¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

China: Prostitución, Realidad, Hipocresía y Vidas Humanas

Si bien las páginas de los medios en línea, plataformas de TV en línea, anuncios, comerciales, y prácticamente todos los aspectos de la vida contemporánea china aumentan constantemente la presencia y cantidad de imágenes sexualizadas de la mujer (como ejemplo, la imagen altamente sexualizada que a continuación presentamos es de la sección de noticias de QQ para la mujer), las recientes medidas enérgicas en contra de la prostitución y la pornografía han entrado en práctica en muchas de las principales ciudades de China.

Durante la reciente Copa del Mundo 2010 en Sudáfrica, cada día hubieron nuevas imágenes colocadas en todas las páginas principales de los medios de comunicación de mujeres sexualizadas, ligeras de ropa y en poses sugestivas con descripciones como “la carne fragante” y “Sexy Babies en el Fútbol” que presentan a las mujeres como fuentes de atracción sexual.

Real Sexualidad Humana

Ciertamente, el cuerpo femenino, la sexualidad femenina, y la sexualidad humana en general, se espera no sean percibidas como negativas. La representación del erotismo o la sexualidad es una parte de la naturaleza humana tan antigua como la historia misma, y China no es el primer país o sociedad que quiere hacerle frente a la cuestión de la sexualidad (ni ésta es la primera vez en la larga historia de China que la cuestión ha sido abordada).

Europa, América, de hecho, toda sociedad de las que han existido, inevitablemente han debido hacer frente a la naturaleza de la sexualidad dentro de la cultura, la sociedad y entre individuos. Las preguntas, especialmente teniendo en cuenta el fenómeno contemporáneo de los medios de comunicación hiper masivos, simplemente tratan temas antiguos de una manera nueva.

La profesión más antigua

La prostitución es denominada como “la profesión más antigua”, sin embargo, para unos pocos países o jurisdicciones sigue siendo una forma más de tabú y una denigrante forma de ganarse la vida.

Si bien el debate sobre la moralidad de la prostitución es interminable y en última instancia, es personal y subjetiva, la demanda por prostitutas es constante e incesante. Las mujeres (y hombres en un menor grado) tienen, son y estarán siempre en demanda como fuentes de gratificación y excitación sexual -objetos para la consecución de fantasías y el deseos.

Es aquí donde algunas de las preguntas más apremiantes en relación con la sexualidad, la identidad, la propiedad, la cultura y la sociedad entran en juego.

Sexo, sexualidad, economía y propiedad

¿Quién es dueño de la sexualidad y el cuerpo de la mujer? Idealmente se podría decir que nadie, sin embargo en la realidad concreta la respuesta sería: quinequiera que pretenda su propiedad y con más poder para defender esta afirmación, a menudo a costa y negativa de la propia mujer.

Ya se trate de una familia, un novio, un esposo, una agencia de modelos/publicidad, la industria del cine/música, una religión, un proxeneta, el propio estado, algo o alguien está casi siempre reivindicando la propiedad y/o control sobre una mujer, su cuerpo, su sexualidad, la reproducción, la mente, las relaciones, y las opciones -y es casi siempre alguien o algo con más poder que ella de forma individual.

Económicamente, el cuerpo femenino y la sexualidad femenina son bienes valiosos. Independientemente de si a uno le gusta o no esta reducción de la existencia femenina hacia una mercantilización económica, este proceso es real y constante en todas las sociedades del planeta, ya se trate de intercambio por camellos, vacas, ovejas o caballos, en algunas regiones, sociedades y culturas, o contratos por dólares, euros, yenes o yuanes en otros.

La belleza y la sexualidad femeninas se utilizan para vender cualquier cosa y de todo, desde jabón para lavar vajilla hasta autos, desodorantes, cerveza, así como productos para la vida familiar en sí mismo. Mujeres con las formas apropiadas de la belleza y sexualidad son buscadas para diferentes modalidades de uso y la explotación de los diferentes productos vendidos através de sus imágenes.

Una forma diferente de atractivo sexual y de imágenes se utiliza para los carros, la cerveza y el deporte que para los productos para el hogar, pero todo incluye el uso de la apariencia física y la sexualidad en uno u otro nivel. Las propias mujeres son motivadas a auto sexualizarse y a obsesionarse con la apariencia y la forma, y se les vende, casi canibalísticamente, los medios para que consigan ser más sexys, formas físicamente atractivas para el consumo de otras personas, empresas e industrias.

Una enorme cantidad de ganancias se consiguen de y a partir de las mujeres, sus cuerpos, sus imágenes y su sexualidad; y es aquí donde las primeras cuestiones relativas a la penalización de la prostitución se plantean: si esto es aceptable para los negocios y la industria (y a través de los impuestos eventualmente el gobierno) con el fin de explotar, usar y beneficiarse de la sexualidad femenina … ¿por qué es algo penalizado para la mujer que de forma individual hace lo mismo? Si es criminal que una mujer obtenenga beneficios mediante la explotación y el uso de su propio cuerpo, ¿por qué no es criminal para las corporaciones que hacen grandes sumas de dinero directa e indirectamente de la explotación de la sexualidad femenina, incluyendo incluso el uso de las jóvenes mediante no explícita pero sexualmente provocativas o insinuantes formas?

La represión, criminalización y control

Las sociedades son organizaciones intrínsecamente basadas en torno al control sobre los individuos para así obtener beneficios colectivos. Es esencialmente imposible para las personas tener absoluta libertad personal dentro de una sociedad o tener una sociedad integrada por individuos con libertad personal absoluta y sin control central. Por lo que las sociedades luchan es por lo tanto, por regular el grado en que haya un punto de equilibrio flotante entre la libertad y la obligación -demasiada obligación y la persona se sentirá atrapada y oprimida, por no tener suficiente libertad; y la sociedad no puede funcionar coherentemente para mantener sus funciones necesarias.

Con el sexo y la sexualidad sucede lo mismo -demasiada libertad sexual y las enfermedades se extienden, y los embarazos dan comienzo con padres que no están preparados o no desean tal responsabilidad. Lo contrario sin embargo, la exagerada represión sexual (sobre todo a nivel cultural a gran escala) causa daños psicológicos y emocionales que pueden conducir al abuso físico, relacional y a sí mismo, con la imposibilidad de participar o disfrutar de normales relaciones sexuales, y naturales relaciones humanas incluso dentro de las normas socialmente aprobadas.

Como tal, es esta presión de pinza, de la estimulación artificial por la sexualización, la excitación y el deseo por fines egoístas de ganancia económica, por un lado; y la represión social de la conducta sexual humana por el otro (a menudo alentados o incluso administrados por religiosos y/o agencias gubernamentales) que comprimen la humanidad de los miembros de una sociedad, en este vicio sin salida de extremos incompatibles causantes de traumas psicológicos y emocionales que a menudo se ventilan en el mundo físico material dentro de las interrelaciones de la gente y para consigo mismos.

En primer lugar debo decir que creo que las trabajdoras del sexo deben ser respetadas, ellas intercambian su juventud por dinero, trabajan muy duro para ganarse una recompensa, no hay motivo para la crítica, en relación con sus clientes deben ser tenidos en gran estima, incluso si lo que hacen es ilegal. No hay duda de que los clientes de las prostitutas son mucho más numerosos que las trabajadoras del sexo, y un gran número de ellos [los clientes] están utilizando el dinero que obtuvieron ilegalmente de todos modos, aunque esta ilegalidad y la de las trabajdoras del sexo no son lo mismo, ya que todos los clientes realizan actividades ilegales, tal vez incluso el mundo entero está haciéndolas, pero lo que las trabajadoras del sexo están haciendo no lo es.

“Desiguales sobre la Tierra” (不可一世) En torno a la operación contra la pornografía, así como otras cosas

Si bien no es en realidad el propósito de este post el condonar (o condenar) el trabajo sexual profesional, el punto de este bloguero es apropiado para la discusión porque aunque la demanda de las profesionales del sexo genera su ocupación (a la que a menudo son también obligadas a ser parte – muchas, si no la mayoría de las profesionales del sexo no están completamente bajo voluntad empleadas como tales), por lo general son las mujeres que realizan el trabajo y no los clientes que demandan sus servicios, las que reciben la mayor cantidad de control y vergüenza desde el punto de vista jurídico y social.

Beber y conducir, los malos modales en público, tomar drogas, la inmoralidad, visitar prostitutas, a los ojos de muchas estrellas en los círculos de entretenimiento, este tipo de vicios no se consideran un gran problema. Los ricos, los así llamados “si uno está bien alimentado uno tiende a pensar en la lujuria” aquellas celebridades disfrutan tranquilamente de visitar prostitutas.

007 La revisión de la ciudad 26 se ve como un inventario de los círculos de entretenimiento y la contratación de prostitutas por por parte de estrellas masculinas (26 市 集体 扫黄 盘点 娱乐 圈 “招 妓 嫖娼” 的 男星)

El combate a la pornografía tiene todavía un largo camino por recorrer antes de que entre en su “punto final”. ¿Por qué? Debido a que el análisis aún no ha considerado a las pandillas, la profunda corrupción (y no puede, porque la pornografía y la prostitución no pueden existir sin la protección y la participación de la delincuencia organizada y en cuanto a la delincuencia, la policía no está haciendo su trabajo, y aunque lo sepan no pueden hacer nada, las pandillas están protegidas. Como resultado, todo esto es un problema realmente grande.) En cuanto al anuncio público de la convocatoria para el “barrido de la pornogafía”, parece ser que la limpieza que Pekín ha hecho del paraíso de los club nocturnos de la alta sociedad se parece a las escenas de “Gentleman's Paradise” y a las de “Hilton Bars” en Chongqing, son sólo casos individuales.

185519734 En torno a la última requisa porno (关于 最近 的 扫黄)

El Círculo Vicioso

Y así vemos la gráfica del ciclo de la demanda por las mujeres como objetos sexuales, tanto de clientes privados en busca de satisfacer sus deseos personales, así como de la industria privada que utiliza la sexualización de las mujeres para atraer el interés y vender sus productos; la participación de bandas de delincuentes en el reclutamiento y la coacción de la mujer y las jóvenes dentro de las filas de las trabajadoras sexuales, las ganancias imaginadas y obtenidas a cuenta de estos esfuerzos, sean legales o ilegales -sin embargo, ¿quién tiene la culpa a los ojos de la sociedad y la ley?

China está pasando por una hiper-modernización de su cultura y su sociedad y un gran flujo de imágenes e ideas desde fuera de sus normas culturales tradicionales respecto al sexo. El porno de los japoneses y los coreanos, así como de los estadounidenses circula a través de la web. Siguiendo los pasos de los medios de comunicación europeos, norteamericanos y sudamericanos, los medios de comunicación chinos siguen aumentando la saturación sexualizada de las formas femeninas en relación con todas las circunstancias imaginables. La idea de que las mujeres chinas necesitan “ponerse al día” sexualmente, tanto en términos de actividad como proporciones físicas y la inseguridad en la mujer china a causa de estas ideas, poco a poco penetra en sus mentes más y más.

Hipocresía en culpar a las víctimas

Si bien la prostitución no es posiblemente una forma ideal de empleo, siempre y cuando la demanda por las profesionales del sexo que genera una clientela rica, alimentada oblícuamente por la super-saturación de las imágenes sexualizadas de los medios de comunicación protegida por el crimen organizado y las falencias en la aplicación de la ley y del gobierno, y siempre y cuando todas estas instituciones saquen beneficio de las mujeres y las jóvenes que realmente hacen el trabajo; me parece muy injusto e hipócrita incluso culpar y dirigir la fuerza de la ley hacia las personas que menos tienen que ver con los temas tan grandes como este.

El sexo y el deseo son parte de la realidad. El intento de controlar y suprimir la capacidad de las personas a expresar y vivir sus sentimientos naturales propios, por un lado, mientras que artificialmente se hiper-estimula y remarcar un consumo conspicuo de la sexualidad por el otro, conduce a contradicciones incompatibles en los miembros de la sociedad y las personas atrapadas en medio de grandes fuerzas de trabajo no deben ser los que se queden con la culpa y el dolor.

Mi nombre es Lulu, cumplo 20 este año, diría que tengo una profesión, yo realmente no tiengo una profesión oficial, soy parte del gran ejército de desempleados, no tengo trabajo, sin embargo hay algo que puedo hacer, todos los días voy a los clubes nocturnos, casas de baño, casas huéspedes para celebridades de clase alta y ese tipo de lugares. Una vez que usted escucha, ya sabe lo que quiero decir, este tipo de profesión es realmente vergonzosa, ser una **, en Hong Kong es ser una “pollita”, aquí lo llamamos mi “hermana menor”.

No me quejo de mis padres, esta es mi elección.

Soy muy bonita, tal vez como una estrella de cine o modelo, pero cuando camino por la calle, todos los hombres no puede dejar de mirarme. Si me ves tal vez podrías enamorarte de mí, pero no te casarás conmigo, porque yo no tengo trabajo y mi familia no tiene buenos medios, mi mamá está enferma y mi padre no tiene trabajo, él depende de un trabajo a tiempo parcial para sostener a la familia. Aún así, estoy muy agradecida de mis padres porque me dieron una cara bonita y un cuerpo muy bonito. Si yo fuese fea estaría aterrada de pensar que nunca sería capaz de comer. En serio, no es para nada la culpa a mis padres, es mi elección.

El penúltimo año me gradué de la secundaria, estudié con mis compañeros y tomé el examen para la universidad y lo pasé, a pesar de que fui a una escuela normal de segunda clase, pero después de todo, seguía teniendo una base sólida. Pero cuando vi la carta de aceptación me quedé inmóvil. Los precios de entrada añadido a otros cánones eran más de 10.000, ni así vendiese los huesos polvorientos de mi mamá y los de papá todavía no tendría lo suficiente. Realmente lloré, tomé secretamente la notificación de admisión y la rompí, le dije a mamá y papá no pasé, hasta le pedí a papá si podía ayudarme a conseguir trabajo. Él dijo: “Estoy despedido, ¿cómo te puedo ayudar a conseguir trabajo?”. Así que busqué mi propia manera de conseguir trabajo.

Sr. Siempre Correcto Una “hermana menor” después del barrido porno (“小姐” 进 了 扫黄 局 后)

Vidas individuales, razones individuales

Cada una tiene sus propia razones, aquellas que realmente fueron capaces de hacer la elección (ya que muchas se ven obligadas no sólo por las circunstancias, sino por la violencia y amenazas reales), pero los resultados son los mismos. Tomar medidas fuertes en contra de estas mujeres, dejando a las pandillas, las grandes industrias, los famosos y los hombres de negocios ricos sin tocar y sin rendir cuentas es un revés y un medio inútil para intentar resolver el problema.

Castigar a los proveedores, dejando libres a los usuarios y los que la fomentan es como tratar de detener el agua corriendo río abajo y tratar de que fluya río arriba. Todo lo que puedes hacer un poco de tiempo pero en realidad no te ocupas de la fuente.

En un mundo ideal nadie debería necesitar o ser obligado a vender su cuerpo y su sexualidad para sobrevivir, pero mientras vivamos esta realidad y siempre que esa realidad exija cuerpos y sexo, castigar a la gente que es utilizada para satisfacer esas demandas, pero no hacer nada con los que hacen y utilizan los cuerpos de otros para su propia satisfacción y negocio, nunca va a ayudar nada.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.