Recuento del apoyo activista: Parte II

Hace unos días, observamos el manejo del gobierno de EE UU de los manifestantes durante la cumbre del G20 y a los bloggers en favor de la democracia en Vietnam enfrentando persecusiones. Ahora hablemos sobre el Profesor de la Universidad de Purdue [en] que enfrentó fuertes críticas por sus opiniones sobre la homosexualidad y la prohibición de YouTube en Turquía.

El Profesor Bert Chapman, un Bibliotecario en Información Gubernamental y Ciencias Políticas, mantiene un blog en Townhall.com titulado Conservative Librarian [Bibliotecario Conservador; en]. El 27 de octubre, publicó “Un caso económico contra la homosexualidad”:

Como cristiano, estoy de acuerdo con la condena bíblica al estilo de vida homosexual. Sin embargo, estamos viviendo en una nación y un mundo que rechaza cada vez más las normas bíblicas. Para defender la moralidad sexual tradicional contra la amenaza invasora de la homosexualidad y otras formas aberrantes de expresión sexual, tenemos que ser capaces de hacer algo más que citar versículos de la Biblia. Afortunadamente, hay muchas razones económicas para estar en contra de este estilo de vida y pienso que, como conservadores, necesitamos ser capaces de explicar por qué nuestro país no puede permitirse los costos financieros extremadamente altos de este estilo de vida en un momento en que estamos enfrentando peligrosamente elevados déficits públicos, deuda nacional y deuda personal.

Mientras algunos criticaron el artículo del profesor por ser anti-gay y exigieron a la Universidad que le despidieran, hubo más de un puñado que apoyaron sus derechos a la libre expresión y dijeron que pedir su despido es atacar los derechos de la Primera Enmienda.

El Profesor Chapman aún bloguea en Librarian Conservative. La Universidad de Purdue no tomó ninguna medida contra él. Al pasar por su blog, no he encontrado ningún post referente a los gays y las lesbianas después del polémico “Un caso económico contra la homosexualidad”. El profesor se ha mantenido cerca de temas políticos y de asuntos internacionales.

El 5 de octubre de 2009, discutí sobre los problemas de libre expresión en Turquía [en]:

“La decisión de bloquear MySpace no es el primer paso en la decisión de Turquía de patrullar internet. En 2008, el servidor de blogs Blogger (propiedad de Google), el popular sitio para compartir videos YouTube y unos 850 sitios fueron prohibidos, según un informe publicado en The Christian Science Monitor [en].

La decisión de prohibir YouTube se produjo después de un video “ofensivo” [en] sobre el fundador del país, Mustafa Kemal Atatürk, publicado en el sitio”.

En noviembre de 2010, pocos días después de levantar la prohibición de YouTube, Turquía vuelve a instalarla después de un escándalo sexual. Los Angeles Times [en] informó:

“Turquía volvió a imponer la prohibición de YouTube después que el sitio se negara a retirar material de archivo vinculado a un escándalo sexual político que estalló a principios de este año.

La prohibición fue reinstalada [en] pocos días después de haber sido levantada, luego de un desacuerdo similar por más videos, considerados ilegales por las autoridades, que se burlan de la figura del fundador de Turquía, Mustafa Kamel Ataturk”.

Pero hay una noticia positiva de la región, recientemente Siria ha decidido permitir el acceso directo a YouTube y Facebook -luego de la agitación en Egipto. Según AFP [en]:

“En Damasco, los usuarios de internet dijeron que por primera vez desde 2007, los sirios podía iniciar sesión directamente en Facebook y YouTube sin tener que pasar a través de servidores proxy en el extranjero.

Las autoridades no emitieron declaraciones sobre el asunto, pero los medios principales de Siria y el empresario de tecnología, Abdulsalam Haykal, dijeron a AFP que la petición de levantar el bloqueo ‘había llegado a los proveedores de servicios de internet'”.

Esperemos que Turquía re-evalúe su decisión pronto.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.