Camboya: Puntos de vista diversos sobre el veredicto a Duch

Más de 30 años después de la caída del régimen del Khmer Rouge [en] en Camboya, el primer veredicto de culpabilidad fue llevado a cabo el pasado 26 de julio de 2010 por la Sala de Primera Instancia de las Cámaras Extraordinarias en los Tribunales de Camboya (ECCC, por sus siglas en inglés), popularmente conocido como el Tribunal Khmer Rouge [en]. Fue la condena a Kaing Guek Eav, alias Duch, una de las personas, incluyendo Nuon Chea alias Hermano Número Dos, Ieng Sary, Ieng Thirith (también conocida como la Primera Dama de Khmer Rouge) y Samphan Khieu, que han sido llevados a juicio por genocidio, crimen contra la humanidad y otros crímenes de guerra.

Duch [en], jefe de la prisión Tuol Sleng, fue condenado a 35 años de prisión; sin embargo, se redujo a 19 años ya que ha estado detenido los últimos 16 años, incluyendo la detención ilegal durante cinco años impuesta por el tribunal militar en 1999. Este veredicto [en] provocó reacciones encontradas de varias instituciones y personas, especialmente aquellos que sufrieron durante la era Khmer Rouge. Estas reacciones se pueden clasificar en tres grupos.

Primero, un grupo de personas, que buscan con interés los resultados del Tribunal Khmer Rouge, acoge con satisfacción esta sentencia al resaltar el evento como un momento histórico para Camboya, especialmente para las víctimas de derechos humanos. Sovachana Pou, maestra voluntaria y blogger que asistió a la sesión del juicio, inmediatamente escribió un post compartiendo sus sentimientos:

En la sala del tribunal, yo presencié personalmente la justicia híbrida actuando en vivo con más de de 500 personas, la mayoría de ellas víctimas. Fue una experiencia conmovedora y un hecho histórico para todas las víctimas esperar más de 30 años para finalmente tener algún tipo de justicia.

Por un lado, Sophal Ear [en], un sobreviviente del genocidio y que una vez dio una notable charla en TED sobre “escapar del Khmer Rouge [en], en Febrero de 2009 en Long Beach, California, recordó las palabras de su madre cuando el veredicto de Duch fue anunciado:

En esta memorable ocasión, me gustaría dar un paso atrás para reflexionar y dar voz a una de las víctimas del Khmer Rouge: mi difunta madre, Cam Youk Lim […] Ella no vivió para ver este día, pero no importa, para ella la justicia inevitablemente sería convertida en el camino budista. Ella decidió hace mucho tiempo que el Khmer Rouge era pestilencia kármica, que pagaría el precio de sus crímenes, si no en esta vida, entonces en la próxima.

Otro grupo de reacción se refiere a aquellos que se sienten decepcionados con el veredicto, alegando que la sentencia es demasiado ligera para un criminal que supervisó la ejecución de más de 14.000 personas. En una carta titulada “ECCC no trajo justicia para el pueblo de Camboya” al editor del Phnom Penh Post, Jeffrey Serey Hola destacó la nota de prensa [en] del Centro Camboyano de Derechos Humanos (CCHR). Si bien el CCHR acoge con satisfacción la reducción de la pena de prisión de Duch como un buen modelo para los tribunales nacionales, cuyas prácticas de detención siguen siendo una grave preocupación, Jeffrey puso en duda la “ligera” sentencia, si el propósito es proporcionar justicia a las víctimas. La demanda es por lo menos una cadena perpetua para Duch, ya que la pena de muerte no está legalizada en Camboya:

Es comprensible que muchos querían que enfrentara la pena de muerte, a pesar que la pena capital es ilegal en Camboya. La reducción de la pena de 19 años para Duch es demasiado indulgente para un vicioso asesinato en masa. Duch debería servir al menos un cadena perpetua […] Para aquellos que han vivido y experimentado tales horrores, ¿cómo podría esta sentencia considerarse justicia? Para ellos, es sólo una palmada en las muñecas. La justicia no le fue entregada a la población de Camboya.

Este sentimiento es igualmente compartido por Bernard Krisher [en], Presidente de la Ayuda Americana para Camboya y editor de un periódico foráneo local llamado Cambodia Daily. Escribiendo desde Tokio, dijo que la sentencia del tribunal es demasiado ligera y exigió que Duch debería ser ahorcado:

Como sobreviviente del Holocausto nazi contra el pueblo judío en la década de 1930, donde muchos de mis parientes, incluido un número de hermanos de mi padre, murieron en las cámaras de gas de Hitler, he seguido los tribunales de los crímenes de guerra del Khmer Rouge y me sentí decepcionado por la sentencia relativamente ligera dada a los criminales de guerra alemanes y japoneses en los juicios por crímenes de guerra, creo que Duch debería haber sido ahorcado […]

Por otro lado, hay otro grupo que no apoya al Tribunal Khmer Rouge Tribunal ni al veredicto de Duch. En una entrevista con BBC [en], dos sobrevivientes camboyanos señalaron el problema de credibilidad del tribunal respaldado por la ONU, debido al hecho de que se estableció sólo para dar una buena impresión ante la comunidad internacional:

Ambos quieren ver a los principales líderes condenados, no les importa mucho la pena como para los siervos como Duch, quien se habría suicidado de no haber seguido las órdenes de arriba.

Curiosamente, hasta los ministros del gobierno compartían puntos de vista contrastantes sobre el veredicto de Duch. Mientras que el Ministro de Información de Camboya, Khieu Kanharith, está satisfecho con el veredicto, el Ministro de Relaciones Exteriores, Hor Namhong, está decepcionado con la sentencia ligera sobre Duch.

Khieu Kanharith, en una entrevista por Radio VOA Khmer Service [je], dijo:

En primer lugar, demuestra el compromiso del gobierno en la búsqueda de justicia para los camboyanos y, en segundo lugar, demuestra la profesionalidad de las cámaras.

Por otro lado, Hor Nam Hong entrevistado por Radio Free Asia [je], expresó su declaración personal:

Debido a que esta es la labor del Tribunal Khmer Rouge, el gobierno no tiene una posición (sobre este asunto). Mi posición personal es que no es conveniente, sobre todo si lo comparamos con los cerca de 3 millones de camboyanos que habían muerto. Cientos de miles de personas de Khmer han sido torturadas en Tuol Sleng y luego ejecutadas en Cheung Ek (Campos de la Muerte). Esta sentencia parece un poco ligera, no es comparable con el número de personas que han sido asesinadas. Traducido por Khmerization [en].

1 Comentario

Únete a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.