver a publicar:

Muchos siguen preguntando qué clase de ayuda necesito. Repito, la mayor ayuda es difundir la información. Pido amablemente que publiquen los enlaces a donde crean que sea necesario. No tengo cien manos para seguir las recomendaciones de “volver a publicar allá”. Agradecería si pudieran escribir y publicar los enlaces a donde crean que sea necesario.

La historia todavía no termina. Pero, como escribió Beyev, el gobernador del distrito supo de la historia y decidió tenerla bajo su supervisión personal. Hasta llamó al fiscal regional y le ordenó que resolviera el caso.

“Ahora, como creo, el gobernador quiere ayudar”, escribió Beyev, “veremos”.

1 Comentario

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.