¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Japón: El tsunami, Dios y el hombre

Este artículo es parte de nuestra cobertura especial del  Terremoto de Japón  2011.

“El tsunami fue un castigo del cielo”. ¿Quién dijo esto? ¿Un representante europeo de la Iglesia Católica o un desatinado político asiático? ¡En verdad, ambos!
Pocos días después del desastre que causó la muerte de más de 10 mil personas, el vicepresidente del Consejo Nacional de Investigación (CNR), el italiano Roberto De Mattei y el Gobernador de Tokio, Shintaro Ishihara, dejaron a las blogósferas italiana y japonesa sorprendida cuando declararon que la catástrofe ocurrió como una manifestación de la voluntad divina.

Tsunami devastation in Sendai's Wakabayashi district, Japan, 14 March, 2011. By Flickr user robertodevido (CC BY-NC-ND 2.0).

Daños producidos por el tsunami en el distrito de Wakabayashi, Sendai, Japón, 14 marzo 2011. Por el usuario de Flickr robertodevido (CC BY-NC-ND 2.0).

El profesor De Mattei, presentador de un programa de Radio María, la radio del Vaticano, comentó sobre el terremoto y el tsunami citando las palabras (en tiempo presente) que el arzobispo de una pequeña ciudad del sur de Italia dijo al comienzos del siglo XX.

[…] Como el arzobispo de Rosano Calabro observa, las catástrofes son a veces pruebas de la existencia de Dios del cual son el justo castigo.
Y un día […] nos daremos cuenta de que por las tantas víctimas del terremoto que estamos lamentando hoy día se trataba de un bautismo de sufrimiento que purificó su alma de toda mancha, incluso la más leve y gracias a esta trágica muerte sus almas han volado al cielo porque Dios quiso salvarlos de un triste futuro.

Al lado del mundo lejos de Italia, en Japón, un igualmente ‘sensible’ gobernador Ishihara de Tokio, conocido por sus frecuentes comentarios racistas y homofóbicos, dijo (jp) que el desastre era necesario para restaurar el espíritu japonés. Mas tarde se disculpó por sus comentarios.

La política japonesa está teñida de egoísmo y populismo. Necesitamos usar el tsunami para limpiar nuestro egoísmo que ha manchado, por mucho tiempo, nuestra mentalidad japonesa. […] Lo siento por las víctimas del desastre.

Consternados por las cínicas palabras pronunciadas tanto por una autoridad italiana del área científica como por una autoridad japonesa del ámbito político, los blogueros de ambos paises reaccionaron.

Comenzó a circular una solicitud en línea (it) al Consejo Nacional de Investigación Científica:

Solicitamos al Consejo Nacional de Investigación Científica la renuncia del profesor Roberto de Mattei, vicepresidente del CNR, por la evidente incompatibilidad entre su cargo y sus declaraciones. Esto lo pone más allá de la lógica racional, la experiencia y la comprensión del mundo como lo dispone el método científico.

El bloguero Giovanni Boaga, que está a favor de la solicitud, dice (ita) que el profesor De Mattei personalmente puede creer lo que quiera pero debiera ser consciente de sus responsabilidades relacionadas con su rol público.

Existe una gran preocupación de nuestra parte de que, a pesar de todos los intentos de nuestros dirigentes de destruir nuestra cultura científica como única herramienta para orientarnos y navegar en el difícil mar de nuestros problemas, esperamos de los representantes más importantes del mundo científico italiano un soplo de racionalidad e inteligencia que guíe, en la buena dirección, el barco de nuestros pensamientos y creencias.

Por tanto, quedamos literalmente sin saber qué decir al escuchar las palabras del vicepresidente del CNR Roberto De Mattei quien, al micrófono de Radio María, comentó las terribles noticias que llegan de Japón. Con voz tranquila, típica de quien parece reflexionar antes de hablar, aparentemente consciente del rol central que tiene en nuestro país del Consejo Nacional de Investigación Científica, la mayor estructura pública para la investigación científica de Italia, De Mattei ha considerado que no es necesario afrontar los asuntos científico-tecnológicos relacionados con la tragedia japonesa. Prefirió no hablar de las soluciones que pueden aportar a Italia quienes trabajan bajo su dirección y con las herramientas adecuadas para no ser víctimas de las consecuencias de un terremoto. Obviamente De Mattei no hablaba desde los micrófonos de [programa científico] Radio3 Ciencia, pero podía haber sido un oportunidad para informar a un público que conoce poco de los asuntos científicos.

Sacerdote y profesor universitario, el profesor de antropología teológica, Marco Statzu, expresó su molestia.

En efecto las palabras de De Mattei me han molestado …

Comentarios similares de cómo los desastres naturales son advertencias divinas han sido expresados también por personalidades como el presentador de la televisión estadounidense Glenn Beck (ing) como por muchos japoneses, a quienes les es ajeno el concepto de castigo divino de la doctrina cristiana, quedaron sorprendidos de escuchar la misma retórica proveniente de un político de su propio país.

Algunos dicen que las palabras de Ishihara fueron mal interpretadas, per aun así logró enfurecer a muchos blogueros que dijeron que un hombre en su posición debería sopesar cuidadosamente sus palabras, especialmente en un periodo de duelo nacional como este.

Ichinose, por ejemplo, dice (jap) que la declaración hiere a quienes luchan por sobrevivir.

“¿Castigo divino?
¿¡Huh!?
¿Quién se cree usted que es?
Los ciudadanos no son ni juguetes ni servidores públicos. Todos luchamos por sobrevivir. Muchas personas inocentes perdieron la vida por vuestro salario y beneficios.
¿Una lástima?
¿¡Huh!?
¿Realmente debería decir eso?
Sí, tal vez algunas de las personas que murieron eran fríos de corazón, pero ¿puede realmente decir lo mismo de la gente que trabaja duro tratando de alcanzar la felicidad?

Otro bloguero dice (jap) que los sobrevivientes son japoneses y trabajan por el mismo Japón que Ishihara critica.

Cualquiera puede entender que tantos trabajadores inocentes hayan perdido la vida a causa del terremoto y el tsunami.

La lógica de pensamientyo de este hombre es inadmisible cualquiera sean la excusa que se den.
He oído que dijo que es una lástima por las víctimas pero aun así esta expresión parece dijera que el problema es de otros. Incluso cuando usted hace estos comentarios patrióticos, la gente está arriesgando sus vidas y luchando desesperadamente por Japón y el pueblo japonés.

Finalmente, Hideaki Matsunaga, pide la renuncia (jap) del gobernador de Tokio.

Aun cuando especuláramos qué fue lo que quiso decir, en el sentido más positivo posible, el gobernador Ishihara no necesitaba usar las palabras ‘divino castigo’. El comentario es completamente inapropiado, tanto que solamente su comentario amerita su renuncia. Alguien que es capaz de usar tales términos no sólo no es apto para escritor o gobernador sino que también lo descalifica como ser humano.

Este artículo es parte de nuetra cobertura especial del  Terremoto de Japón  2011.

Muchas gracias a Rino Yamamoto que colaboró con este artículo.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.