¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Filipinas: Preservativos con receta médica

El debate provocado por el proyecto de ley de Salud Reproductiva ha dado varios giros interesantes e incluso extraños, siendo el último de ellos una reciente ordenanza municipal que ha llevado el asunto a un nuevo nivel. Y no se trata de un pueblo o barangay filipino cualquiera: la polémica ordenanza viene del opulento Ayala Alabang Village, una comunidad cerrada famosa por ser el lugar de residencia de políticos, expresidentes, famosos y adinerados.

The controversial new condom ordinance came from the affluent Ayala Alabang Village. Image by Flickr user robertelyov (06/11/10).

La polémica ordenanza de los preservativos proviene del opulento Ayala Alabang Village. Imagen del usuario de Flickr robertelyov (06/11/10).

La ordenanza municipal [en] se titula “Ordenanza para la seguridad y protección de los niños no nacidos dentro de la jurisdicción territorial del Barangay Ayala Alabang, fijación de sanciones por su incumplimiento y otros propósitos”. Se aprobó el 3 de enero de 2011.

Resumiendo, la ordenanza impone restricciones en la venta y distribución de métodos anticonceptivos, a los que califica como abortivos, y obliga a los residentes a obtener una receta médica para poder comprar estos productos y medicamentos dentro del poblado.

Puede que la ordenanza cuente con el apoyo de los que se oponen al proyecto de ley de Salud Reproductiva, pero los residentes de Ayala Alabang Village, a los que se aplicaría esta norma, y una parte de los partidarios del proyecto de ley han reaccionado de manera interesante ante esta nueva ordenanza.

Lea Salonga, famosa cantante y residente en Ayala Alabang Village, ha expresado su rechazo [en] a la ordenanza:

Me indigné al leer la ordenanza. ¿Qué derecho, constitucional o lo que sea, tiene otro ser humano, y el barangay entero, con lo que yo practico en la intimidad de mi dormitorio? Nadie puede opinar sobre cómo mi marido y yo nos expresamos sexualmente, o qué métodos anticonceptivos utilizamos o dejar de utilizar. En general, odio que me digan lo que tengo que hacer, y todavía más cuando se trata de algo tan privado y personal como esto.

The Vincenton Post rechaza el principio [en] en el que se basa la ordenanza:

La frase “proteger de igual manera la vida de la madre y del niño no nacido desde la concepción” apesta a hipocresía absoluta. No hay ningún “niño no nacido” al que proteger cuando estamos hablando del uso de preservativos. Proteger algo que no existe es menospreciar la existencia de los que sí existen. Hay un cuerpo humano real, vivo, que respira, y al que hay proteger contra las enfermedades de transmisión sexual o incluso el embarazo no deseado.

Jam señala que, en la práctica, es fácil saltarse la ordenanza [en]:

Creo que esta ordenanza es bastante inútil. Es como si el barangay Ayala Alabang fuera un sitio aislado. La gente puede comprar preservativos sin receta médica en todas partes.

Un colaborador de ThePhilippines.PH ve la influencia de la Iglesia Católica en la aprobación de esta ordenanza [en]:

Su ordenanza tiene en realidad vestigios de la influencia de la Iglesia Católica, que ellos se encargaron de investigar para validar y legalizar la ordenanza. Según la ex secretaria de salud Dra. Carmencita N. Reodrica, el proyecto de ley en el que el poblado de Ayala Alabang ha basado su ordenanza es obsoleto y no puede aplicarse en un mundo moderno, democrático y abierto de mente. ¿Pero cómo ha podido aprobarse si el proyecto de ley ya estaba obsoleto? Algo huele mal aquí; la Iglesia Católica tiene muchas influencias entre los cristianos ricos de Filipinas.

Ms Imelda [en] lo lleva todo de vuelta al debate sobre el proyecto de ley de Salud Reproductiva al ver cómo la junta del Ayala Alabang Village ha saltado antes de tiempo en el Congreso:

Todo esto tiene que ver con el proyecto de ley de Salud Reproductiva que, en mi opinión, debería ser aprobado inmediatamente. Si están diciendo que el Estado no tiene derecho a fomentar el uso de anticonceptivos, de la misma manera el Estado no debería tener derecho a disuadirlo o prohibirlo. El proyecto de ley solamente proporciona información sobre las opciones y pone a disposición de la gente esas opciones. Ésa es la responsabilidad del Estado.

Aparte de las sesudas discusiones sobre derechos, la Constitución y el papel del Estado, Kiks pregunta unas cuantas cosas que pocos se atreverían a preguntar [en]:

Con esta nueva y extraordinaria ordenanza que obliga a los consumidores a obtener una receta médica para comprar un preservativo o cualquier anticonceptivo, ¿se ha convertido Barangay Ayala-Alabang en un caldo de cultivo para el amor a pelo?

¿La cosa va de griego?

La ordenanza ha generado tanta polémica que Ayala Alabang se convirtió en un trending topic en Twitter horas después de que la noticia saliese a la luz.

oliboycastro [en]: No más ladrones de coches y traficantes de droga en Ayala Alabang, solo traficantes de preservativos.

Minna—♥ [en]: La próxima vez que vaya a Filipinas abriré mi propia tienda de preservativos en Brgy Ayala Alabang.

janvynator [en]: Todos los que no estén de acuerdo con la nueva ordenanza de Ayala Alabang que levanten el pene, digo, la mano. :))

SagadaSun [en]: La junta del Barangay Ayala Alabang es el hazmerreir del mundo, no porque sean idiotas, sino porque van EN SERIO. #rhbill

Mientras se escriben estas líneas, el ayuntamiento de Muntinlupa ha suspendido la implementación de la ordenanza [en]. Los oficiales del poblado Ayala Alabang se enfrentarán a sanciones si insisten en implementarla.

El thumbnail usado es de la página Flickr de Paul Keller, licencia CC Attribution 2.0 Generic (CC BY 2.0)

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.