¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

Zambia: Auditoría a mineras revela evasión masiva de impuestos

El problema de los impuestos extraordinarios en la principal exportación de Zambia, el cobre, se niega a desaparecer de la actual administración del Presidente Rupiah Banda, que los eliminó hace un par de años, al parecer debido a los bajos precios internacionales del cobre para el momento. El más reciente inconveniente es la revelación de que las compañías mineras, o por lo menos una de ellas, Mopani Copper Mines, está involucrada en una estafa masiva de evasión de impuestos [en].

Hoy en día, el precio del mineral ha llegado al nivel de $10.000 dólares y, sin embargo, el gobierno de Zambia se niega a reintroducir la medida. Empero, lo que es más embarazoso para el gobierno es la publicación del informe de auditoría de un ejercicio realizado por un equipo internacional compuesto por los auditores Grant Thornton y Econ Poyry, contratados por la Autoridad Impositiva de Zambia para llevar a cabo una auditoría piloto de selectas empresas mineras operando en Zambia.

Algunas de las grandes compañías mineras que operan en Zambia incluyen First Quantum Limited, Konkola Copper Mines y Metales No Ferrosos de China.

El tema de la evasión fiscal, cuyo reporte se dice que el Ministro de Finanzas y Desarrollo Económico de Zambia, Dr. Situmbeko Musokotwane, recibió el año pasado, no ha recibido ningún tipo de cobertura en los medios del estado, mientras que el diario Post le ha dado algo de cobertura [en]. Los bloggers zambianos y los internautas han jugado su parte al darle sustancia al tema.

Un blogger, Chola Mukanga [en], se vio obligado a sacar el informe completo [en] de su blog, aparentemente debido a que recibió amenazas por parte de personas vinculadas al gobierno.

Maravi [en] dijo lo siguiente acerca de la auditoría:

La auditoría reveló que Glencore AG, el comprador, determina los precios y que parte del cobre de Mopani es vendido bajo un “viejo” contrato, con el producto siendo en algunos casos vendido al 25 por ciento de los precios oficiales en la LME. En otras palabras, no están pagando impuestos por más del 75% del cobre ‘vendido’ a Glencore en virtud de ese contrato. Ver también el resumen de la auditoría piloto de Mopani Mines en los comentarios de Amigos de la Tierra.

Respecto a Glencore International -es operada por el viejo amigo de Bill Clinton, Marc Rich, que también ha sido condenado por evasión de impuestos en EE UU, así como por el comercio con Irán. Fue perdonado por el presidente Bill Clinton. El representante legal de Rich fue Lewis ‘Scooter’ Libby [en], quien apenas escapó de la prisión después de una condena por su papel en la salida de la agente de la CIA Valerie Plame Wilson. (Más sobre Marc Rich en Youtube). En un momento, Rich estaba en la lista de los más buscados del FBI, por “comercio con estados embargados, fraude fiscal, asociación ilícita y tráfico de armas” (citando el artículo Comerciantes de la muerte de Keith Harmon Snow). Yo diría que las minas están mejor en manos del Estado, con un marco jurídico adecuado en su lugar.

Chola Mukanga, en su blog Zambian Economist [Economista Zambiano; en], dijo lo siguiente:

Como muchos de ustedes saben, hacemos un gran esfuerzo para publicar la información y mantener al gobierno rindiendo cuentas. Al llevar adelante este sitio web, por supuesto continuamos recibiendo amenazas en gran medida de los partidarios del actual gobierno -lo usual “los atraparemos” o “los vamos a cerrar” ocupa un lugar preponderante. Y recientemente, en diciembre de 2010 hasta un familiar fue contactado sobre mi cuenta. Estas cosas, por supuesto, no me molestan, porque todas las causas nobles conllevan algunos sacrificios. Siempre he publicado y escrito con la conciencia limpia ante Dios. En este sentido, no presto ninguna atención a tales amenazas y hasta ahora no lo había mencionado a los lectores. Llegará el momento en que este sitio web ya no exista, pero estoy convencido que esas amenazas nunca serán la razón para dejar de actualizarlo.

El motivo por el que menciono esto ahora es porque hemos subido un informe enviado a nosotros por las personas interesadas y ahora tenemos de nuevo a alguien lanzando amenazas de que no debimos haber hecho eso. Ofrezco disculpas a los lectores por tener que eliminar el reporte. Esperamos que el gobierno de Zambia, y el MMD en particular, pueda poner fin a esta actividad de amenazarme constantemente. También espero que demuestren algo de liderazgo y comiencen a publicar los informes que deben ser de dominio público. Si dan a la gente la información que se merece todos nos la llevaremos muy bien.

A la altura del debate del impuesto extraordinario del año pasado, Francis Muma, apirante a PhD en China, escribió en el sitio web Lusaka Times [en] sobre los peligros de los impuestos extraordinarios y argumentó así:

He escuchado con interés el debate sobre el impuesto a las sobreganancias -un impuesto que parece encontrar mucha simpatía en algunos sectores. Se nos dice que el impuesto a las sobreganancias se cancela una sola vez, pero me parece que se impartirá por un lapso de años corporativos.

Por lo tanto, como la mayoría de los impuestos, tendrá consecuencias al final de la línea de producción y una cola cada vez mayor de gastos, lo que provocará dificultades para el Ministerio de Hacienda en los próximos años. El impuesto a las sobreganancias no es más que un impuesto gravado sobre cualquier beneficio extraordinario o, para utilizar un lenguaje de calle, es simplemente un impuesto pagado por los peces gordos.

Creo que la única forma honesta de aumentar impuestos para hacer frente a una situación difícil es por medio del impuesto sobre la renta.

Es inmediato, rápido y eficaz en la recaudación. No estoy seguro de optar por un impuesto a las sobreganancias sólo porque es útil, es la mejor manera de proceder, y me temo que, a largo plazo, será demostrado que no ha sido una forma inteligente de actuar. Esencialmente para cualquier país aumentar sus impuestos significa aumentar el PIB, a fin que los ingresos fiscales respecto al PIB (I/PIB) sean elevados y maximizados.

¿Cómo se logra esto? Es sencillo si alientan la inversión, pero ¿cómo se puede fomentar la inversión si están creando desincentivos para los principales motores del crecimiento económico mediante la presentación de impuestos, tales como el impuesto a las sobreganancias?

En respuesta al escrito de Muma, Che Guevara, dijo lo siguiente [en]:

Con razón usted se fue a China. Son sus patrocinadores los que le pidieron que escribiera tales cosas. Usted es de los que disfruta, mientras mis parientes del noroeste andan con el estómago vacío. Si la empresa ha logrado ganacias, porque no darle algo de ello a la gente.
Mire a Bafokeng en Sudáfrica. Vea con qué agudeza el Rey de Bafokeng lo ha superado a usted. Por cada titanio y platino extraídos de su área, se tiene que retornar algo y por eso se ha construido por lo menos un estadio donde se celebrará la Copa del Mundo el próximo mes.

La reacción [en] de Senior Citizen:

Artículo muy bien investigado. Permítanme añadir esto, tal y como podemos ver, despacio pero seguro que la economía en la mayoría de nuestras ciudades mineras, y de hecho el país en su conjunto, está cada vez mejor. No debemos por error sucumbir ante los vítores teóricos de políticos miopes sobre recaudación fiscal. Los políticos teóricos ven las variables macroeconómicas con paranoia. Estas empresas mineras invierten millardos en su producción antes de ganar un penique. Vamos a evitar hacer cualquier cosa que ponga en peligro sus inversiones en el sector minero.

Yo creo que sobregravar la minería no es la manera de sacar a Zambia de sus retos económicos. El gobierno estatal debe ser “más eficiente y decidido en la diversificación de la economía del síndrome de dependencia de minerales
Con una inversión exponencial de la economía, yo predigo una recuperación y crecimiento económico real en 2010-2011, cuando los empleos en el estado deberían crecer en un porcentaje inspirador después de muchos años, seguido por un crecimiento del 8 por ciento del PIB en 2010.

Zambian Economist de Mukanga también ha estado publicando, de forma regular, artículos actualizados con las cotizaciones de los principales analistas y figuras públicas instando al gobierno a restablecer el impuesto a las sobreganancias. Una cita del profesor Oliver Saasa, un economista y consultor empresarial zambiano:

Este informe es muy condenatorio sobre la parte de las minas y debe ser visto como una llamada de atención para el gobierno… Y esto no debe ser politizado. Este informe significa que el problema no sólo puede limitarse a Mopani, sino que es tal vez un síntoma de problemas muchos más complejos y grandes en el sector minero. Aunque pueda ser un reporte preliminar, muestra las insuficiencias de nuestro sistema tributario.

El gobierno no se ha dado cuenta, tal vez las minas sí, que el cumplimiento de la política fiscal del país es importante …. Cuando el difunto ex presidente Mwanawasa tuvo que anunciar el impuesto a las sobreganancias, algunas de las empresas mineras extranjeras se negaron a pagar. Ahora, están hablando de la negociación del gobierno con las minas para pagar las obligaciones tributarias. ¿Dónde se escuchan las negociaciones sobre esa política? Ahora, incluso les niegan a los auditores tener acceso a información valiosa.
A la luz de las revelaciones de la auditoría, el impuesto extraordinario es el único impuesto que puede asegurar lo que el gobierno puede conseguir.

Otra cita del ex Ministro de Finanzas y presidente de oposición del Foro para la Democracia y el Desarrollo (FDD), Edith Nawakwi:

¿Pueden imaginar que Nigeria es una economía mucho mayor que la de Zambia, pero han introducido impuestos extraordinarios a su petróleo, que aquí no tenemos? La gente al frente de nosotros (los líderes), tienen ojos pero no pueden ver, o pueden ver, pero simplemente no están interesados… Ellos son indiferentes, porque si tenemos más dinero haremos otra universidad en Namushakende. Construiremos puentes. La gente está viviendo en la miseria en Misisi; construiremos nuevas casas como nuestros amigos están haciendo en otros países. Pero alguien está sentado en una oficina con aire acondicionado en el Ministerio de Hacienda y dice ‘no podemos cobrar impuestos extraordinarios’ y el Presidente lo observa.

La infraestructura pública de Zambia está en un estado de deterioro debido a la falta de fondos que son, en su mayoría, proporcionados por la comunidad de contribuyentes. Los activistas del impuesto a las sobreganancias dicen que es decepcionante que el gobierno no pueda cobrar el dinero debido a las minas y, para añadir sal a la herida, las empresas mineras incluso evaden el pago de los impuestos que legalmente deben pagar. El fracaso del gobierno para volver a introducir impuestos extraordinarios es probable que sea un tema de campaña de los partidos de oposición para las próximas elecciones presidenciales y parlamentarias a finales de este año.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.