¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Sudáfrica: Proyecto de ley de protección de la información – ¿Política de la era del Apartheid?

Los periodistas Sudafricanos no son ajenos al concepto de censura. Durante los días del apartheid, el gobierno de turno utilizó la censura como una herramienta para limitar la verdad sobre sus políticas y promover eficazmente su propia agenda. Con el amanecer de la democracia surgió una constitución para una nueva Sudáfrica la cual expresa claramente que “Toda persona tiene derecho al acceso de cualquier información en poder del Estado. Y toda la información que está en manos de otra persona y es requerida para ejercer o proteger cualquier derecho.” Los periodistas en la nueva Sudáfrica celebraron su nueva libertad de expresión.

Ahora, 16 años después, estas muy alabadas libertades están una vez más amenazadas. El parlamento Sudafricano está discutiendo actualmente un proyecto de ley para la “Protección de información”. Este proyecto de ley propone poner restricciones en el acceso a la información del gobierno y los violadores de esta ley podrían ser castigados hasta con 25 años de prisión. El proyecto de ley también establece normas para aquellos que revelen secretos de Estado y deja en manos de los políticos decidir lo que debe ser definido como un secreto.

Adicionalmente a este proyecto de ley de protección de la información está una propuesta del partido gobernante Congreso Nacional Africano de establecer un  tribunal de apelaciones de los medios de comunicación el cual estaría integrado por políticos. Algunos integrantes del CNA han propuesto que el tribunal tenga autoridad para imponer penas de cárcel para los periodistas que van demasiado lejos reportando escándalos.

CBS News le preguntó a  Anton Harber, ex director de un diario acerca de estos acontecimientos:

Las implicaciones son una represión en la extraordinaria libertad de expresión que hemos tenido en este país desde 1994. Hay miedo de dar ese tipo de poder al parlamento y a los políticos para supervisar la conducta de los medios de comunicación.

Los principales autores en Sudáfrica, incluyendo los que fueron prohibidos por el régimen del apartheid, emitieron una declaración conjunta en contra de la legislación propuesta diciendo,

La negación de la libertad de expresión es una burla de la profesión del periodismo.

Fred Hatman va mas allá,

Si usted cree que los medios de comunicación de Sudáfrica están haciendo un buen trabajo reportándonos los hechos de si nuestro país esta siendo bien gobernado o no, un gobierno que no se haga responsable de mantener lo que debería ser una responsable prensa independiente está simplemente dañado. Y, en mi libro, inconstitucional.

Peirre de Vos también cuestiona si el Tribunal de apelaciones de los medios de comunicación sería inconstitucional. Concluye diciendo,

hay poco que el MAP propuesto pueda hacer legal y constitucionalmente que el actual defensor de prensa o las cortes ya no puedan hacer. Esto sugiere que los miembros del parlamento desperdiciarían mucho de su tiempo – tiempo quizás mejor invertido asistiendo las preocupaciones de los electores sobre los baches, la policía trigger happy, la falta de sanitarios, agua potable y las escuelas disfuncionales. La legislatura así podrá aprobar una ley creando un MAP que no va a cambiar nada, o aprobarán una ley creando un  MAP  que sería inconstitucional y, por lo tanto, podría ser declarado nulo por nuestras cortes.

Ayanda Kota, presidente del  Movimiento de Desempleados dice que el proyecto de ley hará aún mas imposible exponer la corrupción:

Si no hubiera sido por el derecho constitucional de acceso a la información, no habríamos descubierto que el régimen de Zuma gastó  R1.5 billones del dinero de los contribuyentes en lujos. Algunos de los gastos incluyen la compra de Lindiwe Sisulu de un vehículo Mercedes Benz de R7 millones. Siphiwe Nyanda quien gastó  R515 000 cenando con amigos y amigas en lujosos hoteles cinco estrellas. No podríamos haber descubierto que el hijo de Jacob Zuma, Duduzane Zuma está alcanzando sus primeros mil millones, mientras que la amante de Kgalema Montlante también va por su primer billón. Reportar sobre estos asuntos será aun más imposible si un tribunal de apelación de medios se establece.

Miembros del Foro Nacional de Editores Sudafricanos también respondieron a la propuesta de ley mediante la formación de una coalición para la libertad de expresión para

defender una unidad colectiva de los medios de comunicación, las grandes empresas y la sociedad civil para amplificar la importancia de la libertad de expresión como un pilar de nuestra democracia y no sólo un asunto que concierne a los medios de comunicación.

Ahora veamos la otra cara de la moneda. El ex-presidente de Sudafrica Thabo Mbeki dijo una vez,

En África podemos beneficiarnos de la critica, pero pedimos que debería basarse en información precisa y debería ser correctamente contextualizada.

Algunos podrían argumentar que los medios de comunicación de Sudáfrica no han llegado a participar reportando noticias precisa y limpiamente. Como lo reporta First Post,

Formación deficiente y falta de experiencia son cosas endémicas y claramente comprometen las normas en la sala de redacción. Acusaciones sin fundamento  e informes sin comprobar sustituyen a los hechos en los relatos con demasiada frecuencia – como han reconocido los editores por si mismos.

Siyabonga Ntshingila dice que los medios de comunicación de Sudáfrica son su propio peor enemigo.

Basta tomar cualquier periódico y leer sus informes sobre el tema. Todo es la histeria del fin del mundo acerca de el CNA buscando transportar a cada  periodista en el país a la Isla de Robben con los ojos vendados y con grilletes. Es barato, alarmista y poco informativo.

Continua diciendo,

Es muy difícil argumentar contra el tribunal cuando uno ve el actual enfoque de la política de no intervención en la comprobación de los hechos y la ética en medios de comunicación impresos (sobre todo). De hecho, solo el (muy importante) principio de que nunca se debería permitir al gobierno imponer condiciones a la prensa es casi el único que se ha planteado contra el tribunal.

Queda por ver si el proyecto de ley de protección de la información será aprobado y firmado como ley. Seguramente este capitulo en la historia de Sudáfrica es uno que pondrá a prueba la fuerza de su constitución y la resistencia de su pueblo. Voy a dejarlos con la opinión de Zapiro sobre el asunto:

1 Comentario

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.