¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Pakistán: La muerte de Osama: diferentes perspectivas

Este post forma parte de nuestra cobertura especial de La muerte de Osama Bin Laden.

Osama Bin Laden, la icónica figura del terrorismo basado en el extremismo religioso, ha muerto [en]: ¡por fin! La Operación Gerónimo acabó con su vida, un suceso que sin duda dejará su huella en la historia mundial, y en la política en general. La noticia ha acaparado la atención de los medios de comunicación de todo el mundo de tal manera que era difícil encontrar información de otro tipo de noticias en los canales de televisión.

Tras la noticia de la presencia de Bin Laden en Pakistán, la imagen del país como un refugio para terroristas quizás se haya visto reforzada. Sin embargo, la clase liberal de pakistaníes urbanos siempre ha acogido favorablemente cualquier movimiento dirigido a eliminar los elementos extremistas del país. Y la provincia de Sindh, que ha sido el hogar de grandes sufíes [en] que han dedicado su vida a extender la paz y la coexistencia religiosa, siempre ha rechazado el extremismo desde sus bases. Por eso, Sindh siempre ha tenido una identidad distinta a la de otras zonas de Pakistán, como ha observado William Dalrymple [en], que visitó Pakistán anteriormente.

Abbottabad es una ciudad en la región de Hazara (Punyab) que con sus pintorescas montañas y valles atrae a los turistas todos los años. En los últimos años de actividad terrorista causada por el extremismo religioso, Abbotabad también ha sido una de las pocas ciudades pacíficas del Punyab.

Picture shows a house where it is believed al-Qaida leader Osama Bin Laden lived in Abbottabad. Image by Sniperphotoagency, copyright Demotix (02/05/11).

Foto en la que se muestra la casa donde se cree que vivía el líder de al-Qaeda, Osama Bin Laden, en Abbottabad. Imagen por Sniperphotoagency, copyright Demotix (02/05/11).

Reacciones en Pakistán

La presencia (y ahora muerte) de Osama en la ciudad ha cogido por sorpresa a la gente; así es como reaccionaba a la noticia el asesor y veterano periodista @razarumi:

Todavía no puedo creer que #OBL estuviera 4 años en Abbottabad, un pequeño y aletargado pueblo que he visitado varias veces por ocio. #Pakistan necesita una limpieza

Como es costumbre, los medios sociales, incluyendo Facebook, Twitter y los blogs, han ido publicando historias sobre la muerte de Bin Laden desde diferentes perspectivas. El sentimiento dominante es de satisfacción (y felicidad) por la muerte de la personificación del terrorismo global.

@guldaar tuiteó:

Maldito cuando estaba vivo, maldito ahora que está muerto. La verdad es que no espero que haya represalias o bombardeos urbanos. #OsamabinLaden

Mi propio estado de Facebook dice en idioma sindhi:

A todos aquellos que amen la paz y a la humanidad, y a los que apoyen la coexistencia religiosa, felicidades por la muerte del icono del terrorismo, Osama bin Laden. ¡Descansa en el infierno, Osama!

Durante la última decada, el extremismo religioso no ha podido penetrar en la provincia de Sindh, mayoritariamente subdesarrollada. Esto siempre se ha atribuido a las enseñanzas y las oraciones de los venerables sufíes de la región, y especialmente, de Shah Abdul Latif, Sachal Sarmast, Sami, Shah Inayat y otros que no solamente han respaldado fuertemente la coexistencia religiosa, sino que también han condenado la forma en la que un Mullah típico suele interpretar el Islam.

Ésa es la razón por la que los sindhis siempre han visto con buenos ojos la llegada de Estados Unidos y su guerra contra el terrorismo; la reacción en cuanto a la muerte de Osama no es distinta. De hecho, se han elogiado y felicitado mutuamente por la muerte del terrorista en Twitter y Facebook.

La siguiente actualización en el perfil del residente sindhi Xafar es una muestra de lo anterior:

Tanto si el padre espiritual de Osama fue Bin Qasim [en] como si fue Tughluq, intentó justificar sus actos en nombre del Islam o de la humanidad. Si sus manos están manchadas con la sangre de inocentes, su único final lógico sólo podía ser el mismo que el de Saddam Hossein. Estoy contento de ver a los nacionalistas seculares felicitándose mutuamente y a los terroristas tristes por la noticia [traducido del sindhi].

Akhtar Shaikh escribía en su muro:

Felicidades a todas las personas amantes de la paz y a la nación sindhi… ahora ha quedado claro ante todo el mundo que la actitud de los punyabíes (léase: la clase dirigente pakistaní) se ha convertido en un gran peligro para Sindh y para el resto del mundo.

Salgamos a las calles y participemos en esta celebración global, porque ésta es una gran victoria sobre el fundamentalismo [traducido del sindhi].

Otro comentario abierto [en] de Sikanderhayat Hayat:

gracias América y presidente obama, habéis matado al enemigo de la humanidad

@sanasaleem tuitea:

Alqaeda nunca ha sido un ejército de un solo hombre, afirmar que EEUU va a acabar ahora con la guerra es realmente estúpido.

Un poco antes yo mismo tuiteé:

La muerte de #osama puede que sea una hito, pero no es el final. Para conseguir la paz y la justicia, la mentalidad extremista ha de ser erradicada #pakistan

Sin embargo, ¿significa esto que EEUU ya no tiene motivos para continuar en Pakistán? ¿Abandonará oficialmente los EEUU los territorios afgano-pakistaníes? Ésta es la pregunta que ha estado circulando por los medios sociales.

El famoso cantante Salman Ahmed (@sufisal) pregunta:

¿Se respirará por fin en Pakistán algo de paz tras la muerte de Osama? 7.873 pakistaníes inocentes han muerto como consecuencia del terrorismo.

@mehreenkasana también le hace la misma pregunta a Barack Obama, presidente de los Estados Unidos:

¿Supondrá esto el final de los ataques aéreos no tripulados sobre civiles en áreas tribales por parte del régimen estadounidense, señor @BarackObama? Después de todo, ya se ha impartido justicia.

Y @SadamMahessar tuitea:

¡América, ya habéis conseguido vuestro propósito! ¡Ahora por favor salid de mi país y dejadnos vivir en paz y ver algo de cricket!

Como conclusión, Pakistán sufrirá el impacto directo de la muerte de Bin Laden dentro de sus fronteras, y en los Estados Unidos, el presidente Obama ha dejado clara su postura con sus actos. Tanto si se está a favor como si se está en contra, todos estamos aquí para enfrentarnos a los cánticos de la muerte de Osama, e irónicamente, él se dirige ahora hacia sus ‘vírgenes’ prometidas en el cielo. En palabras de @BinaShah:

72 vírgenes preparándose para la llegada inminente de OBL con mucho hielo y Tylenol [medicamento contra el dolor].

Nota: Las citas de Facebook han sido utilizadas con permiso de sus autores.

Este post forma parte de nuestra cobertura especial de La muerte de Osama Bin Laden.

1 Comentario

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.