¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Francia: Discriminación contra el pueblo romaní, catalogados como “ladrones”

Donde los romaníes (gitanos) de jespel en Flickr licencia CC Attribution NC-ND 2.0 Generic

(El artículo en inglés es una traducción del artículo original en francés en Global Voices en Francés.)

El 15 de agosto, el canal de televisión France 4 volvió a emitir un documental titulado: “¿Quién le tiene miedo a los gitanos?” producido en 2009 por John Paul Lepers. Le post escribe [fr]:

…Un documental que probaría ser invalorable durante esos complicados tiempos en que los políticos han decidido someter a la comunidad itinerante a la ira pública.

Muchas ideas preconcebidas que tenemos arraigadas desde la noche de los tiempos (nosotros los sedentarios o “gadjes”, como a veces nos llaman) nos hacen creer que son ladrones, villanos sucios y pobres.

Es cierto que son diferentes a nosotros y que en nombre de su libertad ignoran algunas reglas de nuestra sociedad. ¿Pero el estado mismo respeta la ley que concierne a este tema? ¿Acaso se ha respetado el decreto Besson que estipula que todos los pueblos de más de 5,000 deben proveer terreno para acoger a la comunidad itinerante? ¿Qué hay de eso 10 años después? Apenas el 20% de las ciudades aplican la ley y las otras la rompen con la mayor impunidad.

Mientras la destrucción de los campos y las expulsiones de los romaníes anunciada por el presidente Sarkozy y el Ministro del Interior, Brice Hortefeux, siguen a toda máquina con la silenciosa aprobación de la mayor parte de la opinión pública, empiezan a surgir alguna dudas, incluso dentro de la Unión por un Movimiento Popular – UMP (el partido de gobierno) y algunos bloggers que por lo general no intervienen en estos debates no pudieron evitar expresar su indignación.

Bienvenue chez les roms, un blog publicado en el periódico La Tribune de Genève, encontró unos músicos en Hungría que resultaron apellidarse Sárközy, y comparte con nosotros unos ingeniosos chismes:

Es un apellido común con los romaníes en Hungría, no voy a especular que nuestro Sarkozy tenga orígenes romaníes, pero no está fuera de la esfera de la posibilidad. En realidad, identifiqué a un músico que toca en una banda llamada Los diabólicos Romaníes. ¿Y si nuestro Sarkozy fuera uno de ellos? Un diabólico que se olvidó de sus orígenes, su sentido del ritmo y sus canciones y solamente nos deja con una ruidosa cacofonía, además de tener una crisis de identidad, y concentrando sus ataques en el pueblo romaní.

Bah by CC finge ser ingenuo:

Vi a los romaníes en televisión. No son para nada como Hortefeux los describió. No tienen grandes autos alemanes. Hortefeux tiene antecedentes de confudir árabes con auverneses, tal vez su perspicacia en este tema no sea tan bueno… ¿a menos que el error fuera intencional? Como sea, los romaníes en televisión parecían bastante deprimentes. Tenían vehículos viejos en los que dormían en lotes donde no debían estar.

Los temas habituales de dernier des blogs son “fotos, cultura digital, ciencia ficción y arte contemporáneo”. Pero el autor expresó su rabia porque la más alta esfera del Estado apuntó a un blanco tan fácil y vulnerable como los gitanos. En un artículo en owni titulado las noticias quincenales de los romaníes brinda un profundo análisis en su blog [fr]:

Hay otro tema. Me parece que estas poblaciones nómades estan diciendo mucho más sobre nosotros, que ellos son el grano de arena de una máquina bien aceitada. Eran el aceite que permitía que la máquina funcionara pues los romaníes eran a menudo los vectores de la tecnología innovativa, de los conocimientos o solamente de la mano de obra para la temporada crítica de trabajo en la industria agrícola. Aunque puedan estar tan integrados como nunca han estado, su forma de vida sigue sin ir de acuerdo con el mundo moderno. Esta condición, en lugar de ser considerada como una espina por nuestra parte, debería ser inmensamente valorada, porque nos dice mucho acerca de nosotros (los sedentarios).

[…]

No podría teorizarlo apropiadamente, pero me parece que el pueblo “itinerante” siempre está en la encrucijada del tema de moda en el mundo digital: paisaje, viajes, recuerdos, supervisión, perfiles, propiedad intelectual (sin patentes ni derechos de marca sino manualidades secretas y conocimiento musical) y en todos estos temas podemos encontrar la producción y utilización de objetos.
Con orígenes en la India, donde se vieron obligados a ser nómadas debido a su trabajo impuro aunque útil (engrasadores y sastres…) los romaníes seguían especializados en la misma profesión mil años después. Pero en unas cuantas décadas, siento que ya no se les da su espacio en la sociedad y parecen estar vinculados a nuestra relación con objetos.
Los autos reemplazaron a los caballos (que eran críticos para la economía de los romaníes). Ya no afilamos nuestros cuchillos, no rellenamos nuestras almohadas ni arreglamos nuestras sillas, ya no arreglamos, sino que botamos y se supone que las cosas están hechas para ser descartadas porque la industria tiene intereses creados en que compremos cinco objetos similares en lugar de solamente uno si se le arregla adecuadamente. Tal vez los problemas de los romaníes sean con la comercialización y el diseño.
El 4 de agosto, el sitio web La voix des Rroms inició una petición en línea para pedir trato igual para los romaníes y las comunidades itinerantes, dirigda a la población francesa en general. Mientras tanto, los países de origen de los romaníes no franceses mostraron actitudes totalmente diferentes.
Rumania advierte en contra del “comportamiento populista” y las “reacciones xenofóbicas” con las que sus deportados ciudadanos podrían encontrarse en la frontera. Laurentiu Mihu y George Lacatus, en el blog Robin-woodard explican la realidad del problema [fr]:
Mientras se acelera el desmontaje de los campos de romaníes, algunos grandes centros comerciales no dudan en hacer que los guardias sigan a los gitanos por sus pasadizos. Peor, a veces se les prohíbe que entren a las tiendas. El periódico România libera informó haber visto estos hechos en Ruán y La Rochelle.
[…]

Elena B. es una rumana con vínculos romaníes que vive y trabaja en Ruán. Dice: “Antes éramos libres. Ahora, en cuanto entramos a una tienda, se dan cuenta de repente que eres romaní de Rumania y te siguen hasta que sales de la tienda.»

Aunque entiende el sentimiento de la mayoría de franceses: “al comienzo, los romaníes solamente robaban comida y los franceses lo toleraban. Después algunos se pasaron y empezaron a robar para luego hacer una venta. Además de robar comida, ahora roban cosas caras. Ahora ya no nos dejan probar los productos de muestra».

De otro lado, Bulgaria parece ser indiferente al destino de sus ciudadanos en Europa Occidental, dice Le Courrier des Balkans:

¿A los búlgaros, cuándo les ha importado el tema de los romaníes? Solamente cuando la franja búlgara de esta minoría se convierte en un problema para otro país.

Inmediatamente, el ciudadano búlgaro promedio que cree que Bulgaria está adolorida por el reino Otomano y el latrocinio cometido por los romaníes reaccionará así:” Vean, ahora los europeos saben qué traman los romaníes. Deben dejar de sacar el tema de sus derechos humanos y no sé qué más”… el problema real es que el gobierno búlgaro no se comporta muy distinto del búlgaro común y corriente.

¿Son las “aldeas de inserción” la respuesta? Café Babel investigó en esos supuestos paraísos para los romaníes y refleja el escepticismo de muchos:

Los miembros de la Unión Europea mencionaron dos veces el tema durante una sesión que trataba de integración de la comunidad. Pero nada concreto salió de ahí. Es peor y peor. En el parlamento, todos hablaban de eso. Demuestran que les importa, pero nunca se toman medidas concretas. La estrategia debe incluir un texto específico de la situación romaní. En realidad es bastante urgente».

Entre las buenas intenciones políticas y la dura realidad social, los romaníes siempre están atrapados en tierra de nadie. Uno de sus representantes creen que puede durar otra década.

Tal vez sea Italia la que pueda demostrar la manera, lejos de los xenofóbicos clichés. Café Babel agrega:

¿Cuál es el equivalente italiano de las aldeas de inserción hechas en Francia? Ninguno. Pero algo está pasando allá. El Alcalde de Roma, Gianni Alemanno, que fue el primero en contratar un romaní en su equipo y la ciudad de Treviglio es a menudo citado como modelo de integración.

Imagen de la viñeta: foto jespel en Flickr licencia Creative Commons Attribution NC-ND 2.0 Generic

1 Comentario

  • JZA

    Ok nunca habia escuchado de Romanies, y eso que vivi en Rumania, podian aclarar si hablan de los gitanos o de los Rumanos ya que no son lo mismo.

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.