¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Zimbabue: Actualización sobre el proyecto de la nueva Constitución de Zimbabue

Los zimbabuenses están discutiendo el proyecto de una nueva constitución. Esta será la segunda constitución de  Zimbabue. Una nueva constitución propuesta para reemplazar el Acuerdo de Lancaster House de 1979 fue aprobado por el Parlamento en 1999, pero fue derrotado en el referendo del 2000. Zimbabue celebrará un referendo sobre la nueva constitución el 30 de junio del próximo año, tal como lo anunció la Comisión Parlamentaria Constitucional (Copac).

Esto es una actualización de lo que los zimbabuenses están comentando en linea, acerca del proceso de elaboración de la constitución. El editor de El Zimbabuense, un sitio en línea de noticias de Zimbabue, habla de la violencia que tuvo lugar recientemente en una reunión constitucional en Harare:

En el comienzo del proceso de consulta constitucional, un mayor del ejercito retirado,  lanzó la operación Chimumumu, con el apoyo del Comando de Operaciones Conjuntas  – El grupo de generales que realmente gobiernan en Zimbabue hoy. Siempre ha sido su firme intención no permitirle al pueblo de Zimbabue ejercer su derecho a la libre expresión.

Los generales, argumenta, controlan los recursos de poder en Zimbabue:

El control de los generales se evidenció en el comportamiento de la policía la semana pasada. Las consultas de la COPAC en Harare han sido suspendidas debido a la violencia política. Los medios de comunicación están llenos de informes de que camiones cargados de policías o se sentaron y miraron o participaron activamente en la violencia – en el lado de Zanu (PF). Estos informes demuestran, más allá de cualquier duda razonable, que los ciudadanos inocentes y respetuosos de la ley no pueden confiar en la fuerza policial de la nación para protegerse, o para mantener la ley y el orden.
Es irónico que antes que se pusieran en marcha las reuniones de la  COPAC , el Comisionado de Policía, Augustine Chihuri, pidió – y obtuvo – millones de dolares para pagar a las fuerzas por el propósito específico de salvaguardar las reuniones de la consulta.
En el futuro, para COPAC sería mejor pagar por guardias de seguridad privada para proteger las reuniones – en lugar de gastar dinero en los matones con uniforme de policía para que interrumpan la reunión o se queden de brazos cruzados mientras los hooligans de Zanu (PF) los interrumpen.

Sokwanele publica un comunicado de prensa acerca de la violencia:

Mandizvidza fue uno de los 11 residentes de Mbare y seguidores del Movimiento para el Cambio Democrático (MDC), que fueron asaltados por jóvenes del ZANU PF, simpatizantes y algunos miembros uniformados de la Policía de la República de Zimbabue (ZRP) el domingo 19 de setiembre de 2010, después de asistir a una reunión de la Comisión Parlamentaria Constitucional (COPAC) celebrada en el Mai Musodzi Hall en Mbare junto a la terminal de autobuses Mbare Musika. La reunión se canceló después que estalló la violencia.

Los Mensajes de Zimbabue escribe, “Los temores del baño de sangre del 2008″, preguntando si se dirige Zimababue hacia otro baño de sangre:

Hay un temor creciente que Zimbabue está dirigido a otro baño de sangre en tanto el presidente Robert Mugabe presione para las elecciones del próximo año – con o sin constitución nueva y democrática visto como crítica para garantizar los nuevos comicios sin derramamiento de sangre.

Un desafiante Mugabe dijo el jueves pasado, que estaba harto de la “estupidez” de algunas de sus disputas con el Primer Ministro Morgan Tsvangirai y quería acelerar el retrasado proceso de elaboración de la constitución y posibilitar las elecciones que se celebrarán a mediados de 2011. Respondiendo por primera vez a la última disputa con Tsvangirai, sobre el nombramiento de embajadores y gobernadores provinciales, Mugabe dijo que quería la nueva constitución lista para el final del periodo de dos años de gobierno de la coalición inestable de Zimbabue, en febrero próximo.

“Para darle vida otros seis meses o un año, no, no, no,”  dijo Mugabe, refiriendose a la coalición de gobierno que formó con Tsvangirai y el Viceprimer Ministro Arthur Mutambara en febrero de 2009.

Alice Chimora informa que Amnistía Internacional (AI) hace un llamado a los líderes políticos rivales de Zimbabue para abolir la pena de muerte, mientras la nación del sur de África está tratando de elaborar su propia constitución:

AI (capitulo Zimbabuense) dice que Zimbabue debería unirse a muchos otros países en África que han abolido la pena de muerte.

Con motivo del día internacional contra la pena de muerte, Human Rights Watch dijo, ’’Amnistía Internacional cree que el proceso de reforma de la constitución brinda una ocasión oportuna al liderazgo político de Zimbabue para apoyar la abolición de la pena de muerte”.

“La abolición de la pena de muerte en Zimbabue llevará al país en alianza con las tendencias progresivas en África, dónde más países están aboliendo este inhumano y degradante castigo, en defensa de los derechos humanos.”

Los medios de comunicación en Zimbabue publicaron un informe publicado por El Proyecto de Vigilancia de Medios en Zimbabue sobre el papel de los medios de comunicación públicos y privados presentando el proceso de reforma constitucional:

Sin embargo, tanto los medios de comunicación públicos como privados prestaron poca atención a los aspectos administrativos del programa de divulgación constitucional. Ninguno de ellos, por ejemplo, pidió a la Copac que revelara el número de reuniones divulgación restantes, además de Harare, así como un desglose del número de personas que habían participado en la divulgación y la cifra que se habían anotado.
Los medios de comunicación, tampoco solicitaron comentarios sobre las consecuencias de un posible rechazo en los resultados del programa de divulgación y el referendo programado para el próximo año.
Mientras que los medios de comunicación del gobierno desestimaron las denuncias de violencia en el programa de divulgación, los medios de comunicación privados citaron a otro co-presidente de Copac, Paul Mangwana, confirmando su existencia (The Financial Gazette, 7/10).
SW Radio África (4/10) citó a la Asamblea Nacional Constitucional (NCA) y a la Unión de estudiantes de Zimbabue (ZINASU) instando a los zimbabuenses a rechazar el resultado de la divulgación, que el MDC-T describe como “un circo” (Studio 7,5/10).

Sabelo J. Ndlovu-Gatsheni, investigador principal del Instituto Sudafricano de asuntos internacionales en Sudáfrica, ha escrito una publicación informativa acerca de la constitución y el proceso constitucional en Zimbabue. Así comienza su publicación:

Zimbabue está llevando a cabo un proceso de elaborarción de una constitución en parte, para cumplir con las disposiciones del Acuerdo Político Global (GPA), en parte para dar a los ciudadanos la oportunidad de contribuir con la realización de una constitución ‘democrática indígena’  y en parte para ofrecer a la Nación, la oportunidad de trascender el pasado de violencia, autoritarismo, impunidad y arbitrariedad. Desde 1980, los zimbabuenses no han tenido la oportunidad de participar activamente en la elaboración de la constitución. El proceso constitucional que culminó con el ‘no voto’ en febrero de 2000 fue una oportunidad perdida, en gran parte debido a la interferencia de las elites gobernantes con las opiniones del pueblo.

Desde el año 2000 organizaciones de la sociedad civil, en particular la Asamblea Nacional Constituyente (NCA) no ha descansado en poner el tema de la constitución en el centro de cualquier transición posible o cambio del gobierno en Zimbabue. para ganar los corazones y las mentes de los electores, los gladiadores políticos, particularmente los provenientes de la oposición, no han dejado de prometer a los zimbabuenses una nueva constitución para una nueva Zimbabue en caso de ser elegidos como un nuevo gobierno. El ex gobernante partido ZANU-PF parecía estar contento con la actual constitución que dio a su líder el presidente Robert Mugabe amplios poderes ejecutivos. Tuvieron que arrastrarlo gritando y dando patadas para aceptar el actual proceso de elaboración de la constitución. Esto fue claramente demostrado por unos activistas de ZANU-PF que trataron de interrumpir las primeras reuniones organizadas para lanzar el proceso de elaboración de la nueva constitución en 2009.

Concluye diciendo que “Existe el peligro de que el actual proceso de elaboración de la constitución quede de rehén de la fricción ente la política partidista del día y el horizonte de un nuevo Zimbabue”:

Como el programa de divulgación extiende sus tentáculos a las comunidades par aprovechar la opinión de los ciudadanos, uno queda preguntándose si finalmente ‘el pueblo’ ha sido liberado de las estrechas identidades de pertenecer a un partido político y no la nación de Zimbabue. Esta crisis se juega en manos de los actores políticos en ZANU-PF y MDC quienes están cómodos con ser definidos como representación del pueblo. ¿No hay personas fuera del ZANU-PF y MDC que sean zimbabuenses leales? ¿Cómo puede un pueblo definido por su inclinación política ayudar en la elaboración de una constitución nacional? En otras palabras, ¿Cómo puede la gente del ZANU-PF y MDC llegar a una constitución nacional? ¿Cómo puede dicha constitución escapar de las inevitables limitaciones de las opiniones partidistas? El ejemplo de Kenia debe ser evitado, donde disputas partidistas condujeron al fracaso de levantar una constitución dirigida por el pueblo. Para superar este obstáculo, los kenianos tuvieron que contar con un comité selecto de expertos, en pie para llevar a la gente a participar en un proceso secundario de armonización de las opiniones divergentes en un proyecto preliminar de Constitución Nacional que entonces, estará abierto al referendo. ¿Podrá Zimbabue evitar esta ruta?

Existe el peligro de que el actual proceso de elaboración de la constitución quede de rehén de la fricción ente la política partidista del día y el horizonte de un nuevo Zimbabue. Sólo un pueblo que actúa colectivamente, poniendo la nación primero y a la inclinación política después, es capaz de llegar a una nueva constitución nacional en estrecha colaboración con sus representantes. una sociedad agraviada, herida, irreconciliable y no sanada, puede fácilmente malinterpretar el proceso de elaboración de una constitución, como un foro donde tienen que descargar su ira y el proceso termina obligado a corto plazo.

Usted puede visitar la página de recursos de la constitución de Sokwanele, la cual está diseñada para facilitar a los zimbabuenses y a los amigos de Zimbabue hacer comparaciones entre las diferentes opiniones sobre cuestiones consttucionales críticas.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.