¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Brasil: ¿Elemento clave en la COP 16 pero mal ejemplo en casa?

En Cancún había grandes esperanzas puestas en la delegación brasileña. La presidenta de la COP 16, Patricia Espinosa [ing] considera al país sudamericano uno de los elementos clave para llegar a un resultado satisfactorio. 

Mientras tanto, en Brasil, la propuesta del nuevo Código Forestal era devuelta de manera repentina a la agenda de votaciones de fin de año del Congreso Nacional. El blog Eco, que sigue diariamente las negociaciones sobre la COP16 [ing] realizadas por la Red de Acción Climática (CAN, por sus siglas en inglés), declaró [ing] que “Brasil parece ser el peor enemigo de sí mismo” y analizó el nuevo Código Forestal:   

[…] la Cámara de Diputados brasileña se dispone a aprobar el nuevo Código Forestal que constituirá el más vergonzoso refrendo del calentamiento global antropogénico de la historia reciente. Y parece que alrededor de 370 entre los 513 diputados están dispuestos a aprobar este salto hacia atrás.
El proyecto de ley concede amnistía a la degradación ambiental y la deforestación, reduce las márgenes fluviales preservadas y elimina la necesidad de crear reservas legales para las propiedades rurales de un cierto tamaño y un descuento para propiedades más grandes.   

Incremento en la deforestación en el bosque lluvioso amazónico – El bosque amazónico brasileño sufrió una deforestación de 5.850 km2 en el área protegida por las leyes nacionales desde agosto de 2009 a abril de 2010, según el INPE- Instituto de Pesquisas Espaciais. Brasil. Fotografía de Roni Luis Leite, copyright Demotix (23/08/2010)

La propuesta causó acalorados debates hace unos meses cuando fue aprobada por un Comité Especial para los Cambios en las Leyes Forestales (lea la cobertura de Global Voices), pero finalmente fue pospuesta hasta 2011 a petición del presidente Lula. Dos de los aspectos más polémicos del nuevo Código Forestal son la concesión de amnistía a la deforestación del bosque, y el permiso concedido a los gobiernos estatales para que apliquen reglas diferentes sobre la vegetación de las márgenes fluviales.   

El tema se había vuelto casi invisible hasta que el 7 de diciembre pasado unos 370 diputados federales apoyaron una petición para que se presentara ante la cámara el nuevo código como materia urgente en 2011. Los líderes de 10 partidos políticos pusieron su firma de apoyo al documento, con lo que los 364 diputados de sus respectivos partidos quedaban comprometidos.   

Sin embargo, fueron incapaces de aprobar la petición, como registró en su blog [por] Juliana Russar, del proyecto Adopta un Negociador de la Campaña Global para la Acción contra el Cambio Climático [ing] en la COP 16: 

P.S.: Lembro também que ontem houve a tentativa felizmente frustrada dos ruralistas de votar com urgência as alterações do Código Florestal no Congresso, o que gerou uma intensa mobilização da sociedade civil tanto em Brasília quanto aqui em Cancún […]   

P.D.: Me gustaría recordarles que hubo un intento por parte de los ruralistas*, afortunadamente fallido, de votar urgentemente sobre las enmiendas al Código Forestal en el Congreso, lo cual generó intensas movilizaciones civiles en Brasilia y aquí en Cancún. […]

La rama brasileña de la ONG Greenpeace no tardó en hacer pública [por] la lista de los partidarios del nuevo código a través de su página de Twitter:   

GreenpeaceBR: Veja a lista dos 374 deputados que empunharam a motosserra e colocaram o Código Florestal no rol de votações neste ano. http://bit.ly/eAhH1G   

GreenpeaceBR: Vea la lista de los 374 diputados que agarraron la motosierra y colocaron el Código Forestal en la lista de votaciones de este año. http://bit.ly/eAhH1G

A pesar de la decisión del presidente Lula, el congresista Cândido Vaccarezza, líder de la administración Lula en la Cámara de Diputados, apoyó la iniciativa de los ruralistas para añadir la propuesta de las enmiendas a la agenda de votaciones del 2011. Merece la pena mencionar que Vaccarezza se ha presentado como candidato a la presidencia de la Cámara.   

La noticia corrió como la pólvora y sorprendió a los brasileños que participaban en la COP 16. La senadora Marina Silva, que fuera ministra de Medio Ambiente y candidata presidencial en las elecciones de 2010, estaba en Cancún cuando publicó esta noticia en Twitter acerca del Código Forestal [por]:   

marina_silva: O alcance dos compromissos do Brasil em Copenhague para reduzir emissão de CO2 depende da manutenção dos avanços da legislação ambiental.   

marina_silva: El alcance de los compromisos de Brasil en Copenhague para reducir las emisiones de CO2 requiere del mantenimiento de los avances en la legislación ambiental.

Minutos después, envió este mensaje para Vaccarezza:   

marina_silva: Os avanços ambientais não podem ser moeda de troca para conquistar a presidência da Câmara. O Código Florestal não pode servir à barganha   

marina_silva: Los avances ambientales no pueden ser moneda de cambio para conquistar la presidencia de la Cámara. El Código Forestal no puede servir para regatear.

Premio Motosierra Dorada a los esfuerzos en favor de la deforestación   

En Cancún, también el 8 de diciembre, Greenpeace Brasil otorgó a la senadora ruralista Kátia Abreu [por] el galardón Motosierra Dorada [por], por lo que ellos denominan “sus esfuerzos en favor de la deforestación”. La senadora rehusó el premio, que le fue entregado por una mujer brasileña indígena, dando muestras de enojo. La senadora Abreu, que posee una granja en el estado de Tocantins y desde el 2008 es presidenta de la Confederación Agropecuaria de Brasil (CNA, por sus siglas en portugués), viajó a Cancún para predicar acerca de la visión que tiene la CNA sobre la protección ambiental y el desarrollo agrícola como una combinación viable en Brasil.   


Una mujer brasileña indígena hace entrega de la Motosierra Dorada a la senadora Kátia Abreu, en Cancún. Foto proporcionada por Greenpeace Brasil.

Como autopromoción, la CNA lanzó la cobertura en línea “CNA @ COP16″, con versiones en inglés y en portugués. La CNA también presentó un producto de su cooperación con Embrapa (Brazilian Agricultural and Livestock Research Company [Compañía de Investigación Agropecuaria Brasileña) y el Proyecto Biomes, relacionado con la oferta alimentaria y el ambiente:   

La población mundial llegará a los nueve mil millones de personas en 2050, lo cual requerirá un 70% más de superficie dedicada a producción de alimentos. El gran reto de nuestra época es suplir esta demanda, que es producto de una población creciente, y preservar el ambiente al mismo tiempo.   

Un video en inglés subtitulado en español realizado especialmente para COP 16 propugna un sistema donde la CNA dice reconocer la importancia de mantener los bosques y de proteger los ecosistemas brasileños.   

El contenido del proyecto [por] es impresionante y prometedor, pero el periodista y bloguero Leonardo Sakamoto lo vinculó [por] al Código Forestal y cree que Brasil estará mucho mejor si no se lleva a cabo ninguno de los dos:   

[…] os danos que serão causados pelas mudanças no Código não serão bem maiores que os R$ 40 milhões que serão aplicados no programa? Uma coisa não exclui a outra, é claro. Mas se tivermos que fazer um acordo, que tal deixar tudo como está, sem projeto e sem mudança no Código?
Até para que a CNA não seja acusada de greenwashing, lá fora, e lavagem de imagem aqui dentro, não é mesmo?   

[…] ¿no serán mucho más costosos los daños causados por las enmiendas al código que los 40 millones de reales que costará este programa? Por supuesto, una cosa no excluye a la otra. Pero si tuviéramos que llegar a un acuerdo, ¿qué tal si dejáramos todo como está, sin proyecto y sin enmiendas al código?
No queremos que acusen a la CNA de “lavado de cara ecológico” en el extranjero, y de limpiar su imagen en el país, ¿verdad?
La selva amazónica, sus ríos e islas, copyright del usuario de Flickr Rosadosventos22 (utilizada con su autorización)
La selva amazónica, sus ríos e islas, copyright del usuario de Flickr Rosadosventos22 (utilizada con su autorización)

El anuncio [por] de la tasa más baja de reforestación desde 1988 (año en que el Gobierno comenzó a registrar las cifras) es sin duda una buena noticia. El sitio web O Eco Amazonia señala el verdadero significado de esta cifra: un área mayor que diez capitales federales juntas. Es como si en el 2010 se hubiera talado São Paulo, Belo Horizonte, Rio de Janeiro, Belém, Fortaleza, Porto Alegre, Recife, Salvador, Curitiba y João Pessoa. Para mostrar la deforestación en detalle, el sitio marca en color rojo las zonas de bosque destruidas hasta 2008.   

En tanto el nuevo Código Forestal está a la espera de una votación, parece que el debate sobre el ambiente y la agricultura en Brasil seguirá surgiendo una y otra vez, especialmente con el trasfondo del cambio climático.

* Diputados de izquierda o derecha que defienden los intereses de los terratenientes y empresarios agropecuarios (N. de la T.).

1 Comentario

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.