¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Brasil: Especulación inmobiliaria amenaza el “Cerrado”

4 bedroom property advertising in the street.

Publicidad: inmueble con 4 dormitorios. Foto: Reverbe. Uso autorizado.

La especulación inmobiliaria se está apoderando de Brasil en medio del  fuerte impulso de la economía del país y ocupa un nuevo porcentaje en el índice de consumo: como las personas tienen acceso a más crédito, están más dispuestas a perseguir su sueño de  librarse del alquiler y comprar una casa propia. En este punto, constructoras, abastecedoras y otras empresas que integran la cadena de servicios inmobiliarios se apoderan de cada metro cuadrado libre en las ciudades y lo convierten en edificios residenciales, edificios comerciales y condominios, construidos rápidamente gracias a la ayuda de las nuevas tecnologías y vendidos gracias a la buena oferta de crédito. Ese fenómeno representa una amenaza para la naturaleza y  para la propia sociedad, pues modifica la manera como las personas buscan sus hogares.

En Brasilia, la capital de Brasil, este tema ha ganado terreno porque los proyectos inmobiliarios se están multiplicando e invaden los últimos vestigios de la vegetación típica de la región, conocida como Cerrado.

Brasilia es una ciudad moderna, producto de las mentes creativas de Lúcio Costa, urbanista responsable  del proyecto del Plan Piloto, y Oscar Niemeyer, arquitecto responsable del proyecto arquitectónico de la ciudad. En el Plan Piloto, dentro de las supercuadras, cuadras con 300 m de largo, se encuentran edificios con no más de seis pisos que permiten que todos vean el cielo y, donde se pudiera, el Lago Paranoá. La planta baja de un edificio, llamada pilotis, es considerado un área pública y no pertenece al espacio privado, por lo tanto, supuestamente el pilar debería compartirse con la comunidad. Eso se basa en la idea de que las personas podrían circular libremente por los espacios y los edificios se encontrarían encima de todo como lo afirma el bloguero Daniel Duende: “sin ocupar los espacios sino, por el contrario, colocándose armónicamente sobre ellos”. Esta idea fue parte de una tendencia urbanística de los años 60. Para Fernando Serapião, arquitecto y urbanista, los trazos peculiares de Brasilia no encontrarían comparación:

A pesar de sus virtudes, ninguna otra ciudad tendrá un área residencial como la de la capital brasileña. Sus contradicciones y problemas fueron fundamentales para la evolución del pensamiento urbanístico. Desde los años 60, los urbanistas ya no siguen las ideas que permitieron la creación de Brasilia.

Image of the Pilot Plan, reminding an airplane (or a butterfly as Lúcio Costa imagined)

Imagen original del Plan Piloto, Brasilia. Disponible en la página web del Ministerio de la Cultura cortesía CC: Uso no comercial en las obras derivadas 2.0 Brasil.

Para Roberto Segre, quien también es arquitecto, crítico e historiador de la arquitectura latinoamericana,

(…) la ciudad expresa ahora las contradicciones políticaa, económicas, sociales y culturales que existen en el país.

Las contradicciones que Segre menciona opacaron los conceptos utópicos de la capital de Brasil. El profesor Carpintero (p. 4-5), que cita los patrones conceptuales de Brasilia tal como los propuso Lúcio Costa, urbanista responsable del Plan Piloto de Brasilia, resume la idea general de lo que significa una ciudad (o de lo que podría significar):

La ciudad no debe ser concebida como un simple organismo capaz de cumplir satisfactoriamente y sin esfuerzo con las funciones vitales propias de cualquier ciudad moderna, no sólo como una construcción (URBS), sino como un lugar de ciudadanos (CIVITAS) Igualmente, debe poseer atributos inherentes a una capital… la ciudad no es sólo un URBS, sino un CIVITAS.

To trade savannah's plants for millionaire property plans is bad a bargain for Brasilia (Federal District)

"Cambiar las plantas de Cerrado por las plantas de los inmuebles milllonarios es un mal negocio para el D.F". Foto: Daiane Souza, con autorización de uso.

Las áreas libres previstas por Lúcio Costa, la escala bucólica, en la actualidad están amenazadas por los planes corporativos que están sacando provecho del mercado inmobiliario brasileño siempre en expansión. Blogueros como Pedro Júnior creen que existe una “burbuja inmobiliaria” en Brasilia. Con la oferta de propiedades en crecimiento, son mayores los costos ambientales. Los terrenos con obras se están expandiendo, lo que ocurre en medio de fuertes críticas: activistas denunciaron en una serie de videos (vea los videos 1,2,3) el impacto de la construcción del Sector Noroeste en la naturaleza y en las vidas de una comunidad indígena que habita el área verde donde están las obras en construcción de este proyecto. El Sector Noreste es presentado y vendido como el primer barrio ecológico de Brasil.

Durante las audiencias públicas que debatieron el proyecto del Sector Noroeste, la presencia indígena en la región, ubicada en un lugar llamado Terra Indígena Santuário dos Pajés o Reserva Indígena do Bananal, fue cuestionada o tratada con desprecio. El ex gobernador del Distrito Federal, donde se localiza Brasilia, afirmó (pt)  (1 min 37 seg) en una audiencia pública en 2007: ” hay exactamente seis indios viviendo en aquella área (…) donde será construido el Sector Noroeste(…) “.

Protesta indígena contra la de la construcción del Sector Noroeste. Foto: Movimento Cerrado Vivo, disponible en el blog Os Verdes de Tapes.

Para construir el Sector Noroeste, un área cubierta por cerrado ya fue eliminada. En otro frente de expansión planeado para Brasilia, el Sector Sudoeste puede abrigar 22 nuevos edificios, cada uno con seis pisos, a pesar de las protestas de la comunidad y de cuestiones legales implicadas en el proyecto, que fueron el resultado de una permuta entre La Marina de Brasil, propietaria de las tierras públicas donde la expansión del  Sector Sudoeste está prevista, y una constructora, que le ofreció a La Marina, a cambio, un lote de apartamentos en Águas Claras (una región administrativa, equivalente a un barrio, que se encuentra a veinte minutos de Brasilia).

Protest against real estate speculation and for the savannah (Cerrado) in 2009. Photo from blog Grupo Currupião.

Protesta contra la especulación inmobiliaria en el Sector Sudoeste y a favor de preservación del Cerrado. Foto: blog del Grupo Currupião.

El escenario de especulación contrasta con el hecho de que la capital  fue declarada Patrimonio Mundial (Unesco) en 1987. Cidadania Online destaca que:

La declaración aseguró que las premisas urbanísticas del Plan Piloto no pueden ser desfiguradas ni siquiera por la especulación inmobiliaria.

El 11 de septiembre, Brasil conmemoró el día del Cerrado. Sin embargo, para algunos ambientalistas, no hay mucho que celebrar. La sabana tropical es también el escenario donde los agricultores están impulsando la agricultura. A pesar de la rica biodiversidad, el cerrado no es tan famoso como la selva tropical. Los esfuerzos para protegerlo son pocos, o menos coordinados en términos globales. Lo afirmado en un reciente artículo de la revista The Economist que asegura que Brasil “es acusado con frecuencia de acabar con la selva tropical para construir haciendas, pero es muy difícil que estas nuevas tierras estén localizadas en la Amazonia, la mayoría es cerrado” probablemente podría ser dicho por el promedio de brasileños que no conoce este medio ambiente particular o que no está directamente afectado por su desaparición. Este puede ser el caso de Brasilia, donde el pueblo y el gobierno quizá no valoren la vegetación típica local.

De hecho, el SOS Parque Ecológico do Guara lamenta la falta de interés del gobierno del Distrito Federal por el medio ambiente y por la calidad de vida.

Brasilia no es la única región donde la especulación inmobiliaria se está consolidando. Dimas Santos, viceprefecto del municipio de João Alfredo, en Pernambuco, afirma en su blog que las personas lo acusan de estar “en contra del progreso” cuando reflexiona sobre los impactos negativos de la especulación inmobiliaria en la naturaleza. Él también cuestiona el papel de los especuladores en la sociedad brasileña y discute el uso de recursos públicos para construir la infraestructura básica en determinadas regiones para luego ver esos beneficios privatizados por especuladores que compraron las tierras exactamente para eso: esperar las mejoras y venderlas. En la visión de Dimas, la situación actual puede ser resumida por la canción de Chico Science, un compositor ya fallecido de la región quien canta:

la ciudad no se detiene, la ciudad crece: lo de arriba sube y lo de abajo baja.

A la audiencia global le pregunto si la especulación inmobiliaria también está ocurriendo en las regiones donde viven. Por favor, usen los comentarios para compartir sus historias.

La versión en inglés de este artículo fue revisada por Marta Cooper.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.