- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

Chile: Incendio en Cárcel de San Miguel remueve a las redes sociales

Categorías: Latinoamérica, Chile, Derechos humanos, Desarrollo, Desastres, Periodismo y medios
[1]

Familiares de los prisioneros en la carcel San Miguel esperan resultados de examenes de ADN para reconocer familiares que hayan muerto en el incendio. Santiago, Chile. Foto por Rodrigo Daniel Selles Ferres. Copyright © Demotix

Rechazo. Ese es el tono con las que las redes sociales chilenas han reaccionado a la tragedia de la cárcel [2] de la comuna de San Miguel [3], en Santiago de Chile [4], donde fallecieron más de 80 reclusos luego de que una de sus torres se incendiara, dejando además a una veintena más de personas con lesiones graves.

Protestas [5], las cada vez más habituales críticas [6] a la cobertura de la prensa chilena y su sensibilidad con los temas sociales, y fuertes posiciones sobre las condiciones de las personas privadas de libertad en Chile marcan un tema donde el sistema penitenciario se cruza con el respecto a los derechos humanos.

Hacinamiento y violaciones a los derechos humanos

La prensa informa que la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, solicitó al gobierno chileno que autorice a los organismos de derechos humanos [7] del país a visitar las cárceles para determinar la situación de los presos. También informa que Chile está entre los cinco países del mundo con mayor número de presos per capita [8]. La situación carcelaria en Chile, un tema postergado durante muchos años, muestra [9] hoy su cara más terrible en la tragedia de San Miguel.

Isabel Silva Avila (@vitasilva [10]) comenta el tema [11]:

Ahora todos sorprendidos con el nivel de hacinamiento en las cárceles en Chile, que onda? Cuando ha sido diferente?? #Carcelsanmiguel [12]

Victor Madariaga (@vmadariaga [13]) apunta hacia la gendarmería:

@halconmatinal [14] con lo duro que parece, la fam de las víctimas de #carcelsanmiguel [15] dicen la verdad respecto a la indiferencia de gendarmería

Desde la postura contraria, Jorge Santander (@jorge_santander [16]) opina [17]:

Y ahora, los familiares agarran a piedrazos a carabineros, amparados en la desesperacion… patetico #carcelsanmiguel [15]

El tema del hacinamiento ha derivado en una fuerte discusión en las redes sociales sobre la privatización [18] de las cárceles en Chile. Como indica el Blog de Hermógenes [19].

El sistema carcelario chileno es un “juego de suma negativa”, porque en él todos pierden.

Primero, se dice que los presos “pagan su deuda con la sociedad”. No es verdad. No pagan nada. Son castigados, es verdad, pero lo único positivo que resulta de ello para la sociedad es un discutible efecto ejemplarizador de la sanción, muy difícil de cuantificar.

Ariel Zúliga en Violencia y Control Social [20]es tajante al afirmar que,

La fiscal de la Corte Suprema Mónica Maldonado, hace más de diez años que viene expidiendo informes en donde se menciona que en nuestras cárceles no existen las condiciones mínimas para el respeto de los derechos humanos; se tortura de modo sistemático en nuestros penales. Hace cinco años, a propósito de uno de estos informes y de denuncias individuales el juez de garantía Daniel Urrutia clausuró la penitenciaría de Santiago y ordenó que se liberara a los presos por estar siendo torturados con las condiciones carcelarias; asimismo se negó a encarcelar más internos pues los recintos ya estarían colapsados.

Críticas al morbo y la insensibilidad

Carlos Ruiz Báez del Observatodo [21] hace una fuerte crítica al otro panorama de este hecho.

Un panorama de una frialdad increíble, y en muchos casos, derechamente de crueldad. En las redes sociales el tema era ampliamente debatido, pero la tónica para muchos era alegrarse de la muerte de estas 81 personas. “Eran puros flaytes [termino despectivo para personas de clase baja, vulgar o de poca educación]”, “81 problemas menos”, “Lo siento por las familias, pero ellos se lo buscaron”. La red estaba llena de este tipo de comentarios.

Ignacio Bugueño V. (@ibugueno [22]) hace un llamado a la sensibilidad:

Dejemos de politizar las muertes porfa, aquí murió gente y hay que hacer algo para que no muera más gente. Listo. Nada más. #carcelsanmiguel [15]

Desde una postura más autocrítica en el Twitter del blog De la República (@delarepublica [23]) comentan [24]:

Mientras nuestro discurso sea que el reo se merece las penas del infierno y que sus acciones no tienen contexto, lo de hoy se repetira.

Mª Fernanda Moraga V (@FitaBlu [25]) dice [26]:

Ahí quedó la solidaridad chilena que se vio n la Teletón. Ahora se ve n su esplendor c/ gente celebrando la muerte de otros #carcelsanmiguel [15]

[27]

Foto por Rodrigo Daniel Selles Ferres. Copyright © Demotix

La forma en que la prensa chilena ha tratado el tema ha levantado reacciones en contra de su trabajo, y también en su defensa. Paulina Maturana (@PaliMaturana [28]):

Como atacan a los periodistas por Dios, es la única forma de estar informados. Lo que hace la desesperación ! #carcelsanmiguel [15]

Javier Venegas (@JavierVene [29]) explica [30]:

horrible “el espectaculo” que esta haciendo la television sobre esta tragedia #carcelsanmiguel [15] la entrega de infrmcon tiene q ser rsponsable

Carito Rojas (@publicarito [31]) también indica [32]:

en fin, que lata por las familias, pero si no ubieran estado en la #carcelsanmiguel [15] no tendrian nada que lamentar

Mientras que Pablo Zúñiga (@pablo_zuniga [33]) se cuestiona [34]:

me pregunto si la gente que comenta desde su burbuja conocerá a algún (ex) reo, si ya hablado con alguno de ellos. #carcelsanmiguel [15]

Claudia Mancilla C. (@CLauDia_CMC [35]) argumenta desde el negocio de la televisión [36]:

En horario Prime Camiroaga (vestido de luto) entrevista a madre de 2 reos fallecidos en #carcelsanmiguel [15] – “Todo por el Rating?”

Los comentarios siguen inundando la red y dan cuenta de una sociedad chilena cada vez más dividida entre el orden y la sensibilidad, entre el respeto a las personas y la exclusión de todas las personas que no responden al éxito en una sociedad cada vez más sorda al otro.