¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Marruecos: Explicando las manifestaciones

Este post forma parte de nuestra cobertura especial de las Protestas en Marruecos 2011 [eng].

El día de ayer marcó lo que muchos llamaron el “Día de la Dignidad” de Marruecos. Los manifestantes, que pedían la reforma constitucional y el fin de la corrupción (más que el derrocamiento de la monarquía), fueron relativamente bien recibidos por el gobierno y la policía, que buscaba contener las protestas. Las manifestaciones tuvieron lugar en una serie de ciudades a lo largo del país – principalmente Casablanca, Fez, Rabat, y Tánger – y fueron mayoritariamente pacíficas, excepto por cierta destrucción de la propiedad en Marrakech y Larache, dos ciudades con una fuerte conciencia de desigualdad económica.

Ibn Kafka, un blogger marroquí que vive en el extranjero, explica el porqué de las manifestaciones:

¿Qué es lo que mueve a los manifestantes?, Bueno, no es que los marroquíes no tengan motivos de queja contra su(s) gobernante(s). Mientras que el índice de desarrollo humano del PNUD [Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo] ha mejorado levemente (Marruecos se encuentra en una posición baja, la 114 [eng], mejorando sin embargo la posición número 124 que ostentaba en 2005 [eng]), los logros de Marruecos son todavía abismales [eng]. En el plano político, los movimientos iniciales llevados a cabo durante los primeros años de reinado de Mohammed VI para profundizar en la liberalización hace tiempo que se han estancado, y el régimen ha vuelto sobre sus pasos. El asfixiante control de la escena política y parlamentaria por parte de Palacio ha inutilizado la política partisana, mientras que el nepotismo hacia los socios cercanos al Rey (Fouad Ali el Himma, líder de facto del ambicioso “Parti authenticité et modernité” (PAM [ar]) también conocido como “la sombra del Rey” [fr], o Mounir Majidi, a cargo [fr] de los intereses económicos y financieros, siempre en aumento, del Palacio) alimenta el cinismo, la desilusión y la ira. El fraude absoluto que es el poder judicial en Marruecos no hace sino exacerbar los problemas de la corrupción y la represión, que van de la mano, y que han acuciado a Marruecos desde la independencia.

Citando a NPR, The View From Fez resume [eng] la posición del gobierno en cuanto a las manifestaciones:

No ha habido violencia porque el gobierno estaba bien preparado para estas manifestaciones. Y lo que han hecho es intentar contenerlas en lugar de reprimirlas. Quiero decir que lo que siempre han estado diciendo es “mirad, estamos acostumbrados a las manifestaciones en Marruecos. Creemos en el derecho a disentir pacíficamente”. Han puesto un especial cuidado en mantener una presencia policial muy baja.

El blogger también apunta:

Al final, el pueblo marroquí habrá expuesto sus argumentos, y el gobierno sin duda habrá tomado nota. Los analistas de todo el planeta sostienen que, debido a los avances que se han llevado a cabo, el objetivo no es la “revolución”, sino la evolución. Muchos marroquíes estarían de acuerdo con esto.

La usuaria de Twitter @mariammaslouhi añade un comentario [eng] sobre la destrucción de propiedades:

Tras la manifestación pacífica de la juventud del 20 de febrero #feb20 Hooligans han atacado edificios en la ciudad de Tánger.

La escritora Laila Lalami [eng], blogueando para The Nation, comparte detalles sobre el sentir de las protestas:

Hoy, las protestas pacíficas que se han desarrollado por todo el reino desmienten las acusaciones que han estado extendiendo las fuerzas progubernamentales. Nadie ha mostrado pancartas pidiendo la expulsión del rey u ofreciendo su apoyo al Frente Polisario o a cualquier otra entidad extranjera. En lugar de eso, los manifestantes denunciaron la corrupción y la opresión, y exigieron democracia y libertad: “Sí a una democracia parlamentaria”. “A favor de una constitución democrática”. “Castigo para los ladrones – de dinero y de dignidad”. “El rey reina, pero no gobierna”. Personalmente, mi favorita era la pancarta multicolor que citaba las famosas líneas del poeta argelino Tahar Djaout: “Si dices lo que piensas, morirás; y si callas, morirás. Así que di lo que piensas y muere”. (Aquí pueden verse algunas de las pancartas).

Foto de la manifestación en Rabat, por Omar El Hyani

Bill Day, de el blog the a la menthe solía vivir en Marruecos y todavía sigue su política desde lejos. Escribe [eng]:

Por el momento, los informes de las agencias de noticias sugieren que el objetivo de las manifestaciones en Marruecos no es la revolución, sino la reforma. Así que parece que Mohammed VI se encuentra en una situación a lo Luis XVI. Frente a la petición popular de llevar a cabo una reforma tras la toma de la Bastilla y el establecimiento de la Asamblea Nacional, Luis eligió, por contra, huir de Francia en busca del apoyo austríaco para reafirmar su autoridad absoluta. Desde el momento en que fue capturado y obligado a volver a París bajo una humillante guardia, el curso de la historia se giró contra él, llevando en último término a su ejecución.

Puede que Mohammed VI tenga todavía la oportunidad de ser el mejor rey de Marruecos, el que liberó a su pueblo y los guió hacia una democracia real, incluso si es bajo el disfraz de una monarquía constitucional. Pero para mantener su cargo, debe abandonar su poder. Este sería un gran regalo para el pueblo marroquí. La única pregunta que surge es si Mohammed VI será más sabio que Luis XVI.

Este post forma parte de nuestra cobertura especial de las Protestas en Marruecos 2011 [eng].

1 Comentario

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.