Panamá: Repatrían a periodista español

El periodista español Francisco Gomez Nadal y su compañera Pilar Chato fueron detenidos el sábado 26 de febrero y posteriormente repatriados de forma voluntaria, según informa La Prensa:

El periodista Paco Gómez Nadal firmó voluntariamente, en el Servicio Nacional de Migración (SNM), un documento en donde acepta su repatriación a España.

Gómez Nadal y su esposa, la también periodista Pilar Chato, fueron detenidos el pasado sábado, 26 de febrero, durante la cobertura de una protesta indígena contra el nuevo Código de Recursos Mineros, en la Plaza 5 de Mayo.

Ambos fueron arrestados –según la Policía Nacional (PN)– “por alterar el orden público” y “alentar a los indígenas a realizar cierres de calle para rechazar el Código Minero”.

La medida hizo estallar la inconformidad de un grupo de panameños mientras que otros vieron la medida con satisfacción. Arethusa nos cuenta en su blog Bla, bla, bla de una panameña su inconformidad con la medida que ve como una forma de coartar la libertad de expresión:

En Panamá hay igualdad, sí, pero de opresión. No sólo mandamos a meter presos a nuestros periodistas sino que ahora también deportamos a los periodistas extranjeros cuando discrepan con las arbitrariedades de nuestro presidente Ricardo Martinelli. Antes de deportarlo, debieron contratarlo para darle un seminario acerca de Derechos Humanos a los custodios y policías de Panamá. Sí, porque ahora se creen que son HIGHLANDER, gracias a la excusa barata de que “en el ejercicio de sus funciones” pueden rostizar gente en sus celdas y a otros los muelen a palos mientras protestan.

La asociación de educadores Veraguenses también se manifestó al respecto en el blog Estudio1panama diciendo que Paco era tan panameño como el 9 de enero de 1964, el “Día de los Mártes”:

Paco Gomez Nadal, como lo hemos dicho otras veces, es tan panameño como el 9 de enero de 1964. Alguna una vez dijo en broma pero en serio, refiriendose a la lucha por los Derechos Humanos, que estaba intentando enmendar lo que sus tatarabuelos conquistadores habían arrebatado a los pueblos de Abia Yala, y Paco ha demostrado su nivel de compromiso consecuente en la lucha por las libertades Democráticas, los educadores gremialistas panameños le hacemos ese reconocimiento.

Jairo A. Rojas Garzón (@ombrepajaro) coincide en que a pesar de lo dicho por el gobierno la verdadera razón de la expulsión del periodista fueron sus escritos radicales:

Paco Gómez Nadal Pilar Chato “importunaban los intereses del Gobierno panameño debido a su postura editorial a favor de la causa indígena”.

Sin embargo otros panameños como Elias Manopla (@eliasman) se muestran satisfechos con la expulsión del periodista pues consideran que sus artículos y participación activa en los derechos indígenas era una intromisión en los asuntos de Panamá:

Adios Paco Gomez Nadal, a joder a otro lado… Ya era hora! […]

Gomez Nadal se define a si mismo en el blog Otramérica como alguien que no cree en el cuento del desarrollismo y deseoso de colaborar con los grupos indígenas y campesinos.

Soy periodista y en el DNI dice que nací en Murcia en 1971. Ahora, unos añitos después, ejerzo el periodismo de forma independiente (porque no como de él), asesoro a periódicos de varios países de la región (porque me dan de comer) y colaboro con comunidades campesinas e indígenas en la resistencia a los megaproyectos económicos (porque no me como el cuento del desarrollismo).

La deportación ha molestado a los grupos indígenas los cuales accedieron al dialogo bajo la promesa de liberar a todos los detenidos por las protestas. A pesar de la promesa por parte del presidente Ricardo Martinelli de derogar la ley 8 que reforma el código minero, algunos panameños como José X. Martínez (@JXMARTINEZ14) recuerdan que aun queda pendiente el tema del periodista repatriado:

Derogaron la Ley! pero no se OLVIDEN DE PACO GOMEZ NADAL! LA LUCHA SIGUE! ESTA LUCHA ES HASTA EL FINAL.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.