¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

Egipto: ¿Qué hará el ejército?

Este post es parte de la cobertura especial de las Protestas en Egipto 2011.

Hasta ahora, con pocas o muchas excepciones, el ejército se ha mantenido como una especie de amortiguador entre los protestantes a favor de la democracia y el aparato de seguridad del gobierno y los matones, mientras los egipcios seguían pidiendo el fin del régimen de Mubarak, ya estando en el día número 18.

Después del anuncio hecho por Mubarak anoche, y teniendo en cuenta el plan de millones de egipcios de tomar las calles el día de hoy, los blogueros egipcios tuvieron mucho de que hablar – sobre el rol del ejército y lo que podría pasar en su país en las próximas horas.

Protestors lie down in front of the Egyptian Army at the head of Parliament Street, Cairo, Egypt. Image from Flickr user Omar Robert Hamilton (CC BY-NC-SA 2.0).

Protestantes permanecen acostados frente al Ejército al frente de la Calle del Parlamento en El Cairo, Egipto. Imagen del usuario de Flickr Omar Robert Hamilton (CC BY-NC-SA 2.0).

Sandmonkey trata de analizar la situación en este post [eng], titulado La jugada de Mubarak. Él dice:

1) Mubarak no va a dejar La Oficina sin hacer una matanza. Cualquier idea de una salida pacífica ha sido descartada por su régimen, y están dispuestos a luchar contra la voluntad de las personas hasta el final.

2) Mubarak ha quemado la imagen de Hossam Badrawy y del Consejo con su discurso. Hossam Badrawy, el secretario general de NDP, fue el representante de NDP que anunció la intensión de Mubarak de abdicar al poder hoy por la noche. Ahora ese hombre ya no tiene credibilidad. Lo mismo pasa con el Consejo, desde el momento en que el discurso de Mubarak se centró en cómo él había atendido a sus demandas, lo que no incluía que él fuera a dejar el poder. Si la mayoría de ellos no renuncia hoy a sus puestos, me quedaré muy sorprendido.

3) Estamos viendo la primera ruptura posible en la estructura de Egipto: parece que las Fuerzas Armadas están en un grupo, y el presidentem las las agencias de inteligencia y la guardia republicana en otro grupo. Si añades a esta ecuación al Ministerio del Interior y a los protestantes, tienes en estos momentos 4 jugadores en una lucha impredecible por el poder. Estamos ahora esperando el segundo discurso del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas para que aclare su posición de una vez por todas. Será determinante saber si es que el ejército está a favor o en contra del pueblo.

4) Mubarak ha puesto a EU en un rincón: él traicionó a la Casa Blanca, y anunció sus intensiones de lucha contra la intervención extranjera. Añadiendo a eso las noticias sobre el apoyo árabe, está enviando a EU un mensaje claro: “Puedo decirles a ustedes y a su ayuda que se vayan al infierno, y recibir el apoyo de los árabes. ¿Dónde deja esto a su preciado Israel? Si no quieren que nosotros causemos problemas allí, es mejor que dejen de hablar sobre lo que haremos y se conformen, o si no!”

Él añade:

Si tomas todos estos factores en consideración, la situación comienza a verse muy amenazante. Si el régimen y el ejército se han dividido, podemos imaginarnos más peleas y matanzas hoy. Si el ejército está con el presidente, entonces ambos unirán sus fuerzas en contra de los protestantes, que siguen firmes a no vivir bajo el mandato de Mubarak ni un día más. Esto también significa que él puso en juego el futuro del gobierno de transición con Omar Suleiman a cargo, ya que el destino de Suleiman se ve muy entrelazado con el Presidente ahora. Esto puede convertirse en una lucha a muerte: entre el régimen y el pueblo. Las malas noticias son que el régimen tiene todas las armas y la organización. Las buenas noticias son, las personas son muy decididas y están incrementandose en número y el ejército puede poner un paso a favor y salvar a todos de una matanza innecesaria.

Todo depende de la postura del ejército ahora.

Wael Nawara agrega [eng]:

No caigan en el plan de Mubarak

Él ya mandó a los matones y soltó a los convictos

Ahora ha elevado el nivel de las expectativas por las filtraciones

Luego sale a dar el más terrible de los discursos para enfurecer a los protestantes y provocar confrontaciones violentas entre los manifestantes y el ejército

Estén alerta por cualquier infiltración entre nosotros que pueda causar violencia -incluso lanzar una piedra al ejército

Esta es una revolución pacífica y debe seguir así

Las Fuerzas Armadas dicen que apoyan las demandas legítimas del pueblo

Ahora nosotros les pedimos a las Fuerzas Armadas que se promulguen esas demandas

Esto no será un golpe de estado si el ejército asegura que las demandas de la gente se cumplan y que un gobierno de transición – tal vez un consejo presidencial – se formé de 2 ó 3 civiles y 2 ó 3 Jefes del ejército

En The Arabist, Silawa escribe [eng]:

* Cuánto peor, mejor: Mubarak quería agitar a las personas, provocar una marcha en el palacio y generar violencia. El régimen tuvo su mayor éxito socavando el levantamiento cuando la situación fue la más inestable. El regreso a la normalidad, por otro lado, en esta semana ofreció la oportunidad de que la gente se reuniera en el trabajo, recordara cuánto detestan el estancamiento y el status quo de corrupción, y fueran a manifestarse de nuevo. Así que, él pensó que tal vez acabaría volviendo a la normalidad, reavivaría temores provocados por la eterna anarquía, y pondría bajo presión a los manifestantes para que dejaran lo que habían logrado ya.

También en The Arabist, Issandr El Amrani escribió [eng]:

Cuando comenzaron las manifestaciones en Egipto y los tanques aparecieron en las calles el 28 de enero, los militares fueron en un inicio bienvenidos. Talvez muchos pensaron que se había generado un golpe de estado contra Mubarak (de hecho quizá de una forma eso ha pasado), y muchos más creían en el mítico ejército triunfante en 1973 después de la derrota de 1967. Esto surgió la semana pasada cuando el ejército se quedo sin hacer nada mientras que los matones de Mubarak atacaban a la multitud en Tahrir. Los protestantes elaboraron un ultimatum para que el ejército fijara su posición: con ellos o con Mubarak. El ejército aún no ha hecho nada. Después, a lo largo de la semana, la policía militar (y probablemente la inteligencia militar) aparecieron en las calles para reforzar la seguridad. Después se supo que estaban arrestando a docenas si no es que a cientos de personas, y comenzaron a tomar por asalto las oficinas de activistas de derechos humanos y a visitar las casas de las personas pidiendo revisar sus computadoras.

Él continua:

Esto se va a difundir y comenzará a contrarrestarse el dominio narrativo en los medios egipcios sobre el pueblo y el ejército uniéndose. Entre más persista esta crisis, será más difícil para el ejército continuar jugando un doble papel o no decidirse por uno. Con las amenzas de Omar Suleiman sobre un golpe de estado y los manifestantes dispersandose para hacer paros en todo el país, los manifestantes tendrán que decidir acerca del ejército (a lanzar una campaña más persuasiva a los comandantes), para que los líderes del ejército decidan cómo procederán en un contexto que está perdiendo el control, y para que determinen en qué lugar se encuentran ellos en medio de todo esto.

Manténgase al pendiente para seguir la cobertura de Egipto en tanto seguimos en el día 18 de las manifestaciones masivas que exigen la salida de Mubarak y su régimen.

Este post es parte de la cobertura especial de las protestas en Egipto 2011.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.