Perú: Polémica por prohibición de respuestas anónimas en sondeos electorales

A medida que se acercan las elecciones presidenciales del 10 de abril, el ambiente político y ciudadano en Perú se sigue calentando más cada vez, con  cada nuevo asunto que se pone en la agenda de la prensa diaria. Esta vez, una norma dada por el Jurado Nacional de Elecciones generó una tormenta tanto en la prensa como en las redes sociales, porque se prohibía la realización de sondeos de opinión con respuestas anónimas.

La norma legal obligaba a las empresas privadas dedicadas a la realización de encuestas y estudios de mercado a reportar al Jurado Nacional de Elecciones el nombres, número de el DNI (Documento Nacional de Identidad), domicilio y otros datos personales de las personas que respondan encuestas y sondeos.

Esto generó la inmediata reacción de las compañías encuestadoras y de un sector de la prensa, quienes alegaban que la eliminación de la confidencialidad de los encuestados no sólo atentaba contra sus derechos sino que además produciría distorsión de sus respuestas; en tanto que algunos candidatos que no van en los primeros lugares de los sondeos (como Ollanta Humala) y otro sector de la prensa se declararon a favor de la medida, aduciendo que era necesaria para evitar la posibilidad de que las compañías encuestadoras presenten estadísticas manipuladas según los intereses de quien encarga la encuesta.

Mientras el candidato que se mantiene en primer lugar, el ex presidente Alejandro Toledo, advertía que esta norma legal creaba condiciones para un fraude electoral a favor de otros candidatos más afines al partido gobernante, el debate se encendía también en la calle, en los blogs y en las redes sociales.

Edson Baldeón opinaba en su blog personal:

En todo caso, el que no se publiquen resultados de encuestas no creo que pongan en peligro la democracia, pero sí el solo hecho de que el JNE modifique sus reglas en medio de un proceso en marcha hace que los ciudadanos tengamos derecho a dudar de sus intenciones. Esto no parece democrático y algunos han afirmado que cambiar las reglas de juego en medio de un proceso electoral es propio de regímenes autoritarios

El blog En Busca del Tiempo Perdido alude a la necesidad de defender derechos y libertades como principio fundamental de una democracia:

Aquellos que festejan este atropello a la libertad, son los que mañana podrían estar llorando porque les tocó vivir en carne propia el abuso de la burocracia estatal. Y es que acá todos piensan en función de sus propios intereses y nunca llegan a entender los principios democráticos que deberíamos respetar y hacer respetar todos como fundamento de nuestro país. Un país se construye con principios y no con intereses. La democracia es un conjunto de principios y no un conjunto de candidatos por los que hay que votar.

DennisDavid, de Psicosociales, alertaba que se estaría preparando un fraude y llama a la acción:

si queremos que se respete la decisión del pueblo en este proceso electoral queda un par de acciones a tomar de manera inmediata: – Protestar para que se anule esta disposición del JNE y que se establezca, más bien, un margen tolerable de error que obligue a las encuestadoras a ser más precisas en sus estudios.  – Además, los partidos deben formar equipos para que auditen el sistema de conteo de votos del JNE, así como para supervisar permanentemente el acceso a los servidores de bases de datos donde se almacena la información

Pakirris, de Tu Balcón hace notar las dificultades existentes para establecer un control del trabajo de las encuestadoras que preserve el derecho a la intimidad de los ciudadanos:

El JNE debe buscar mecanismos de mayor regulación de las encuestadoras, tal vez escrutando sus procedimientos al máximo para validar la fidelidad de sus resultados, el tema es que no hay confianza en las instituciones y este es el fondo del asunto, no hay confianza en las encuestadoras, ni en el JNE, por ello se desconfia del resultado de las primeras y de la capacidad de guardar la confidencialidad de la información del segundo.

Hugo Gómez, del blog Respeto x Respeto reclamaba:

El trasfondo de la medida es que hay interesados en que no hayan encuestas, así de simple… ¿Y quién no quiere las encuestas? Pues los que no salen favorecidos en ellas… Los que están arriba no cuestionan las encuestas, los que están abajo afirman que están compradas… Lo que olvida el JNE es que los ciudadanos tenemos derecho a votar por quien nos da la reverenda gana, y ello supone muchas cosas. Algunas, por ejemplo, a votar en contra. Sí, tenemos derecho a votar en contra, tenemos derecho a votar por el mal menor, tenemos derecho a votar por el que va segundo para evitar que gane el que va primero si consideramos a este es peor que el anterior. Y este derecho lo perdemos si no hay encuestas.

Rolando Quenta (@RolandoQuesta) responde a la esposa de candidato nacionalista Ollanta Humala:

@NadineHeredia Si Ollanta estuviera 1ero en encuestas, diria: “Esta es una guerra sucia contra el nacionalismo”… :)

Entretanto, otros como Fidel Quispe de Ultimo Informe expresan su aprobación a la norma legal: su titular reza

Le llegó el final a encuestadoras bambas [“falsas” en jerga peruana]

Al respecto, Silvio Rendón (@rensilvio) asevera:

Ha quedado evidenciado el desprestigio de las encuestadoras

Eleno Nole (@elenojesus) cuestiona directamente la idoneidad moral de las empresas encuestadoras:

@claudiacisneros no seas inocente pe  [sic] claudia, bien sabes que las encuestas se manejan con dinero.

Finalmente, ante la cantidad de cuestionamientos recibidos desde la opinión pública y la prensa, el Jurado Nacional de Elecciones dio marcha atrás y dejó sin efecto la norma legal.

Walter Cier (@wcp87) observa:

Con declaraciones del presidente del JNE [Jurado Nacional de Elecciones], se nota que retrocedieron por el chongo [“bullicio” en jerga peruana), no porque recapacitaron.

Ernesto Quiñones (@ernestoq) lamenta:

estuvo bueno el lobby encuestadores + medios de comunicación para doblegar al jne, sin encuestas de que hablarían los medios si no

César Cueva (@cesarcueva) parece expresar conformidad:

Guardemos las llantas, las molotov y el trago: ya no se exigirá a las encuestadoras entregar información personal de sus encuestados =)

Francisco Narrea (@Narreasm) expresa sus dudas:

@RPPNoticias En el Perú funciona la teoría del voto perdido, por eso las encuestas inducen al voto. Es que muchos tenemos flojera de pensar.

Evely Juárez (@eve_juarezs) se alegra:

:) Feliz, el JNE se dio cuenta de la barbaridad que estaba planteando.

Otro que se alegra es Jason Delgado (@jasonodelgado)

Bien!! no se va a pedir DNI a los encuestados! viva la #democracia estoy #sorprendio alegremente sorprendio :)

La conclusión a primera vista es que si bien este intento de fiscalizar el trabajo de campo de las compañias encuestadoras no fue unánimemente aprobado, tampoco fue rechazado de plano, sino que la opinión pública está bastante dividida sobre el tema. Es posible que esto tenga sus raíces en la profunda desconfianza que los peruanos en general sienten por las instituciones estatales.

Como resume Ernesto Carlín (@tanquedecasma)

@rensilvio creo que hay consenso que se necesita cierto control a las encuestadoras, aunque lo propuesto no era lo más indicado

3 comentarios

Únete a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.

¿Te gusta leer Global Voices?

Ayúdanos a conocer mejor a nuestra audiencia completando esta breve encuesta »

Close