¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Egipto: La plaza de la Liberación en el día de la liberación

Este post es parte de nuestra cobertura especial de las Protestas en Egipto de 2011.

Ayer fui a la plaza Tahrir (plaza de la Liberación) dos veces. La primera fue en la mañana, antes de la renuncia de Mubarak, justo después de su último discurso la noche anterior.

La bloguera y cantante egipcia Nadya Shanab escribió aquí cómo el discurso y el posterior anuncio del ejército jugaron con las emociones de la gente [en].

Mubarak salió anoche para dirigirse al país y circulaban por todas partes fuertes rumores de que era eso, que iba a anunciar su dimisión. Los medios de todo el mundo especulaban y varias fuentes oficiales afirmaban que iba a renunciar mientras otras decían que no, el mundo entero estaba confundido.
Con casi una hora de retraso, Mubarak inició su discurso. No iba a dimitir. La multitud estaba furiosa. Abuchearon, levantaron los zapatos y cantaron exigiéndole que se fuera. Todos se sintieron engañados.
Esta mañana el Ejército emitió un segundo anuncio, en el cual afirmaban que estarían del lado de Mubarak para implementar los cambios en la constitución que él accedió a realizar con base en las demandas del pueblo y para asegurarse de que habrá elecciones libres y justas en septiembre.

Decepción fue una de las palabras clave que podían describir cómo todos se sintieron después del discurso. Raafatology escribió acerca de la alocución y cómo ésta fue tan parecida a los discursos anteriores de Mubarak [en]. Cada vez el pueblo esperaba que dijera algo y él salía con otra cosa.

Otro discurso decepcionante de Mubarak y su vicepresidente. Mubarak confirmó que no iba a buscar elegirse para otro periodo como si esa fuera una opción. Delegó todas sus responsabilidades a un vicepresidente que es tan malvado como él.
Mubarak se disculpó por la gente que había asesinado, pero no por la gente que va a matar al elegir quedarse en el poder.

Luego se preguntó si Mubarak estaba apenas jugándose una de sus últimas cartas.

¡De verdad no sé qué le pasa por la cabeza! ¿Cree que después de un discurso tan patético, la gente va a irse así no más de la plaza Tahrir y regresar a sus casas?

Parece que Amr Ezzat leyó la pregunta de Raafatology y decidió responderla en su propio blog [ar].

ملمس الأسفلت أمام مبنى ماسبيرو كان منعشا ليلة أمس.
بعد منتصف الليل، وخطاب مبارك المثير للشفقة أكثر من الإحباط، امتلأ ميدان التحرير عن آخره بشرا وغضبا. كان تقديرنا مبالغا لما تبقى من كرامة مبارك وتقديره للأمور، كنا نظنها تكفي لكي يستسلم لحقيقة أن له لم يعد الاستمرار ممكنا ويكفي هذا.
مبارك يرفض الاستسلام للحقيقة ولكنه ينحني أكثر فأكثر أمام الشارع، إذن: إلى الشارع
La zona frente al edificio Maspiro (sede de la televisión estatal egipcia) se sentía realmente bien anoche.
Después de la medianoche, y del discurso de Mubarak, que fue más patético que decepcionante, la plaza Tahrir estaba repleta de gente y de ira. Teníamos muchas expectativas por la dignidad que le quedaba a Mubarak y su habilidad para ver cómo las cosas ocurren a su alrededor, creímos que tenía un mínimo de dignidad y de sabiduría para ceder y aceptar el hecho de que no puede quedarse más. Mubarak se rehúsa a ceder, pero cada vez más se postra ante las exigencias [del pueblo] en las calles: entonces quedémonos en las calles.

La plaza Tahrir estaba de verdad repleta como esperaba Amr, pero la gente permanecía en silencio como nunca antes. Me quedé allí un rato, luego decidí volver a casa. En mi camino de regreso, pasé por Maspiro. Había unos cuantos protestando allá. Sentí su decepción, pero también estaba seguro de que no iban a detenerse hasta que alcanzaran sus objetivos y tumbaran el régimen. Más adelante, en mi camino a casa, oí las noticias que salían de un radio por ahí cerca, Mubarak finalmente se vio obligado a dimitir [en]. Todavía no lo podía creer. Corrí a casa y vi todos los canales de noticias, tuits y blogs que pude.

Plaza Tahrir, 11 de febrero de 2011
El pueblo egipcio celebra en la plaza Tahrir luego de obligar a Hosni Mubarak a dimitir.

Foto de Ramy Raoof con licencia Creative Commons

La felicidad estaba por doquier en la blogosfera egipcia, pero cada quien decidió expresar dicha felicidad a su manera. Algunos, como Egyptian-Wish, estaban orgullosos de lo que hicieron y miraban hacia el futuro [ar].

الحمد لله أني حاسس أني شاركت ولو بكلمة في بلوج
في رفع الظلم عن بلدي
يا رب ما فيش مصري يتسجن تاني علشان رأيه
يا رب ما فيش مصري يضرب في قسم بوليس
يا رب مافيش مصري يتاخد حقه بالغصب
يارب خلينا نعمل حكومة تبقي في خدمتنا ومش فوقنا
Le doy gracias a Dios por haber participado en la lucha contra la injusticia con al menos una palabra en mi blog.
Que no haya más egipcios presos por su pensamiento
Que no haya más egipcios torturados en las estaciones de policía
Que no haya más egipcios que pierdan sus derechos
Espero un gobierno que esté a nuestro servicio, y no estar a su servicio.

Otros, como Zeinobia, se quedaron sin palabras [en].

Ahora no sé qué escribir, no sé cómo expresar lo que siento excepto rogarles a todos en twitter y en blogger, no merezco estos elogios, sólo soy una chica con un portátil cuya primera protesta fue el pasado 25 de enero de 2011. “Ni siquiera pude llegar a al Tahrir, me volví para cubrir la batalla desde la casa con mi portátil”

Los verdaderos héroes son nuestros mártires que tumbaron a Mubarak, quienes nos purificaron del miedo, del silencio y de la hipocresía con su sangre pura.

Algunos como Mohaly, a pesar de la tortura y de la corrupción, estaban seguros de que su sueño algún día se volverá realidad [en].

Siempre he creído en Egipto y siempre lo he amado al punto que algunos de mis amigos se han burlado de mí por tener la bandera en mi cuarto, y canciones nacionalistas en mi carro, por haber rechazado ofertas de trabajo de tres veces mis ingresos en el Reino Unido o en la región del golfo [Pérsico], por dar clases gratis e incluso por mi trabajo como vicepresidente de [la ONG] Nahdet El Mahrusa. Pero estas burlas sólo me dieron más poder, y la muerte de Jaled Said fue un punto de quiebre, tomé parte en la revolución desde el día en que Jaled Said murió [en] y he decidido hablar de frente y no tener miedo.

Y otros como Raafatology aún no lo pueden creer [en].

Jamás creí que viviría para ver el día en que pudiéramos decir: ¡¡¡¡¡¡¡¡¡nuestro ex presidente!!!!!!!!!

Más tarde, decidí ir a la plaza Tahrir por segunda vez consecutiva, pero en esta ocasión para celebrar con la gente que se encontraba allá. Desde el momento en que puse el pie fuera de la casa me di cuenta de que no tenía que esperar hasta llegar a la plaza para ver la celebración, porque puedo verlas frente a mi casa, que queda a varios kilómetros de distancia de la plaza. En todo mi camino hasta que arribé a la plaza Tahrir la gente cantaba, bailaba y ondeaba las banderas. En las últimas décadas lo único que unía a la gente para celebrar en las calles eran los partidos de fútbol, pero ayer había mucha más gente en las calles, mucho más felices, y la celebración era por un motivo mucho más importante que un cotejo de balompié.

Este post es parte de nuestra cobertura especial de las Protestas en Egipto de 2011.

1 Comentario

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.