¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Cuba: “¿Podría Cuba ser el próximo Egipto?”

A lo largo de febrero, los levantamientos populares en Medio Oriente y el norte de África han hecho que miembros de la blogósfera cubana se pregunten: ¿podría Cuba ser “el próximo Egipto”? Aunque informes y materal de El Cairo inspiraron muchos posts dedicados a este tema, pocos bloggers fueron optimistas con que un movimiento similar pueda ocurrir en Cuba hoy en día.

Ernesto Morales Licea [en] escribió que mientras veía que las circunstancias pre-revolucionarias en Egipto tienen muchos paralelos con el caso de Cuba, la transmisión y las telecomunicaciones del estado cubano representarían un sustancial obstáculo en forjar un movimiento similar. “[El] control de la información en mi tranquilizado país es”, escribió “aberrantemente más intenso que en países como los que acaban de hacer explosión”. Continuó:

[E]sta enorme revuelta en Egipto se planeó y organizó a través de comunicaciones vía Twitter y Facebook… [Esta] es la razón por la que no hay libre acceso a internet en Cuba. Y la razón por la que el flamante cable de fibra óptica… más que liberar cubanos, más que conectarlos al mundo, sofocará la comunicación. Lo apuesto ahorita. Y me encantaría perder. […] Es por eso que en Cuba [es muy] preocupante [que] los teléfonos estén intervenidosy… se graben las conversaciones. La razón por la que la televisión internacional está tremendamente bloueada… Saben lo que está en riesgo: la sobrevivencia del sistema.

Regina Coyula ofreció un detallado análisis de esta comparación en La Mala Letra [en], y señala diferencias críticas entre los dos lugares. Como Morales, sintió  que el acceso de los egipcios a la información y las tecnologías de la información y la comunicación marcaron una importante distinción entre los dos lugares, pero consideró que otros factores también fueron importantes.

Encuentro notables coincidencias entre Egipto y Cuba, [pero] también profundas diferencias. Egipto estaba gobernado por un dictador, pero no era un estado totalitario; los partidos de oposición y la sociedad civil se encontraban estructurados y dentro de los límites de la legalidad. El cuerpo de oficiales en el Ejército parece tener capacitación profesional, muchos graduados de instituciones en Occidente, y cuando se les planteó el dilema de apoyar al gobierno o al pueblo, optaron por lo segundo… Los egipcios están familiarizados con las tecnologías de las comunicaciones… y a través [de ellas] se encontraron estructurados por afinidades antes del llamado de Wael Ghonim desde Facebook.

Los bloggers también tuvieron mucho que decir acerca del grupo de Facebook “Por un levantamiento popular en Cuba”, que, según muchos bloggers, estuvo organizado por cubanos en Miami, y tal vez España. El grupo se volvió un espacio para los que llamaban a un levantamiento social y para los que lamentaban el deceso del prisionero de conciencia cubano y huelguista de hambre Orlando Zapata Tamayo. El grupo enumeró una serie de manifestaciones programadas para tener lugar frente a las embajadas cubanas en España, Alemania, Suiza y México, para honrar el primer aniversario de la muerte de Zapata, y también actos programados que se iban a realizar en La Habana durante la semana del 21 de febrero. Parece que no se realizaron como los miembros del grupo hubieran esperado.

Edificio del Capitolio de Cuba en La Habana/de stephendl CC BY-NC-SA 2.0

Es difícil determinar si algún cubano en la isla respondió a esos llamados a la acción, pero varios bloggers expresaron frustración ante este intento de personas de fuera de incitar a un levantamiento en Cuba, mientras se encontraban cómodamente sentados en sus computadoras en otras partes del mundo.

En Sin Evasión, Miriam Celaya criticó este esfuerzo [en], y señaló el hecho de que Cuba no está suficientemente cableada para que una revolución se desarrolle a través de “canales virtuales”—tendría que ocurrir en en una manera enormemente extra-digital. Ella escribió:

Repasemos discretamente lo cuestionable que es llamar a manifestaciones civiles en Cuba desde el extranjero, dado que las mentes maestras (o “cíbermesías”, como corresponde a la era de la información) no nos han dado su confirmación de que aterrizarán en Cuba para ponerse a la cabeza del imaginario levantamiento…. Los que han puesto su fe en este nuevo “¡ahora es el momento!” que ha llegado de lejos, perdónenme, pero si el tema no fuera tan serio, hasta sería risible. Miren nomás unos cuantos pequeños detales, como el hecho que virtualmente no hay acceso a internet en Cuba o que no son muchos los cubansos que tienen acceso a las redes sociales. Esto hace casi imposible que la liberación democrática empiece a través de los canales virtuales, por medio del uso de computadoras — o tal vez simplemente a través de teléfonos celulares— por… experimentados ciberlíderes de [hoy].

Regina Coyula también pensó que el esfuerzo estaba condenado al fracaso desde el principio [en], debido a la falta de acceso a internet en Cuba, y lo que describió como una ausencia general de conocimiento público sobre movimientos de oposición en la isla. Escribió de un experimento informal que hizo para probar la validez de su afirmación:

Desde el lunes pasado, me he acercado a un considerable grupo de jóvenes con diferentes intereses —a algunos los conozco, a otros no, y les he hecho tres preguntas. La primera, si tienen cuenta en Facebook —lo que me sorprendió, todos (!) respondieron que si. La segunda, si conocían la iniciativa lanzada desde el extranjero por el aniversario de la muerte de Orlando Zapata, a lo que me contestaron que no. La mayoría no entraba a sus cuentas desde hacía días. Los otros no habían recibido nada (no descarto que algunos sí lo habían recibido y no querían delatarse)… No sé de los que lean esto, pero eso me dice algo.

Claudia Cadelo, una importante blogger de Voces Cubanas, escribió un conmovedor artículo sobre su emotiva respuesta a las noticias desde Egipto [en]. Expresó poca fe en un cambio grande en Cuba, pero habló del poder único de la experiencia que la ha dado su vida en el espacio virtual.

Quiero saber qué está pasando en Egipto, pero en la televisión cubana lo manipulan todo. Miro de nuevo por la ventana y recuerdo las fotos de la Revolución Verde en Irán. Me siento nostálgica. Es ridículo sentir nostalgia por algo por lo que ni siquiera pasé. Recuerdo el seis de noviembre y a todos en la vereda en la G y la 27 mirando, boquiabiertos, con ojos de estúpidos, cómo un grupo de hombres en ropa de civil obligaron a tres mujeres jóvenes a entrar en un auto. Río. No puedo imaginar las calles en Vedado* inundadas con jóvenes exigiendo democracia.

No me voy a poner pesimista: Siempre tengo la web. Cuando me conecto a internet el mal sabor en mi boca desaparece. Hay una sensación de que el mundo está cambiando y que estoy en otro planeta… De nuevo siento que es posible, que un día el cambio llegará, que la libertad de mi vida en la web será igual a la de mi vida en la calle. No importa cuánto nos falte. Sabré tener esperanza.

* Vedado es el barrio/zona de La Habana en donde queda la Universidad de La Habana.

1 Comentario

  • Entiendo que los de adentro de cuba pongan peros y critiquen, porque al final son sus vidas las que se pondrían en peligro, lo que no entienden o no quieren entender es que es a ellos que les toca esa labor, son ellos los que se tienen que organizar y salir a la calle en grandes masas y tumbar a los tiranos, ese es su papel, porque ademas son ellos los que mas los sufren, desde afuera lo que se puede es apoyar y mandar dinero y eso se hace, desde afuera, no se puede hacer mas y creo que cualquier esfuerzo es bueno y como tal debiera verse. Entiendo que muchos tengan miedo y no estén dispuestos a exponerse, en ese caso creo que lo menos que podían hacer es callarse la boca y no virarse en contra, que es lo que queriéndolo o no están haciendo.

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.